GOBIERNO DE CATALUÑA

Tres nuevos consejeros a medida de Puigdemont

Miquel Sàmper, Ramon Tremosa y Àngels Ponsa se alinean con el independentismo más duro

Àngels Ponsa, Ramon Tremosa y Miquel Samper
Àngels Ponsa, Ramon Tremosa y Miquel Samper

Los nuevos consejeros Miquel Sàmper (Interior), Ramon Tremosa (Empresa) y Àngels Ponsa (Cultura) han de servir a Quim Torra para reforzar el alineamiento de la mitad neoconvergente del Govern con el relato de Carles Puigdemont y de la nueva formación Junts per Catalunya. Se refuerza así un discurso independentista más duro que el que ofrecía, por ejemplo, la consejera de Empresa cesada Carme Chacón, único miembro del Govern que se ha mantenido en el PDeCAT y ha renunciado a la nueva formación del expresident huido. Miquel Buch (Interior), asimismo, había mantenido un enfrentamiento con el presidente de la Generalitat a razón de la actuación de los Mossos en protestas independentistas.

La improvisada crisis de gobierno, a tenor de las últimas explicaciones de la portavoz del Gobierno Meritxell Budó que negaban posibles cambios, apunta al intento de afianzar al máximo el mandato y retrasar al máximo la convocatoria de elecciones.

Ramon Tremosa

Construyó su figura como economista en la Universidad de Barcelona y con libros sobre los supuestos agravios económicos sufridos por Cataluña y saltó a la arena política en 2009 a través del Parlamento Europeo, del que se cayó tras las elecciones del año pasado. Ramon Tremosa (Sant Boi de Llobregat, 55 años) vuelve ahora a la primera línea como consejero de Empresa, una de las carteras más peliagudas del Govern por la crisis económica que ha dejado la pandemia y los escasos recursos que le ha dedicado la Generalitat al Departamento que dirigirá.

Pero Tremosa es conocido por su capacidad de crear una gran imagen pública para el público catalán pese a arrastrar también un amplio expediente de tergiversaciones: desde relacionar al eurodiputado Javier Nart (Ciudadanos) con el terrorismo a mostrar un selfie con un exprimer ministro belga como muestra del apoyo al procés que fue rápidamente censurado por el político belga. Y en su timeline de Twitter no ha tenido problemas en publicar montajes de portadas de medios de comunicación o fotografías descontextualizadas para intentar beneficiar al relato independentista o dañar la imagen de España con la etiqueta #marcaEspaña.

Una de las primeras crisis que tendrá que gestionar será la marcha de Nissan de Barcelona, en la que su predecesora Àngels Chacón trabajaba codo con codo desde hace meses con la ministra de industria, Reyes Maroto. Pero también deberá recuperar la maltrecha economía dejada por el coronavirus, que se ha cebado especialmente sobre el turismo, que en los últimos años ha sufrido también otros golpes, entre ellos el propinado a su imagen por las protestas independentistas.

Àngels Ponsa

La sustituta, a partir del próximo martes, de Mariàngela Vilallonga al frente de Cultura, será Àngels Ponsa (Artesa de Segre, 60 años), que desde junio de 2018 estaba dentro ya del organigrama del Departamento como Directora General de Cooperación Cultural y más tarde, en julio de 2019, tras una remodelación del departamento, directora general de Creación, Acción Territorial y Bibliotecas. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona y máster en gestión pública por la Universidad Autónoma de Barcelona ha sido profesora de la Escola Massana de Historia del Arte entre 1988 y 1991. Su nombramiento no ha sorprendido dentro del mundo del arte. Ella ha sido la cara visible en presentaciones de exposiciones organizadas por el Departamento de Arts Santa Mònica, un centro sin director desde 2017 y ha participado en muchas de las videoconferencias con el sector cultural durante la pandemia.

Militante de Convergencia Democrática de Cataluña, ha sido miembro del comité de Sant Cugat, municipio donde ha sido regidora de Serveis a la Persona entre 1995 y 2003 y secretara de la delegación de Òmnium Cultural. Ponsa también es miembro del Consell Social de la Llengua i del Consell Escolar de Catalunya. En 2011 ocupó un escaño en el Parlament de Catalunya en sustitución de Jordi Cuminal; en 2013 en vez de Lluís Miquel Recoder y el 2017 en lugar de la exconsejera Neus Munté.

En junio de 2018, tras ser nombrada directora general, Ponsa hacía un tuit en el que daba las gracias por su nombramiento con dos fotos de ella: una junto a Lluís Puig y otra con Laura Borràs, pero no con Vilallonga.

Miquel Sàmper

Miquel Sàmper es un hombre de la órbita del exconsejero preso Josep Rull, al que sustituyó como alcaldable de Terrassa y hasta ahora concejal de la población barcelonesa por Junts per Terrassa. Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas, fue presidente del Consejo de la Abogacía Catalana y adjunto a la Presidencia en el Consejo de General de la Abogacía Española, y decano del Colegio de Abogados de Terrassa.

Por su trayectoria como abogado, ha recibido la Cruz de San Raimundo de Peñafort del Ministerio de Justicia y también Cruz de Honor del Consell de l’Advocacia Catalana, así como la Gran Cruz al Mérito de la Abogacía Española. Sàmper fue creador de la primera Oficina de Intermediación Hipotecaria de España y ha colaborado activamente en causas humanitarias y organismos defensores de los derechos humanos.

Durante el juicio del proceso soberanista en el Tribunal Supremo, protagonizó una polémica al ser citado por un guardia civil como uno de los que alentó a los manifestantes “provocando una actitud para nada pacífica” durante el registro en Unipost en Terrassa durante el operativo para evitar el 1-O. Tras estas declaraciones, Sàmper anunció acciones penales contra el agente y aseguró en declaraciones a varios medios que sus afirmaciones eran completamente falsas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50