POLITICA MUNICIPAL

El PSC y la candidata de la CUP ultiman un acuerdo para gobernar en Badalona

Los socialistas exigen un acuerdo por escrito de reparto de alcaldía para votar a Dolors Sabater

Badalona celebra un pleno municipal telemático en el que se ha aceptado la renuncia del ex alcalde, Àlex Pastor.
Badalona celebra un pleno municipal telemático en el que se ha aceptado la renuncia del ex alcalde, Àlex Pastor.Europa Press

El Ayuntamiento de Badalona celebra este martes el Pleno de investidura para elegir a un nuevo alcalde tras la dimisión del socialista Álex Pastor, detenido embriagado tras saltarse el confinamiento. El PSC y Guanyem Badalona, la plataforma integrada por la CUP, ultimaban anoche un acuerdo que permitiría cerrar el paso a Xavier García Albiol e investir así Dolors Sabater. Los socialistas condicionan su voto a un reparto de la alcaldía de año y medio para cada partido en un acuerdo firmado por escrito. La sesión se celebrará en el Badalona Centre Internacional de Negocis con la presencia de todos los concejales.

El plazo para investir a alcalde expira hoy y, como hace un año, la sesión estará rodeada de un suspense e intriga casi de novela negra. En junio, Albiol estuvo a un paso de ser investido pero socialistas y Guanyem llegaron horas antes del Pleno a un frágil acuerdo que permitió nombrar a Pastor. El pacto consistió en que Sabater votó al socialista para barrar el paso al popular. La incertidumbre persiste y no se descartan sobresaltos. Miembros del PSC condicionaron su voto a un acuerdo por escrito y firmado por todos los grupos. “O está firmado antes del Pleno o nada”, afirmaron a Efe.

El escenario, en cualquier caso, parece aparentemente menos volcánico que el del año pasado. El PSC rechazó entonces votar a Sabater, segunda en esas elecciones, y ahora ya ha propuesto ese reparto de la alcaldía. La concejal, que fue una de las alcaldesas del cambio en 2015, celebró que los socialistas le hayan levantado el “veto”. “La música es diferente”, señaló recalcando que el PSC ha reconocido el liderazgo de Badalona Valenta, la coalición de Guanyem y ERC que concurrió a las elecciones.

La composición del Ayuntamiento de Badalona es tan endiablada que la ciudad parece destinada a estar sometida a la fatalidad del mismo bucle. Albiol gana elecciones (desde 2011) de forma sucesiva pero sin mayoría absoluta y la fuerza necesaria para gobernar en solitario por lo que está a expensas de los pactos de una izquierda fracturada. El popular sumó 11 concejales; Guanyem, siete; el PSC, seis; Catalunya en comú, dos y Junts per Catalunya, uno. Sabater sacrificó su candidatura y votó a Pastor pese a que este un año antes la había desbancado con una moción de censura al acusarla por haberse entregado al procés.

Tras la detención de Pastor, la alcadable de Guanyem anunció que esta vez no votaría a un candidato socialista. El PSC ha intentado estas últimas semanas desligar el error del exalcalde a la gestión de la institución pero al final ha admitido la dificultad de retener el cargo. Rubén Guijarro, líder del PSC, propuso a Esquerra compartir la alcaldía. Àlex Montornés, cabeza visible de los republicanos, lo valoró pero la dirección del partido rechazó la idea de forma tajante. Ese gesto evidenció también que el bloque de Guanyem no es un lecho de rosas: los republicanos rompieron la coalición poco después de las elecciones y, de hecho, tienen casi mejor sintonía con los socialistas que con sus exsocios electorales.

El bloqueo de las negociaciones ha llegado hasta el final en parte por las enormes reticencias que despierta Sabater en las filas socialistas desde que tomó el micrófono el día que se proclamó la república. La exalcaldesa siempre ha considerado que los socialistas utilizaron el episodio para propiciar la moción de censura y preparar la batalla electoral de 2019. En cualquier caso, las dos partes no tienen más remedio que entenderse sino quieren que Albiol llegue al poder. Miquel Iceta, primer secretario del PSC, planteó el reparto de la alcaldía. “Vista la fragmentación del consistorio, no me parece un disparate”, dijo. La dirección del PSC avalará la decisión que adopte la federación local del PSC de Badalona al tiempo que recordó que la ciudad necesita la estabilidad institucional. “No hablo de resolver un pleno, sino de un gobierno estable para tres años”, insistió.

Iceta descartó que Sabater tenga la vara de mando lo que resta de mandato. Y todo apuntaba anoche que el escollo se centraba en ese punto: Guanyem recuerda que los socialistas ya han copado la alcaldía durante un año y que lo justo sería dividirlo a medias. Sabater incluso apuntó que no creía que el pacto se rompiera solo por unos meses. Los dos partidos sí que coinciden en la necesidad de fraguar ese bloque progresista. “Tenemos que frenar las políticas populistas de Albiol”, subrayó Sabater.

La incógnita se despejará este mediodía en un Pleno que se celebrará en el auditorio del Badalona Centre Internacional de Negocis con la presencia de todos los concejales. El gobierno municipal ha elegido ese escenario porque el salón de plenos no permitía respetar las distancias para evitar los contagios por coronavirus. La sesión se transmitirá por televisión y sin público, lejos de la tensión vivida las tres últimas veces en las que se ha investido a un alcalde en la ciudad. Albiol calificó el acuerdo de “pacto de la indecencia” pero avisó que probablemente acabará beneficiándolo en las elecciones de 2023. “Este pacto acabará perjudicando a los vecinos”, dijo afirmando que es un “error” repetir el acuerdo de 2015 que permitió a Sabater ser investida además de mostrar su sorpresa de que el PSC la quiera votar cuando hace dos años le presentó una moción de censura.

Lo más visto en...

Top 50