Crisis del coronavirus

El paseo de Gràcia se blinda para la vuelta de sus visitantes

“Será un año de seis meses con gastos de once", explica el presidente de la asociación de comerciantes de la avenida barcelonesa

Un comercio del paseo de Gràcia con sello “Covid Free” en las puertas de acceso.
Un comercio del paseo de Gràcia con sello “Covid Free” en las puertas de acceso.APG

El eje comercial más importante de Barcelona se blinda para la vuelta de sus visitantes. El presidente de la Asociación de Paseo de Gràcia, Luis Sanz, presentó este lunes un decálogo con medidas sanitarias, de limpieza y desinfección con el que buscan garantizar la seguridad de los visitantes en los restaurantes, tiendas y hoteles de la avenida. Sanz destacó que la recuperación será “gradual y lenta” debido a que muchos de sus “grandes clientes” provienen de territorios como EE UU, Rusia o países asiáticos, aún afectados por la pandemia. Por ello, consideró que los negocios no se recuperarán totalmente hasta el primer trimestre de 2021. “Será un año de seis meses con gastos de once”, apuntó, en conferencia de prensa.

El protocolo —que contó con la colaboración del jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic, el Dr. Antoni Trilla— incluye directrices adicionales a las establecidas por el Instituto para la Calidad Turística, según los representantes de la entidad, como la toma de temperatura obligatoria o el aseo frecuente de los aires acondicionados. Sanz detalló que los negocios tendrán un sello “Covid Free” en las puertas de acceso con un código QR que enlaza al decálogo y al listado de los locales adheridos a la iniciativa. “La seguridad sanitaria se ha convertido en uno de los criterios que marcarán la elección de los lugares donde comprar. Nuestros asociados están destinando esfuerzos en adaptar sus instalaciones, implantando medidas internas y cumpliendo con los más altos estándares de seguridad”, mencionó.

El documento incluye recomendaciones divididas para la restauración, hostelería y boutiques como la desinfección de las prendas probadas, la limpieza antes y durante las actividades de los comercios o el uso de mascarillas FFP2 por parte del personal. “Hemos contado con el asesoramiento de un experto en primer nivel, el Dr. Trilla, para elaborar un compendio de medidas que minimicen el riesgo de contagio”, explicó el también dueño de la tienda de ropa Santa Eulalia, que describió que hasta el momento se han suscrito al proyecto la tercera parte de los negocios, unos 50.

Descontento con las administraciones

Sanz lamentó las restricciones de tráfico impuestas por el Ayuntamiento de la capital catalana durante la emergencia sanitaria, aunque aseveró que tienen una “relación fluida” con el consistorio. “Más de la mitad de los clientes no residen en Barcelona. Hacemos un llamamiento a que se reviertan tan pronto entremos en la nueva normalidad, señaló. En cuanto al turismo internacional, el empresario reprochó “la información confusa contradictoria del Gobierno central” sobre la apertura de fronteras. “Hoy, por fin sabemos que el próximo 21 de junio el país se abre al turista europeo y el 1 de julio al internacional, así que estamos esperanzados pues el visitante extranjero es clave para parte de los establecimientos del paseo”, aseguró.

Lo más visto en...

Top 50