Nissan

El Govern pide a Nissan que reconsidere su marcha y dice que es una “noticia injusta”

Sánchez y Torra hablan por teléfono y prometen aunar esfuerzos para afrontar la situación

Quim Torra con el vicepresidente Pere Aragonès y los consejeros Àngels Chacón y Chakir el Homrami. En vídeo, Torra reacciona al cierre de la planta de Nissan. (Foto: EFE | Vídeo: EPV)

La Generalitat ha reclamado este jueves a la multinacional Nissan que reconsidere el anuncio de cerrar sus tres plantas de la Zona Franca, Montcada y Sant Andreu de la Barca. “Es una noticia injusta, muy perjudicial para el tejido industrial y la economía catalana", ha asegurado el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien ha reclamado a todas las Administraciones y los sectores implicados que sumen sus esfuerzos para revertir la situación, como ya sucedió con el congreso del Mobile, que este año fue anulado por el coronavirus, pero que volverá a celebrarse en 2021.

Desde primera hora de la mañana de este jueves, centenares de trabajadores se han concentrado alrededor de la centenaria fábrica de coches, en la Zona Franca, para protestar por la decisión y reclamar a Nissan que la reconsidere. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, han mantenido esta mañana una conversación telefónica para intentar revertir la situación y ambas Administraciones han acordado trabajar de manera conjunta y coordinada para lograrlo.

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, no ha cerrado la puerta que estudiar la nacionalización de la empresa como una salida a la situación. “No tengo ningún problema en hablar de este tema. Las nacionalizaciones son perfectamente posibles en la Constitución española y no son ni de izquierdas ni de derechas”, ha asegurado esta mañana durante su comparecencia en la comisión parlamentaria de la reconstrucción.

Por su parte, Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno, ha acusado a Nissan de incumplir sus promesas sobre el mantenimiento de las plantas industriales y ha insistido en la unidad institucional. “No es el mensaje que se nos trasmitió por parte de la empresa en Davos, estamos trabajando con la Generalitat, Ayuntamiento y Zona Franca para ver si podemos hacer que se encaucen ciertas decisiones o buscar alternativas”, ha asegurado.

Quim Torra ha insistido en que no da por definitiva la marcha de Nissan y que la Generalitat seguirá intentando que no se materialice. “Sería un perjuicio enorme, vamos a luchar con los trabajadores con todas las armas de las que dispongamos”, ha añadido. Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía, Pere Aragonès, ha ido más allá. “La empresa no se puede ir sin más. Tienen que asumir la responsabilidad de irse y reconsiderar su decisión", ha dicho, al tiempo que ha anunciado la puesta en marcha de una oficina técnica para afrontar el futuro laboral que se abre tras el anuncio del cierre.

“Es una decisión tomada a miles de kilómetros de distancia”, ha añadido Aragonès, quien ha prometido “ir a buscar recursos donde haga falta”. La multinacional japonesa asegura que, tras barajar las diferentes opciones que se han puesto sobre la mesa, cree que no hay ninguna posibilidad viable de futuro, según ha afirmado el presidente de Nissan en Europa, Gianluca de Ficchy en una rueda de prensa.

Calviño: “Buscaremos una solución alternativa”

La vicepresidenta tercera para Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado este jueves que el Gobierno quiere negociar con Nissan cómo encauzar el cierre anunciado de su planta en Barcelona o tratar de buscar “una solución alternativa”. En una entrevista en TVE, Calviño ha lamentado el cierre de la fábrica barcelonesa. “Hemos propuesto a la empresa poner en marcha un proceso de discusión y negociación para ver cómo se puede encauzar este proceso”, ha dicho la vicepresidenta, ya que “se trata de una planta que tenía sentido estratégico para la compañía, al ser la única en Europa”.

“Es una decisión estratégica de gran calado para Nissan”, ha dicho Calviño, quien ha apuntado además que “las inversiones necesarias en la planta son inferiores al coste estimado de cerrarla”. Por ello, ha asegurado que el Gobierno trabajará con la empresa, la Generalitat, el Consorcio de Zona Franca, el Ayuntamiento de Barcelona y con los sindicatos para ver cómo se puede "encauzar este proceso o buscar solución alternativa”.

Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha afirmado este jueves que ha contactado con la dirección del grupo nipón para pedirle que reconsidere su decisión y abra un grupo de trabajo con el Ejecutivo y la Generalitat de Cataluña con el que buscar soluciones alternativas. “Nosotros confiamos, por eso hemos abierto un diálogo con ellos, para que ese proceso nos lleve a una solución industrial. No necesariamente tiene que seguir Nissan en esa planta. Se pueden plantear distintos escenarios, pero lo importante es que la dirección se siente con nosotros”, ha señalado Maroto en declaraciones a la cadena SER.

La ministra de Industria ha recordado que hace unos meses, cuando el Gobierno aseguró que el empleo estaba garantizado en la planta de Barcelona, se estaba trabajando en un plan de viabilidad. Sin embargo, ha explicado, la pandemia del coronavirus ha modificado el escenario y ha impactado “duramente” sobre el mercado mundial de la automoción. “Nosotros seguimos tendiendo la mano a Nissan porque creemos que el cierre de la planta es la peor solución”, ha enfatizado Maroto, quien ha advertido de que el cierre de esta planta le va a costar más de 1.000 millones de euros a Nissan y va llevar su tiempo.

De hecho, cree que el horizonte temporal que se ha fijado el grupo nipón para cerrar la planta (diciembre), y del que Nissan no le ha hablado en su conversación de esta mañana, es “imposible” de ejecutar en seis meses porque tiene que dejar las instalaciones tal y como se las dieron. “Va a ser un proceso muy largo porque requiere de un estudio muy riguroso. Les hemos pedido que nos planteen un plan de recolocación de trabajadores, un plan de reindustrialización (...). En seis meses lo vemos imposible”, ha asegurado.

Torra y Aragonès se han reunido esta mañana con la consejera de Empresa, Àngels Chacón, y con el de Trabajo, Chakir el Homrani, para analizar la situación creada tras el anuncio realizado por Nissan. Posteriormente han comparecido los cuatro en rueda de prensa, donde han explicado el posicionamiento de la Generalitat y han apelado también a reformar la legislación laboral para endurecer las condiciones de marcha de las empresas.

A primera hora de la mañana, De Ficchy ha mantenido una reunión telemática con Pedro Sánchez y con la ministra de Industria, Reyes Maroto. Posteriormente se ha reunido con el comité de empresa de Nissan y más tarde con la Generalitat, en un encuentro al que no ha asistido Quim Torra.

El consejero Homrani ha insistido en la responsabilidad de Nissan y ha recordado que los efectos del cierre no los sufrirán solo los más de 3.000 trabajadores afectados, sino un total de 25.000 personas que forman parte de la industria auxiliar. “No es una decisión razonable ni razonada”, ha dicho, y ha pedido a Nissan “que cumpla con todas sus obligaciones con la sociedad”. Por su parte, la consejera Chacón ha recordado que la Generalitat ha puesto 25 millones de euros en los últimos cinco años vinculados a los proyectos industriales de Nissan. “Nos sentimos menospreciados porque nosotros hemos estado donde hacía falta estar”, ha asegurado.

El anuncio de la empresa japonesa ha provocado un aluvión de reacciones a favor del mantenimiento de las tres plantas industriales. “Nissan tiene una responsabilidad directa con el territorio y con los trabajadores. Y todas las Administraciones estamos unidas para buscar una salida para una industria que tiene un gran futuro en el área metropolitana”, ha asegurado la alcaldesa e Barcelona, Ada Colau, sumándose así al frente común prometido por Torra y Sánchez.

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) se ha sumado también. “Rechazamos la decisión de la compañía y pedimos que Nissan se haga corresponsable de esta decisión”, han dicho los socialistas catalanes en un comunicado, en el que expresan su apoyo y solidaridad con los trabajadores afectados y reclaman que Cataluña “siga siendo centro importante de producción automovilística y de movilidad”. En otro momento, el PSC lamenta que no haya sido suficiente que las Administraciones hayan trabajado dos años en un plan de viabilidad y que durante diez años la empresa no haya invertido en Cataluña, así como que tampoco haya habido una “política industrial decidida por parte de la Generalitat y los anteriores gobiernos de España”.

Del mismo modo, la líder de la oposición en Cataluña, Lorena Roldán (Ciudadanos), ha publicado un apunte en Twitter cargando contra el independentismo a propósito de la marcha de Nissan. “Miles de familias al paro. Preocupada por el futuro de los trabajadores y de la industria en Cataluña. No como Colau y cía, renegando del sector. Espero que al separatismo no le dé por volver a sembrar el caos. Lo último que necesitamos ahora es que nadie quiera invertir aquí”, ha escrito. La formación naranja ha solicitado la comparecencia en el Parlament de la consejera de Chacón, y de la ministra Maroto en el Congreso, informa Àngels Piñol.

Lo más visto en...

Top 50