Los ayuntamientos sopesan espectáculos estáticos en vez de las cabalgatas de Reyes

Los municipios buscan alternativas para asegurar las medidas de distanciamiento

En la imagen la llegada de los reyes magos en Barcelona.
En la imagen la llegada de los reyes magos en Barcelona. Massimiliano Minocri

Los alcaldes de las grandes ciudades catalanas han asumido que este año, debido a la pandemia, no podrán celebrar las cabalgatas con las que cada año se recibe a los Reyes masivamente. Solo en Barcelona congregan a casi un millón de personas. Por ello los ayuntamientos están negociando de qué manera pueden preparar la llegada y dar la bienvenida a los Reyes. Barcelona, Badalona o L’Hospitalet están pensando en cabalgatas estáticas, por decirlo de alguna forma, donde se pueda ver trabajar a los carteros, las fábricas de juguetes, clasificadores de paquetes o cómo son los campamentos de los pajes. Se instalarían durante los días previos al 5 de enero en espacios cerrados, con aforo limitado y cita previa para garantizar la trazabilidad del público. También se contempla la irrupción de carteros reales o buzones repartidos por la ciudad.

Lo que no está resuelto es la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. Para evitar aglomeraciones indeseadas y espontáneas, algunos alcaldes piensan en recibirles en los edificios del Ayuntamiento y retransmitir sus discursos por las televisiones locales. Especialistas en cabalgatas han pedido a los alcaldes que se pongan de acuerdo en el modelo elegido, que todas las ciudades hagan lo mismo, y que no se politice una cuestión tan importante, delicada y esperada por los niños.

En Badalona, el alcalde Xavier García Albiol confirmó hace unos días en la televisión local que este año no habrá cabalgata, pero que negocia actividades alternativas. Y adelantó que la presencia de Sus Majestades se podría alargar varios días en la ciudad. En los últimos años, en la ciudad los días previos a Reyes se instalaba una fábrica de juguetes en el centro cultural L’Escorxador y la tarde del día 5 se celebraba la cabalgata, que salía del barrio de Llefià. García Albiol explicó que este año están pensando en tres ubicaciones alternativas e incluso afirmó que negocia la llegada de los Reyes “unos días antes”, para que puedan verles todos los niños. “Buscaremos tres zonas y que cada día estén en uno de ellos y les puedan visitar desde el día 2 al 5”, dijo.

En cualquier caso, se haga lo que se haga y pensando en las indicaciones de las autoridades sanitarias, tendrán que ser espectáculos estáticos, en los que el público entre con cita previa y los pueda ver, a poder ser, sin detenerse. En la línea de la citada fábrica de juguetes de Badalona o en la que con gran éxito se celebra cada año en el recinto de la Fabra i Coats de Barcelona. Donde había espacios con pajes o ayudantes de los Reyes trabajando que el público recorría andando.

En el caso de Barcelona, una de las propuestas que ha estado sobre la mesa es que la cabalgata alternativa se instale en el parque del Fòrum, en un híbrido entre el desfile de la tarde del 5 y la visita a los talleres reales, para ver las carrozas, los días antes. Fuentes del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) explican que barajan varias alternativas y que analizan su viabilidad con los servicios de Protección Civil y la Agencia de Salud Pública de Barcelona. “Buscamos combinar presencialidad con un gran impacto, como corresponde a un evento ciudadano como este”, explican fuentes del ICUB, que señalan que la propuesta además debe ser adaptable “a futuros escenarios de evolución de la pandemia”.

Y las mismas medidas de seguridad y sanitarias que se aplicarían al público deberían seguirlas los participantes en los montajes artísticos. Turnos, grupos burbuja, controles de temperatura, etc. El tinglado necesario para organizarlo todo es “muy complejo”, explican fuentes de la organización de uno de estos eventos.

En Girona, el consistorio tiene las energías puestas en decidir qué pasa con las Ferias de Sant Narcís, informa Marta Rodríguez. En Lleida la Paeria tiene claro que no habrá la cabalgata de siempre y la concejalía de juventud, fiestas y tradiciones del Ayuntamiento ha contactado con la misma área de otras ciudades para acordar cómo compaginar la llegada de los Reyes Magos con las restricciones y la distancia social que impone la pandemia. No descarta que los vecinos de Lleida tengan que ir a ver, con cita previa, a los Magos de Oriente en alguna instalación de la ciudad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50