LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los ingresos por ictus en el Clínic caen un 23% durante la pandemia

Los expertos piden mantener la cadena de atención a los accidentes cerebrovasculares, manteniendo las camas y los profesionales de estas unidades intactos durante eventuales rebrotes

Juan Martínez, de 77 años, en su casa de Barcelona tras sufrir un ictus el pasado 23 de marzo
Juan Martínez, de 77 años, en su casa de Barcelona tras sufrir un ictus el pasado 23 de marzoMASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

La pandemia provocada por el coronavirus ha dejado los ictus en casa. Según un estudio publicado por neurólogos del Hospital Clínic en la revista científica Stroke, los ingresos por accidentes cerebrovasculares en el hospital barcelonés se redujeron un 23% durante el mes de marzo, en pleno auge de la crisis sanitaria. Los expertos señalan que los afectados se quedaron en casa por temor a la covid-19, sobre todo las personas más mayores, y temen que vuelva a ocurrir ante un eventual rebrote. El retraso en el tratamiento del ictus empeora el pronóstico.

Más información

El ictus es un accidente cerebrovascular provocado por el taponamiento o la ruptura de una arteria, lo que hace que no llegue correctamente la sangre al cerebro. Los síntomas habituales son la debilidad o pérdida de fuerza en una parte del cuerpo, parálisis o dificultad de visión y habla o desequilibrio. Es la primera causa de discapacidad y el motivo de muerte más común entre las mujeres. Según la Sociedad Española de Neurología, se producen entre 110.000 y 120.000 casos al año y el 50% quedan con secuelas o fallecen.

En el Hospital Clínic de Barcelona se suelen atender alrededor de un millar de casos al año, pero la pandemia ha dado un vuelco a las cifras. Según un estudio liderado por el doctor Ángel Chamorro, jefe de la Unidad de Patología Vascular Cerebral del centro, muchos enfermos no han llegado al hospital. “Ha habido una enorme horquilla de población que se ha comido el ictus en su casa. Sobre todo la gente más mayor. La edad de los casos atendidos ha bajado siete años. Se han quedado en casa por miedo a la covid-19, a la mortalidad”, explica Chamorro.

La investigación revela que, durante el mes de marzo —sobre todo a partir del día 15, con el estado de alarma ya en marcha—, las admisiones de pacientes con ictus cayeron un 23% y las trombectomías —una técnica que se usa para desobstruir las arterias— bajaron un 24%. Las cifras van en la línea de las estimaciones de la propia SEN, que tras realizar una encuesta a 18 hospitales de 11 comunidades autónomas, advirtió de que en marzo podría haberse reducido hasta en un tercio el número total de ingresos por ictus respecto al mes de febrero.

El estudio del Clínic también analizó las llamadas de alerta al Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y la activación del Código Ictus, un sistema de alerta que pone sobre aviso a toda la cadena de atención al ictus —desde la ambulancia hasta el hospital— para atender al paciente lo antes posible. La investigación muestra que el SEM recibió 41.000 llamadas de emergencia en marzo (un 330% más que en el mismo mes del año anterior). Sin embargo, se registró un 18% menos de códigos ictus activados.

“Estoy preocupado de que vuelva a ocurrir”, admite Chamorro. El neurólogo señala que, además del temor al virus, también ha influido el aislamiento de los ancianos por el estado de alarma. Solos en sus casas, sin visitas ni nadie que vaya a verlos, pueden pasar el ictus sin que nadie se percate. Chamorro tampoco descarta que la covid-19 haya escondido algunos casos: pacientes infectados que han sufrido un inctus pero, por su situación basal ya grave, no se han percatado.

El médico del Clínic advierte de la necesidad “estratégica de proteger la cadena de ictus”. Esto es, que en las reestructuraciones de los hospitales para atender eventuales rebrotes se mantengan las camas y los equipos humanos de las unidades de ictus. O eso o identificar centros de referencia “que protejan las cadenas de atención del ictus”, insiste. “Nosotros estamos en pandemia crónica. La covid-19 se ha cobrado 370.000 fallecidos en el mundo en estos meses, pero el ictus deja seis millones de víctimas cada año”, ejemplifica.

Chamorro calma los temores ciudadanos. “La gente no tiene que tener miedo. Pueden estar tranquilos de que los trataremos como si no hubiese pandemia. De hecho, no hemos empeorado ni un minuto los tiempos de respuesta, aunque los profesionales tuviesen que vestirse ahora de astronautas”, zanja.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50