caso palau

La Audiencia de Barcelona descarta por ahora embargar al PDeCAT por el ‘caso Palau’

El tribunal considera que aun no se da por acreditada la sucesión entre la formación que lidera Bonvehí y Convergència

Los expresidentes Carles Puigdemont y Artur Mas, en un consejo nacional del PDeCAT.
Los expresidentes Carles Puigdemont y Artur Mas, en un consejo nacional del PDeCAT.Alberto Estévez / EFE

El PDeCAT no será embargada, de momento, en cumplimiento de la sentencia del caso Palau. La Sección 10 de la Audiencia de Barcelona ha rechazado por ahora esa posibilidad y ha de esperar a que la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos comunique al tribunal los resultados del embargo a Convergència. La Fiscalía pedía que la formación liderada por David Bonvehí respondiera por el desfalco de más de seis millones al considerar que hay “una identidad sustancial entre ambas formaciones”.

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha explicado en una nota que, antes de dar respuesta a lo planteado por la Fiscalía, la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos deberá buscar, conservar y recuperar recursos, bienes y ganancias de Convergència Democrática, que se encuentra en pleno concurso de acreedores.

“La hipotética formación sucesora PDeCAT no está condenada al comiso, sin perjuicio de que en un incidente de ejecución de la sentencia se acredite dicha sucesión”, sostienen los magistrados sobre la relación entre ambos partidos. En su día, la Audiencia había ordenado embargar más de 6,6 millones de euros a CDC por el caso Palau, el dinero que recibió de Ferrovial, mediante el centro cultural, por adjudicación de obra pública. El partido ofreció algunos de los inmuebles que tenía.

El pasado mes de mayo, el Tribunal Supremo avaló la sentencia de la Audiencia. Se ratificaron las penas que en enero de 2018 impuso a Fèlix Millet (nueve años y ocho meses) y a Jordi Montull, su mano derecha en la institución musical (siete años y medio). También fue condenado el extesorero de CDC, Daniel Osàcar. El tribunal también pidió a Millet y Montull devolver los 23 millones de euros a las estructuras del Palau (Consorci, Fundació y Associació) cuyos fondos desviaron en provecho propio. Con el dinero público y privado que fluía a la institución, Millet, Montull y sus familias se dieron a una vida de lujos.

Lo más visto en...

Top 50