conca

El CoNCA pide al Estado y a la Generalitat nuevas medidas urgentes para proteger el tejido cultural

El organismo propone una mesa de diálogo entre el sector y la Administración y pide que se valore la creación de un cheque regalo, rebajar el IRPF e incentivar el mecenazgo

El plenario del CoNCA durante su primera visita oficial al Parlalment: Edmon Colomer, Núria Iceta, Margarida Troguet y Salvador Casals, detrás. Miriam Porté, Vinyet Panyella (presidenta) y Jordi Font, delante.
El plenario del CoNCA durante su primera visita oficial al Parlalment: Edmon Colomer, Núria Iceta, Margarida Troguet y Salvador Casals, detrás. Miriam Porté, Vinyet Panyella (presidenta) y Jordi Font, delante.CoNCA

El Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) ha trasladado a los gobiernos de la Generalitat y del Estado y a los grupos del Parlament de Cataluña y del Congreso de los Diputados el documento Covid-19 y el sector cultural, con nueve líneas de actuación complementarias a las ya adoptadas para garantizar la supervivencia de las estructuras culturales, así como de la ocupación y de las empresas en esta fase de la crisis originada por la pandemia. El organismo, que cree en la necesidad de un diálogo entre el sector y la Administración de carácter permanente con el fin de poner fin a los solapamientos y las lagunas actuales, ha mantenido un papel activo a lo largo de la pandemia acompañando a los sectores culturales e incidiendo en la forma de que todos los implicados se beneficien de las ayudas de las administraciones.

Según los datos que aporta, de las 710.200 personas ocupadas en 2019 en el sector cultural en España, un 68,8% era personal asalariado y un 31,2% de artistas en régimen de autónomos y de carácter intermitente. Esta composición del mercado laboral, sumada a los efectos de la caída de la demanda de actividades que implican concentración de público, alargarán los efectos económicos de la covid-19 más allá de la finalización del estado de alarma y el proceso de desescalada. Las nueve medidas urgentes que el CoNCA traslada a los poderes públicos están orientadas hacia la protección y la recuperación progresiva del tejido empresarial, asociativo y artístico, unas estructuras culturales sin las cuales sería imposible el retorno deseado a cualquier normalidad.

Entre las medidas están la de garantizar las ayudas directas que sean necesarias con el fin de cubrir los costes de mantenimiento y funcionamiento de las estructuras culturales de los profesionales, autónomos y empresarios dedicados al sector cultural, así como sus obligaciones de pago, hasta lograr un aforo o una demanda equivalentes a los existentes con anterioridad a los de la pandemia. También la de establecer líneas de crédito con el aval del 100% de las administraciones públicas que permitan financiar proyectos artísticos y culturales, así como la «normalización» del sector y las reformas estructurales y de modelo que sean necesarias.

El tercero de los puntos es el mantenimiento de los ERTE hasta lograr un grado suficiente de estabilidad y mantener la prestación extraordinaria por cese de actividad en el caso de los artistas autónomos mientras persista la excepcionalidad y hasta lograr un grado suficiente de estabilidad; lo mismo con respecto a los artistas en espectáculos públicos que no se encuentren afectados por procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada que regula el decreto del estado de alarma.

La aplicación de un 0 de IVA con el fin de paliar los inevitables efectos negativos que la caída en la demanda tendrá en los ingresos del sector, hasta lograr un aforo equivalente al existente con anterioridad al de la pandemia. El CoNCA propone también valorar la posibilidad de un cheque cultural que se tendría que consumir obligatoriamente en un determinado periodo de tiempo y valorar también la deducción en la cuota del IRPF del cien por cien de las cantidades destinadas al consumo de manifestaciones culturales con un límite máximo por persona. El organismo pide que se incentive el mecenazgo destinado a promover determinados proyectos culturales, con el fin de fomentar la colaboración publico privada liberando la Administración de tener que invertir en determinados proyectos que se consideran estratégicos y necesarios en el ámbito de la política cultural. Se propone, como punto de reflexión, una deducción en la cuota del impuesto sobre sociedades y/o del IRPF del 25% de las cantidades aportadas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50