LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La Generalitat tarda 21 días en regular los test en laboratorios privados para evitar que se lucren

Salud reconoce que solo ha realizado 32 de las 170.000 pruebas rápidas previstas en su plan de choque

La consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, en rueda de prensa telemática, el pasado día 24.
La consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, en rueda de prensa telemática, el pasado día 24.Europa Press

El Departamento de Salud ha tardado tres semanas en regular el funcionamiento de los laboratorios privados para evitar que den preferencia a los particulares que quieran hacerse un test de detección del coronavirus. Los protocolos vigentes en el estado de alarma dan prioridad a las personas con síntomas graves, profesionales sanitarios, de servicios esenciales o que estén en residencias de mayores, pero lo cierto es que algunos laboratorios de Barcelona se los han saltado y han ofrecido sus servicios por cantidades que sobrepasan los 140 euros por un test PCR, el más fiable.

Además de ello, la consejera de Salud, Alba Vergés también ha admitido este lunes que hasta ahora solo se han realizado 32 pruebas PCR de un total de 170.000 que se iban a hacer en el plazo de seis semanas en diversos laboratorios de investigación de Cataluña. Se trataba de una suerte de plan de choque que anunció el 7 de abril en rueda de prensa la consejera de la presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, y que se bautizó con el nombre de Plan Orfeo. El objetivo era combatir la saturación que había entonces en los laboratorios de los hospitales para realizar pruebas de coronavirus, pero hasta el momento no ha prosperado.

La competencia para que las comunidades autónomas puedan controlar los laboratorios públicos y privados de diagnóstico clínico está vigente desde el 14 de abril, cuando se publicó una orden del Ministerio de Sanidad para dar prioridad al interés general y regular que esas pruebas debían ser prescritas por un médico. Entonces, la consejera de Salud, Alba Vergés, restó importancia al anuncio y aseguró que no era necesario porque la Generalitat ya estaba tutelando la actividad de los laboratorios.

“No deberían hacer este tipo de pruebas a nadie, tendrían que pasar al circuito público”, aseguró entonces Vergés, pero lo cierto es que su departamento no evitó la actividad lucrativa de los laboratorios, que siguieron ofreciendo sus servicios para que una persona que pagase el precio exigido se pudiera hacer el test, tuviera o no síntomas. Vergés rectificó este lunes, dijo que se habían detectado las “fisuras” del sistema sanitario y anunció que dictaría una resolución para obligar a los laboratorios a pedir autorización si quieren vender los test que el sistema púbico no necesite. “Nosotros como a autoridad sanitaria tenemos que decir para qué sirven estas pruebas y para qué se deben utilizar claramente”, aseguró la consejera, tres semanas después de tener la competencia.

Ante las puertas de los laboratorios Echevarne, en Barcelona, se formaron durante este lunes colas de personas que esperaban para someterse a las pruebas de detección del virus. La gerente del centro, Nati Plana, señaló que el perfil de los usuarios correspondía al de trabajadores que buscan hacerse los test para facilitar “su reincorporación al trabajo”, o personas que estuvieron contagiadas y que quieren saber si ya habían superado la enfermedad, informa Aldo Nicolai.

El grupo de clínicas privadas Creu Blanca también ha venido ofreciendo sus servicios durante estos días sin control de la Generalitat y permitía realizar el test PCR por 150 euros sin cita previa, entre las 9 y las 19 horas, con el compromiso de tener el resultado al día siguiente de realizarse las pruebas. El Laboratorio del Doctor Ferrer ofrece igualmente en la portada de su web la posibilidad de realizar el test PCR y la prueba para detectar anticuerpos en la sangre contra la covid-19.

En otro momento de la rueda de prensa del Govern la consejera Vergés también ha admitido que hasta ahora solo se han realizado 32 pruebas PCR de un total de 170.000 del llamado Plan Orfeo, según reveló el programa Planta Baixa de TV3, y en el que también participaba el Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat. Casi un mes después del anuncio este lunes han trascendido las cifras reales. “Cuesta mucho arrancar”, dijo Vergés para justificar el retraso, aunque prometió que a partir de ahora se aplicará el plan anunciado y que “cuando se active la rueda las distintas fases del programa se irán precipitando”.

En otro momento y seguramente para combatir las críticas por esa cifra, la consejera anunció que desde el inicio de la pandemia la Generalitat ha realizado 302.000 pruebas PCR a casi 200.000 personas e insistió en que ahora “están poniendo especial atención en los focos calientes”, como las residencias, que han registrado más de 52.000 pruebas. Esas cifras no se corresponden con las facilitadas por el Ministerio de Sanidad. A fecha 2 de mayo se habían realizado en Cataluña 234.622 pruebas PCR y solo 9.857 test rápidos. El PSC ha presentado una batería de preguntas parlamentarias sobre el retraso en las pruebas del Plan Orfeo y el número de test realizados.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50