la crisis del coronavirus

El Park Güell reabre al turismo con menos aforo

El Ayuntamiento reduce las visitas de 9 millones anuales a 4.5 y asegura que el barcelonés podrá entrar si tiene la tarjeta Gaudir Més

Barceloneses disfrutan del Park Güell en una de las fases de desconfinamiento.
Barceloneses disfrutan del Park Güell en una de las fases de desconfinamiento.Albert Garcia

El área regulada de pago del Park Güell se amplía a las 12 hectáreas de su Zona Monumental a partir de mañana, cuando se reabre a turistas tras la pandemia. El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido reducir el aforo actual a la mitad. Esto significa pasar de los nueve millones de visitantes anuales a cuatro y medio, lo que supone un flujo máximo de 1.400 personas por hora. Los barceloneses podrán entrar sin pagar si se sacan el carnet Gaudir Més o tienen el carnet de biblioteca hasta que el consistorio no desarrolle una app específica para agilizar el proceso.

En los últimos años, 3,2 millones de visitantes pagaban por entrar en la zona regulada del parque — la plaza de la Natura, la sala hipóstila y la escalinata de la salamandra— y otros 6 se paseaban por el entorno y caminos sin pasar por taquilla, según las cifras municipales. Algo que también pasa en la otra gran obra de Gaudí, la Sagrada Familia. “La pandemia nos ha hecho redimensionar las cosas y aplicar los criterios de salud y evitar masificaciones”, explicó Jaume Collboni, primer teniente de alcalde del consistorio y responsable de la cartera de Turismo. Lo cierto es que la idea de ampliar la zona de regulación no es nueva. La primera propuesta la hizo la regidora Imma Mayol de Iniciativa per Catalunya en 2010, con Jordi Hereu como alcalde, aunque la regulación no se hizo hasta el mandato de Xavier Trias, en 2013, y acotada a la parte central de la Zona Monumental. También se apuntaba en esa dirección en el Plan estratégico del parque en el que se trabajó en el anterior mandato.

Para garantizar las distancias sanitarias y cumplir criterios de sostenibilidad en un parque que se erosiona por la presión de un alud de visitas, el consistorio reducirá el aforo a 1.400 personas por hora aunque no ha precisado qué criterio se aplicará entre el turista que pagará por entrar y el barcelonés en el caso de que haya que limitar el acceso. El Ayuntamiento asegura que los barceloneses tendrán libre acceso si se acreditan con el carnet de Gaudir Més —para lo que hay que hacer una tramitación presencial— o el de bibliotecas— que tampoco lo tienen los 1.600.000 de residentes— hasta no tener una aplicación digital más ágil. “Empezamos ahora y durante estos meses los controladores de los accesos tendrán una actitud pedagógica. El registro se tiene que hacer de forma inmediata y en eso se está trabajando”, aseguró Eloi Badia, regidor del barrio de Gràcia. La regulación total salvo la zona forestal- se produce cuando miles de barceloneses han redescubierto el parque al que ya no iban por estar masificado. Aproximadamente han visitado el Park Güell desde su reapertura tras la pandemia más de 1.000 personas en días laborables y 3.000 los fines de semana.

Algunas de las entidades vecinales de los barrios que rodean el Park Güell consideran que hacía falta regular más el exceso de visitantes “y por supuesto manteniendo el libre acceso de una forma sencilla a los barceloneses”, apunta Cesca Sancho, de la asociación de vecinos Park Güell -La Salut.

Los cambios supondrán el fin de los accesos con cintas al centro de la Zona Monumental. Se accederá por 9 puertas del parque: cuatro de ellos compartidos por la ciudadanía y los visitantes con un control de acceso permanente, cuatro exclusivos para los vecinos y un acceso solo de salida de seguridad. También comportará el incremento de trabajadores en unos 80 más.

Habrá dos franjas horarias solo para los vecinos del parque y resto de barceloneses entre las seis de la mañana y las nueve y media -cuando se abre al turismo- y desde que cierra, a las ocho de la tarde hasta las once de la noche. Dos franjas pensadas para la práctica deportiva, tal como se establecieron en las primeras fases de desconfinamiento.






Lo más visto en...

Top 50