MOVILIDAD URBANA

La estación de Sants crecerá hacia la plaza dels Països Catalans, que se reformará y no tendrá coches

El edificio tendrá nuevos accesos por los lados y los accesos para vehículos o taxis serán soterrados

La plaza dels Països Catalans, con la estación de Sants al fondo.
La plaza dels Països Catalans, con la estación de Sants al fondo.Albert Garcia / EL PAÍS

La ampliación de la estación de tren de Sants de Barcelona, pendiente desde hace casi 20 años, se desencalla. El Ayuntamiento de Barcelona y Adif han anunciado este lunes un acuerdo, un “protocolo”, que debe desembocar en la ampliación del edificio de la estación y la reforma del entorno, con la reurbanización de la plaza dels Països Catalans y de la estación de autobuses. Los coches y taxis desaparecerán de la plaza y accederán a la estación por el subsuelo; y los autobuses se trasladarán, a la larga, a la plaza de Espanya.

La teniente de alcalde de Urbanismo y Movilidad del consistorio, Janet Sanz, ha explicado que el proyecto debería estar listo antes del verano, para que las obras se pudieran adjudicar en 2022. No ha concretado ni duración ni presupuesto. Adif tampoco.

Más información

Las obras, de las que ya se hablaba cuando la moneda en España era la peseta, tienen dos partes diferenciadas. La estación y su entorno. Por un lado, el crecimiento de la estación, que ganará 40 metros hacia la plaza con el objetivo de ampliar el espacio de los vestíbulos. “Estas obras se remontan a la llegada del AVE [el Barcelona - Madrid cumplió una década en 2018], la superficie de la estación quedó en una provisionalidad eterna”, ha recordado el gerente de Infraestructuras del Ayuntamiento, Manuel Valdés. Además, se crearán nuevos accesos en las dos fachadas que hoy no tienen puertas de entrada y salida: la que mira al parque de la Espanya Industrial; y la que da a la estación de autobuses, que se convertirá en una zona verde.

La segunda parte es la reurbanización del entorno. Aquí lo más importante es la citada marcha de los autobuses; la desaparición de los accesos en coche o taxi, que serán soterrados, en la zona del aparcamiento que mira al parque, aunque no se han concretado los detalles; y la reforma de la plaza de los Països Catalans. Cuestión delicada, porque al tiempo que hay consenso en que esta plaza dura podría mejorar y convertirse en un espacio de estancia y juego para los vecinos, sus autores (Albert Viaplana y Helio Piñón) ganaron con ella el premio FAD de Arquitectura a comienzos de los años ochenta.

Janet Sanz ha hablado de “restitución” de la plaza, con partes duras fieles a su espíritu original, y otras de estancia y ocio, como piden los vecinos, ha precisado. “Intentaremos que sea lo menos dura”, ha precisado. En 2015, el entonces alcalde, Xavier Trias, afirmó que la plaza estaba en un estado “lamentable” y que era “una vergüenza”, tratándose de una estación de alta velocidad.

El punto de partida de los trabajos, tanto del edificio y sus fachadas como del entorno, sobre los que también habrá un proceso de participación ciudadana, es el encargo realizado al estudio RCR, premio Pritzker.

Pese a que el anuncio del protocolo lo han explicado por separado el Ayuntamiento (en rueda de prensa) y Adif (en un comunicado), la teniente de alcalde ha subrayado la etapa de “buen entendimiento” entre la ciudad y el gestor de las infraestructuras ferroviarias con “la llegada de la nueva presidencia”. “Adif escucha lo que dice la ciudad, no me preocupa no llegar a un acuerdo, somos aliados para el cambio de modelo y en que el servicio ferroviario sea prioritario”, ha señalado antes de celebrar otros ejemplos de acuerdo: la Sagrera, la estación de Sant Andreu Comtal o el soterramiento de las vías en Montcada i Reixac.

Por parte de Adif, su comunicado precisa que el protocolo contempla que sea el administrador ferroviario quien redacte el anteproyecto y que se creará una oficina conjunta y una comisión de seguimiento entre las dos partes. La nota también insiste en la recuperación de espacio público para la ciudadanía y en la optimización de las infraestructuras del subsuelo, en referencia al aparcamiento.

Sobre la estación de autobuses, Sanz ha explicado que su destino final es la futura estación que se ubicará en la plaza de Espanya, de la que poco se sabe, además de que trabaja en ello la Generalitat. Pero ha señalado que para facilitar la intermodalidad, habrá una parada “estratégica” al lado de la estación ubicada en la calle de Tarragona.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50