LA ALTA VELOCIDAD TRANSFORMA BARCELONA

La estación de Sants crecerá en 60.000 metros cuadrados y se cubrirán todas las vías

La terminal de autobuses se ubicará en una planta subterránea junto con el aparcamiento

La estación de Sants alcanzará una dimensión que duplicarán el actual espacio ya que el acuerdo prevé transformar parte de su entorno. A los actuales 49.000 metros cuadrados de estación propiamente dicha se les sumarán 10.000 más, a los que se añadirán además 50.000 en el entorno. Todas las vías de entrada al recinto ferroviario, tanto las de Renfe como las del metro, se cubrirán. La actual estación de autobuses situada a un lado del edificio se desplazará a una planta subterránea y se abrirán dos nuevos accesos en los laterales de la estación, uno de ellos frente al parque de la Espanya Industrial.

Más información
Más edificabilidad en la Sagrera

De acuerdo con las cifras esbozadas ayer por el ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, la inversión para la reforma de la estación de Sants será de 182 millones de euros (unos 30.000 millones de pesetas). Sin embargo, horas después, desde el Ayuntamiento de Barcelona se matizaba que esta cifra no incluía los costes de las vías ni la urbanización del entorno. El proyecto definitivo debe estar listo en 10 meses, tiempo en el que también se tramitará la modificación del Plan General Metropolitano que requiere el acuerdo suscrito ayer en Madrid por las tres administraciones.

Entre las principales características del proyecto de reforma de la estación de Sants figura la ampliación del vestíbulo actual con más accesos directos a los andenes. El nuevo vestíbulo será más diáfano, no tendrá tanta actividad comercial y contará con dos nuevos accesos, uno por el lado del parque de la Espanya Industrial y otro por el lado opuesto. También se mejorará la conexión peatonal con la plaza de los Països Catalans, en la que se mantendrá sólo un vial de servicio. La estación de taxis se situará al otro lado del actual recinto, en la plaza de Joan Peiró, y tendrá capacidad para 200 vehículos.

Respecto a la terminal de autobuses, dejará libre el espacio que ahora ocupa junto a la estación y se desplazará a una planta subterránea de la estación con servicios para los viajeros y conexión con la línea 5 del metro. Esta planta soterrada dispondrá de un aparcamiento con capacidad para 3.000 plazas.

En superficie, la nueva edificabilidad máxima sobre el vestíbulo de la estación será de 77.000 metros cuadrados de techo para oficinas, hoteles, comercios y oferta de ocio. La estación tendrá seis vías de ancho europeo y otras ocho de ancho ibérico. El complejo ferroviario contará también con un parque de bomberos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En cuanto a la cobertura de las vías que atraviesan el barrio de Sants, el acuerdo entre las administraciones supone cubrir las vías de cercanías que están a nivel de la calle y también las de la línea 1 del metro, lo cual permitirá reformar la actual estación de Mercat Nou. El proyecto señala que las vías cubiertas quedarán a mayor distancia de la fachada de las viviendas del lado montaña, de forma que se creará un pasillo de unos ocho metros de ancho para uso ciudadano. Portavoces municipales insistían ayer en que así se suavizará el efecto de cajón que tendrá la construcción que cubrirá las vías.

Los vecinos de Sants afirmaron ayer que se alegran de que la Sagrera consiga la gran estación del AVE, pero advirtieron que no aceptarán el cajón de más de siete metros de altura que cubrirá la madeja de vías de ancho ibérico que ahora les aísla del resto del barrio. Los vecinos llevan años reivindicando una solución para la franja de 800 metros de largo por los que discurre el tráfico ferroviario al descubierto, pero están convencidos de que aunque el estuche de hormigón aminoraría el ruido de los trenes, mantendría la barrera que impide circular con normalidad por el barrio.

La plataforma de entidades que reclama soterrar las vías reanudó las movilizaciones hace dos semanas y prevé realizar una nueva serie de acciones de protesta para dejar constancia de su disconformidad respecto a cómo se está llevando esta cuestión desde el Ayuntamiento, informa Joaquima Utrera.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS