CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los transportistas claman contra los nuevos carriles bici y peatonales de Barcelona

Patronales y gremios crean una Plataforma por la Movilidad Privada y acusan a Colau de no dialogar

Un repartidor de Glovo y una furgoneta en el nuevo carril bici de Pau Claris.
Un repartidor de Glovo y una furgoneta en el nuevo carril bici de Pau Claris.massimiliano minocri

Los nuevos carriles bici, peatonales y cortes de tráfico impulsados por el Ayuntamiento de Barcelona tienen a los colectivos de transportistas, agentes comerciales y al Gremio del Motor en pie de guerra. Sus representantes aseguran que la eliminación de carriles de circulación durante la desescalada de la crisis del coronavirus se ha hecho de forma indiscriminada y sin diálogo, perjudicando sus actividades. Arremeten contra el discurso a favor de eliminar coches de la ciudad de la alcaldesa Ada Colau y recuerdan el empleo que genera el sector del motor.

El clamor coincide con la creación de una Plataforma a favor de la movilidad privada, de la que forman parte 40 entidades entre patronales, asociaciones de transportistas o el Gremio del Motor. “Nuestro discurso siempre ha estado a favor de políticas donde puedan convivir todas las opciones de movilidad, pero los ataques indiscriminados de los últimos tiempos han comportado una reacción: hay que sumar esfuerzos y reivindicar el papel de la automoción y la movilidad privada”, afirman. “No nos queremos presentar como víctimas pero tampoco como los culpables de todos los problemas”, remachan.

Jaume Roura, que es presidente del Gremio del Motor, de la Federación Catalana de Automoción y de la Unión Patronal Metalúrgica, está indignado. “¿Cómo se les ocurre descuajeringar la principal arteria montaña-mar de la ciudad, la Via Laietana, para ensanchar aceras, estudiemos antes pros y contras, no?”, exclama. “Todo esto de ahora no es nuevo, ya venimos de la Zona de Bajas Emisiones [que veta a los coches contaminantes en Barcelona] y no cuentan con los sectores afectados antes de tomar decisiones”.

“Podemos aceptar que estamos en el siglo XXI y todo cambia, pero aprovechar los momentos actuales que son muy difíciles para todos para cortar calles, pintar carriles y zonas peatonales… deben tener en cuenta que los ciudadanos somos todos”, dice Roura. “Están perjudicando al automóvil de forma indiscriminada y no es de ahora. Si la automoción representa un 20% de la contaminación, hasta un 100% hay otros sectores”, exclama.

Desde la patronal de los autónomos y pequeñas y medianas empresas transportistas (AGTC), su secretario general, Carlos Folchi, señala que “indudablemente tendrá un impacto directo en la distribución de bienes y mercancías en la ciudad de Barcelona”. “Creemos que hubiera sido necesario y oportuno contar con la opinión del sector del transporte de mercancías por carretera, que ha garantizado en los perores días de la pandemia, el abastecimiento al conjunto de la sociedad de los bienes y servicios esenciales”, apunta y augura que la supresión de carriles supondrá “un colapso circulatorio garantizado” cuando la ciudad recupere el pulso. “El sector del transporte de mercancías por carretera, se siente absolutamente abandonado por el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona”, señala y cita también la ZBE.

Folchi vaticina que el uso del vehículo privado aumentará durante el desconfinamiento, como ya ha ocurrido en otras ciudades. “Más vehículos en circulación y menos viales por los que circular, provocarán colapsos circulatorios y embotellamientos, que al final los sufrirán los profesionales del transporte”, que tendrán que dedicar más horas a su trabajo.

Otro colectivo profesional afectado por la supresión de carriles es el de los agentes comerciales. Desde su colegio profesional, su presidente, Enric Enrech pide “sentido común”. “Quizás en vez de carriles debe sacar motos de las aceras y no pintar el asfalto de amarillo para caminar al lado de coches”, afirma. “Somos los primeros que queremos un mundo sin contaminación, pero Barcelona es Barcelona y los cruceros también contaminan”. Enrech señala que habla en nombre de 47 secciones de comerciales, desde el sector de la alimentación, hasta el textil pasando por la joyería. “No son conscientes de la actividad económica que generamos y actúan unilateralmente. ¿No saben que detrás de un comercial viene un transportista y detrás de un transportista un cliente que genera empleo?”, pregunta.

El “hábitat natural” de los repartidores

Las fuentes consultadas aseguran que se han enterado de la supresión de carriles de circulación por los medios de comunicación. El más explícito es el secretario de la patronal de los autónomos y pequeñas y medianas empresas transportistas (AGTC), Carlos Folchi, lamenta que el sector “se haya tenido que enterar a través de los medios de comunicación” de unas medidas que, sumando carriles, “suponen la supresión de aproximadamente 30 kilómetros de viales para la circulación de vehículos” que afirma: “Son nuestro hábitat natural”. Folchi teme que “con estas medidas las condiciones de trabajo de los transportistas empeoren de forma drástica”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50