Torrent insiste en la necesidad de seguir con la mesa de diálogo pese al espionaje a líderes de ERC

Ernest Maragall cree que el escándalo revelado por EL PAÍS y 'The Guardian' es "peor que el Watergate"

El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el diputado Ernest Maragall, en el Parlament.
El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el diputado Ernest Maragall, en el Parlament.

El escándalo por el espionaje al presidente del Parlament, Roger Torrent, y al exconsejero Ernest Maragall no frena la voluntad de Esquerra Republicana de seguir con la mesa de diálogo pactada con el Gobierno del PSOE. Así lo ha expresado este miércoles el propio Torrent en una reunión de los diputados republicanos en la Cámara catalana, en la que el partido ha mostrado su convencimiento por la vía de la negociación y por la necesidad de aclarar quién accedió a la información de los móviles de ambos líderes de la formación. Maragall, por su parte, aseguró que el caso es “más grave” que el del Watergate (el robo, en los años 70, de unos documentos del Partido Demócrata de EE UU y el posterior encubrimiento de los hechos por el presidente Richard Nixon). “Es el Catalangate”, ha dicho.

“Hay que hacer una apuesta por la radicalidad democrática. Lo que me pide el cuerpo es no seguir hablando con el Estado, pero eso sería un error. Hemos de insistir en la resolución política del conflicto”, ha asegurado Torrent ante los diputados de ERC. “Hoy tenemos pruebas que nos corroboran la guerra sucia contra un movimiento y una idea pacífica y democrática”, ha dicho el presidente del Parlament.

Este llamamiento al diálogo llega no solo después de conocer que los móviles de ambos líderes fueron interceptados mediante un programa de origen israelí que solo se vende a Gobiernos, sino de que la vicepresidenta Carmen Calvo asegurara que el Ejecutivo central duda de convocar la mesa de diálogo (congelada desde febrero por el coronavirus) ante el continuo enfrentamiento entre los socios del Govern, Junts per Catalunya y ERC.

Maragall, por su parte, ha calificado los hechos de una “vulneración de derechos flagrante y sistemática”. “No es contra Ernest Maragall o contra Roger Torrent, en todo caso es contra la figura del consejero de Exteriores del Govern en 2018”, ha asegurado el también hombre fuerte de los republicanos en Barcelona. El dirigente de ERC ha hecho un llamamiento a que los diputados transmitan el mensaje a la ciudadanía de que “están en juego la intimidad y los derechos de todos” y lo ha comparado el escándalo político estadounidense: “Es mucho más grave, porque va contra las instituciones del país”.

“Esto muestra hasta qué punto estamos obligados a conseguir nuestra libertad y ganarla. Eso es por lo que trabajaremos en los próximos tiempos”, ha asegurado Maragall. “Después del Watergate en Estados Unidos dimitió un presidente. La pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿Qué pasará a partir de ahora? ¿Cómo responderá España?”, ha apostillado Torrent. ERC ya ha pedido la comparecencia de los ministros del Interior y de Defensa para aclarar la supuesta participación del Gobierno o del CNI en el ciberespionaje.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50