El plan de refuerzo de la atención primaria no revierte los recortes en médicos

El Govern anuncia una inversión de 127 millones anual hasta 2022, y la contratación de 3.811 profesionales, de los cuales solo 306 son facultativos

La doctora de familia Eva Leceaga realiza una ecografia pulmonar a un paciente en el CAP Ronda Prim de Mataró.
La doctora de familia Eva Leceaga realiza una ecografia pulmonar a un paciente en el CAP Ronda Prim de Mataró.Albert Garcia / EL PAÍS

Con los hospitales más relajados tras la urgencia de la pandemia, la atención primaria se enfrenta a uno de sus mayores retos: seguir siendo la puerta de entrada a la atención médica para la población, y a la vez hacerse cargo de la gestión de la covid 19. El sector reclamaba desde hace tiempo una remodelación del sistema, cuyo último plan es de 1985. La asunción de nuevas funciones para gestionar el coronavirus, han terminado por convencer al Govern, que este viernes ha presentado un plan para invertir 127 millones anuales hasta 2022, contratar a 3.811 profesionales y repensar espacios y recursos tecnológicos para ser más eficientes. No obstante, de estas contrataciones solo 306 serán médicos, y el sector avisa que este plan no revierte los recortes ni soluciona completamente la sobrecarga de trabajo que sufren.

El plan de refuerzo de la atención primaria presentado este viernes parte de una necesidad contingente, el incremento de demanda a causa de la pandemia de coronavirus, pero plantea cambios que quieren ser estructurales, para transformar el sistema de la atención primaria en Cataluña. La inversión irá a contratación de profesionales, revisión de protocolos, inversión en tecnología y replanteamiento de espacios. Para lo que queda de este año, el Govern ha previsto una inversión de 46 millones y la incorporación ya de 1.979 de los profesionales anunciados.

Con las nuevas incorporaciones, el Govern pretende aumentar un 17% la plantilla de los centros de atención primaria (CAP). Se contratarán 306 médicos, 220 enfermeras, 700 profesionales de soporte a la enfermería, 750 asistentes clínicos, 112 trabajadores sociales, 115 psicólogos y 150 nutricionistas.

“Era necesario, porque sufrió uno de los golpes más grandes de los recortes. La covid-19 solo ha puesto de relieve todas estas necesidades ya identificadas”, ha dicho Vergés. Lo cierto es que el incremento de la demanda en 2019, con 50 millones de visitas en los CAP, ya fue de un 5% con respecto al año anterior. En enero y febrero de este año creció un 2,7%, y con la pandemia la demanda ha incrementado un 10%. En esta nueva fase de control del coronavirus, la atención primaria se hará cargo, además de sus funciones habituales, de muchas nuevas: pruebas PCR, ecografías pulmonares, intervenciones comunitarias como los cribajes masivos y la identificación de contactos de contagiados, despliegue de los gestores covid, soporte a las residencias, y el cribaje poblacional a partir de las escuelas.

El anuncio del plan de refuerzo ha despertado los recelos de un sector que lleva desde 2008 sufriendo los recortes que no se han revertido. La crisis económica ahogó el presupuesto de salud, y uno de los ámbitos más afectados fue el de la atención primaria, que perdió de un plumazo más de 900 facultativos. “Este plan lo recibimos con gran escepticismo. No es un plan de transformación, para ello debería tener cifras más importantes y cambios de leyes, como mucho es un plan de soporte. Y segundo, porque en 2017 el consejero Comín ya anunció una inversión de 392 millones y 5.000 contrataciones de las que no se ha visto nada”, explica Antoni Sisó, presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria. En Cataluña hay 437 CAP y una media de 7,2 médicos de familia por cada 10.000 habitantes. Este año deben jubilarse 250 profesionales, y hay muy poca oferta de médicos de familia, ya que en otros países y comunidades autónomas pagan mejor. “La media europea es 9,5 por cada 10.000 habitantes, faltan un millar de médios más”, resume Sisó.

La sobrecarga de trabajo llevó a los médicos a protagonizar una huelga en 2018 que se saldó con un acuerdo de contrataciones que todavía no se ha completado. El sindicato Metges de Catalunya reaccionó con indignación al plan presentado ayer: “No nos fiamos, porque los 306 médicos que contratarán no revierten los recortes, y muchos no irán a los CAP, irán a las residencias”, lamenta el portavoz Javier O’Farrill.

Un sistema estresado por la covid

“Llevo 30 años y nunca había vivido esto con tanta impotencia”, explica Mari Luz Talavera, portavoz del Foro Catalán de la Atención Primaria. “Las agendas son interminables, ayer una compañera hizo 70 visitas entre presenciales y telefónicas”, dice, y destaca el agotamiento de los profesionales y el malestar de los pacientes. “Estamos atendiendo a un 20% de pacientes más que antes, y los profesionales no pueden atender como antes a los pacientes crónicos”, explican desde Metges per Cataluña. David Carbajal, del Sindicato de Enfermería, destaca que las vacaciones se han cubierto “como se ha podido” y que el curso empieza “en clara improvisación”.

Lo más visto en...

Top 50