LA CRISI DEL CORONAVIRUS

Torra evita aclarar si pactará con ERC la fecha de las elecciones catalanas

La Generalitat pone en marcha un grupo de expertos para “la reconstrucción de Cataluña”

l presidente de la Generalitat, Quim Torra, conversa con su vicepresidente, Pere Aragonés
l presidente de la Generalitat, Quim Torra, conversa con su vicepresidente, Pere AragonésAlejandro Garcia / EL PAÍS

Tras un fin de semana turbulento en el seno del Govern, a cuenta de la decisión de ERC de facilitar la prórroga del estado de alarma, el president Quim Torra y su número dos en el Ejecutivo, Pere Aragonès, intentaron dar una imagen de unidad presentando el comité de expertos de la estrategia post covid-19. La escenificación, sin embargo, dejó más dudas sobre el futuro de la legislatura, pues ambos evitaron valorar el choque y Torra declinó decir si pactará con ERC la fecha de los comicios.

“Necesitamos tener grandes acuerdos. Hay que tener una mirada larga, un proyecto de país, por encima de discrepancias políticas o coyunturales”, defendió Torra cuando se le preguntó por su rechazo al acuerdo al que había llegado el propio Aragonès con el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos. El vicepresidente también se cuidó de no lanzar ningún reproche y se refirió a la necesidad de marcar un horizonte.

No es la primera vez que el líder catalán y el vicepresident intentan arreglar una de sus crisis internas con una foto juntos. Ya ocurrió, por ejemplo, en octubre de 2018, cuando ambos salieron a intentar zanjar la discusión sobre la sustitución de los diputados entonces suspendidos por orden del juez Pablo Llarena, antes del juicio al procés. Ambos se comprometieron entonces a seguir juntos hasta que se conociera la sentencia.

En la comparecencia de ayer, sin embargo, no hubo ningún mensaje que permitiera revalidar esa intención de seguir juntos. La distancia de seguridad de más de dos metros entre ambos, uno de los protocolos para evitar la propagación del virus, ayudó a acrecentar la imagen de lejanía entre Junts per Catalunya y ERC.

Torra y Aragonès surfearon en todo momento el episodio del pasado fin de semana, en el que el propio president llegó a decir que el acuerdo alcanzado por Esquerra no comprometía al Govern. El grupo de expertos, llamado Catalunya 2022, incluye a 30 expertos y es paritario. Torra explicó que la idea es que tras el trabajo en diferentes grupos, la propuesta “disruptiva” esté lista en febrero de 2021, para poder ponerse en marcha al año siguiente. Un calendario que se antoja difícil de cumplir con unos socios en continuo choque y que ignora por completo la promesa del propio Torra de convocar elecciones tras la aprobación de los Presupuestos que el Parlament votó en abril pasado.

El president insistió en que el comité —que liderarán el antropólogo Genís Roca y la profesora de la Universidad de Nueva York y ex delegada del Gobierno en Estados Unidos, Victòria Alsina— es un “proyecto de país”, que trasciende cualquier legislatura. Poco después, en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, la portavoz Meritxell Budó explicó que a la vuelta de verano se comenzará, como cada año, con la preparación de los Presupuestos del ejercicio siguiente. Y aclaró que la propuesta de los expertos no partía de alguna premisa específica, por ejemplo, la independencia de Cataluña.

A preguntas de los periodistas, Torra obvió explicar si se abrirá a pactar con los republicanos la fecha de las elecciones. Aragonès calló ante el president lo que ha sido el clamor de su partido en las últimas semanas. Al mismo tiempo, en una entrevista en la La Sexta, el presidente del Parlament, Roger Torrent, insistía en aclarar el horizonte electoral. El histórico de ERC, Joan Tardà, hacía lo propio en RNE. “Convienen elecciones cuanto antes mejor”, dijo.

Lo más visto en...

Top 50