_
_
_
_

Albares convoca al embajador argentino en Madrid y amplifica la crisis diplomática

Ministros de Milei descartan que el mandatario vaya a pedir disculpas por los insultos a Sánchez y a su esposa. El PP da un giro y acusa ahora al dirigente ultra de entrometerse en la política española

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha dado un nuevo paso en la crisis diplomática con Argentina: ha convocado este lunes, en la sede de su ministerio, al embajador de Argentina en España, Roberto Bosch. A él le ha reiterado la exigencia de que el presidente del país americano, Javier Milei, pida disculpas por los ataques que dirigió el pasado domingo en Madrid contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, algo que el Ejecutivo de Buenos Aires ya ha dejado claro que no piensa hacer. Así lo ha anunciado el jefe de la diplomacia española en la Cadena SER, insistiendo en que el Ejecutivo español tomará las “medidas oportunas” si no llegan las disculpas. El PP ha dado hoy un giro a su posición y, tras restar importancia la víspera a las palabras de Milei, ha afirmado que suponen una “intromisión” en la política nacional; los populares han añadido, no obstante, que el Gobierno español está exagerando en su reacción.

La convocatoria del embajador argentino en Madrid, al que con carácter excepcional ha recibido el propio ministro de Asuntos Exteriores ―habitualmente estas gestiones las realizan altos cargos de su departamento―, es un paso más en la escalada de la crisis diplomática con Argentina. Se trata de la segunda medida que toma Albares en las últimas 24 horas, tras la llamada a consultas sine die de la embajadora de España en Buenos Aires, María Jesús Alonso Jiménez. Esta decisión supone que la Embajada de España en Argentina queda descabezada indefinidamente y que los asuntos los gestionará su encargado de Negocios, con menor rango diplomático.

La crisis entre los dos países tiene difícil salida, ya que varios miembros del Gobierno argentino ya han adelantado que Milei no tiene la menor intención de disculparse. El portavoz de la Presidencia argentina, Manuel Adorni, declaró al canal La Nación Plus (LN+): “Pueden esperar tranquilos que no va a haber una disculpa”. Adorni consideró que Milei “no tiene por qué” disculparse, ya que “no hizo mención a Begoña” Gómez, la esposa del presidente Sánchez. Lejos de ello, debería ser en su opinión el Gobierno español el que pidiera disculpas. “Lo trataron [a Milei] de odiador, de negacionista, de ‘ingerir sustancias’, de autoritario, de anti-democrático y de ser gente ‘muy mala’. Ojalá en algún momento reflexionen y pidan sinceras disculpas”, escribió el portavoz presidencial en las redes sociales.

En la misma línea, el ministro del Interior, Guillermo Francos, ha descartado la petición de disculpas. “No sé por qué tanta ofensa. No siento que deba pedir disculpas. No corresponde”, declaró al canal Todo Noticias (TN). Según Francos, uno de los hombres fuertes del Gobierno argentino, no hay “una crisis con España”. “En todo caso, una discusión con el presidente” del Gobierno español. El ministro ha recordado que Pedro Sánchez hizo un spot publicitario en favor del candidato peronista, Sergio Massa, en la campaña de las últimas presidenciales argentinas, que ganó Milei. “No sé por qué se queja ahora. Parece que está molesto porque Milei fue a un acto público invitado por un partido político opositor”, agregó. Como el portavoz presidencial, Francos se escudó en que Milei no mencionó ningún nombre en su discurso, por lo que es una interpretación considerar que se refería a Sánchez y su esposa.

En el mitin de Vox en el Palacio Vistalegre (Madrid) el domingo, Milei arremetió contra Pedro Sánchez, sin citarlo, y contra su esposa, Begoña Gómez, a la que tachó de “corrupta”. “No saben qué tipo de sociedad y país puede producir el socialismo y qué calaña de gente atornillada en el poder y qué niveles de abuso puede llegar a generar. Aun cuando tenga la mujer corrupta, se ensucia y se tome cinco días para pensarlo”, dijo Milei, aludiendo al periodo de reflexión que se tomó el jefe del Gobierno a finales de abril para decidir si continuaba en el cargo después de que un juez abriera diligencias por la denuncia contra su esposa. Santiago Abascal y los demás asistentes al mitin se pudieron en pie para ovacionarle.

Albares ha insistido en que las palabras de Milei suponen “un ataque frontal a las instituciones y una injerencia en los asuntos internos”, lo que supone una vulneración flagrante de las normas básicas de las relaciones internacionales. Eso lo hizo, ha subrayado el ministro, después de que se le hubiera recibido “de buena fe”, permitiéndole aterrizar en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) y facilitándole la seguridad propia de un jefe de Estado, a pesar de que no tenía previsto reunirse con ninguna autoridad española en su primera visita a España tras tomar posesión del cargo. “Un mandatario extranjero no acude a la capital de otro país para insultar a sus instituciones”, ha subrayado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El jefe de la diplomacia española ha expresado su “decepción” con el PP porque, según sus palabras, “ha perdido una oportunidad de defender a las instituciones españolas”; y también ha exigido disculpas a los dirigentes de Vox, que aplaudieron los insultos de Milei. Albares ha desmentido que, como asegura el PP, no hubiera llamado a los responsables de este partido en ocasiones anteriores para informarle de las negociaciones sobre Gibraltar o la crisis con Marruecos y Argelia. “Nadie pide al PP que no haga oposición al Gobierno, lo que le pedí ayer [por el domingo] es que apoyara a las instituciones españolas. Y no lo ha hecho”, ha remarcado el ministro.

Este mismo lunes, el PP ha matizado su respuesta a las palabras de Milei del domingo. El vicesecretario Institucional de los populares, Esteban González Pons, ha afirmado que los ataques del presidente argentino al presidente español y a su esposa supusieron una “intromisión” que “remueve la política nacional”, y ha criticado que haya visitado España sin “saludar” al Rey o a Sánchez. No obstante, ha mantenido que la respuesta del Gobierno es exagerada. “Sánchez quiere convertir a su mujer en una razón de Estado y no lo es”, ha dicho González Pons.

Albares no ha querido adelantar qué medidas tomará si Milei, como sostienen sus portavoces, no se disculpa ni qué plazo dará al presidente argentino para que lo haga. Sí ha subrayado que las medidas que adopte el Gobierno español no afectarán a los ciudadanos argentinos. Hay una que se plantea a corto plazo: Milei tiene previsto regresar a España dentro de un mes, el próximo 21 de junio, para recoger el premio que le ha concedido el instituto Juan de Mariana, y el Gobierno podría no darle las facilidades que le ha concedido en este viaje.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_