_
_
_
_

El Congreso acepta discutir cómo mejorar el control parlamentario de la política exterior

Los socios del Gobierno se suman a las críticas de falta de transparencia del PP sobre varias crisis internacionales pero les tachan de “hipócritas sin credibilidad”

El portavoz del PP en política exterior, Esteban González Pons, pasa delante del escaño en el Congreso de Alberto Núñez Feijóo.
El portavoz del PP en política exterior, Esteban González Pons, pasa delante del escaño en el Congreso de Alberto Núñez Feijóo.Claudio Álvarez
Javier Casqueiro

El pleno del Congreso aceptó este martes una proposición del PP sobre cómo mejorar en el futuro el control parlamentario a la política exterior del Gobierno, en plena crisis en Oriente Próximo, con la guerra en Ucrania en su apogeo y con varios conflictos abiertos o sin explicar, con una amplia mayoría de partidos a favor a la que se sumó el propio PSOE, al menos para que el debate se produzca. Los socios del Ejecutivo, desde Sumar, ERC, Junts, PNV, EH Bildu, BNG o Podemos, suscribieron las críticas del PP a la falta de “transparencia” de algunas posiciones o giros internacionales del Gobierno de Pedro Sánchez pero rechazaron que los populares tengan “credibilidad” para formularlas y les tacharon de “hipócritas” por haber hecho lo mismo cuando estaban en el poder. La proposición ha sido tomada en consideración con 302 síes, 24 noes y 14 abstenciones.

El PP quiso llevar al pleno del Congreso este martes una proposición de ley para reformar una norma sobre cómo se formula la política exterior del Gobierno para modificar una norma aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2014 para dar más papel, protagonismo e información a las Cortes sobre la toma de decisiones en ese ámbito. Los populares justifican esa reforma en la necesidad de que el Gobierno y su presidente actual, Pedro Sánchez, anticipen algunos planteamientos de Estado antes incluso de acudir a los Consejos Europeos en los que se toman decisiones determinantes en política exterior, aunque en realidad lo que pretendían era cuestionar que el Gabinete del PSOE ni comparte ni consensúa esas materias con una falta de transparencia que su portavoz, el popular Esteban González Pons, calificó de grave. El artículo 97 de la Constitución atribuye al Gobierno la dirección de la política exterior.

Pons aprovechó para rescatar algunos cambios no bien explicados según su criterio en política internacional, entre los que destacó de nuevo el giro ejecutado por el Gobierno socialista en marzo de 2022 sobre el Sáhara Occidental y ahondó ahí en que en ese caso y en otros el vigente Ejecutivo está dividido y el Congreso no pudo pronunciarse. Una acusación de oscurantismo que extendió a los ministros de Sumar sobre la inversión de 1.129 millones de euros en armamento que España facilitará a Ucrania para su defensa ante la invasión rusa.

Esa alusión a la falta de transparencia sobre ese gasto de Defensa para Ucrania fue suscrita por la mayoría de los socios de investidura de la coalición progresista. Pero los portavoces de todos esos partidos le negaron cualquier “credibilidad” al PP para formular esos ataques y les tacharon de “hipócritas” por haber actuado de la misma manera en el pasado cuando esa formación estuvo al frente del Ejecutivo. El primero que lo recordó fue el diputado del BNG, Néstor Rego, que puso el ejemplo de la decisión del Gobierno de José María Aznar para facilitar tropas sin permiso del Parlamento para la invasión de Irak. Luego lo reiteraron todos los demás oradores.

El portavoz de Podemos, Javier Sánchez Serna, cuestionó que el PP persiguiera en realidad “pescar en río revuelto”. El del PNV, Aitor Esteban, recalcó que los populares quisieran “ahondar en la brecha de los partidos del Gobierno en determinadas ocasiones”. El de EH Bildu, Jon Iñarritu, echó en falta “autocrítica” del PP por haber hecho lo mismo que ahora denuncia. El de ERC, Marc Álvaro-Vidal, refrescó a Pons el refrán de “obras son amores” para concederle algún crédito. Y Agustín Santos, de Sumar, optó por destacar pese a las diferencias internas la relevancia de mantener el “bloque progresista y feminista frente al del PP y Vox”.

El portavoz del PSOE, Sergio Gutiérrez, rechazó que el PP se revista “con la piel de cordero democrático” ante sus carencias del pasado como la imposición de enviar tropas a Irak pese al rechazo de la sociedad española. Pero el PSOE admitió al final que la propuesta del PP al menos se tome en consideración para que se debata, aunque es más que escéptico sobre su recorrido real.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO


Sobre la firma

Javier Casqueiro
Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_