_
_
_
_

El Ejército cesa al capitán imputado por la muerte de dos soldados en unos ejercicios en Cerro Muriano

El jefe de la compañía a la que pertenecían los ahogados queda pendiente de destino más de tres meses después del accidente

La ministra de Defensa, Margarita Robles, saluda a los militares durante la visita que hizo el pasado 4 de enero a la base de Cerro Muriano para rendir homenaje a los fallecidos.
La ministra de Defensa, Margarita Robles, saluda a los militares durante la visita que hizo el pasado 4 de enero a la base de Cerro Muriano para rendir homenaje a los fallecidos.Rafa Alcaide (EFE)
Miguel González

El Ejército de Tierra ha cesado en su destino al capitán Ignacio Zúñiga, jefe de la compañía a la que pertenecían los dos militares que se ahogaron el pasado 21 de diciembre en un embalse de la base de Cerro Muriano (Córdoba) mientras realizaban unas maniobras. El oficial, destinado hasta ahora en el Regimiento de Infantería La Reina número 2, de la Brigada Guzmán el Bueno X, queda en situación de servicio activo pendiente de asignación de destino en Córdoba, según la resolución que publica hoy el Boletín Oficial de Defensa (BOD).

El capitán Zúñiga es el militar de mayor empleo de los tres imputados por dos delitos contra la eficacia del servicio con resultado de muerte (homicidio imprudente) por el Juzgado Togado Militar número 21, con sede en Sevilla. Junto a él también han sido imputados un teniente y un sargento, según ha adelantado la Cadena SER. Los tres mandos, según el auto de imputación, no tomaron las medidas necesarias para preservar la seguridad de los militares: la denominada línea de vida no era más que una cuerda tendida de orilla a orilla de la balsa artificial que se hundió cuando los soldados se agarraron a ella al empezar a ahogarse en un embalse en el que hacían pie y las mochilas —algunas sobrecargadas con una mina inerte de 3.5 kilos como castigo— no reunían las condiciones de flotabilidad necesarias. Además de los dos fallecidos, varios militares más sufrieron síntomas de hipotermia y alguno tuvo que ser hospitalizado. En su comparecencia ante el juez, el capitán Zúñiga aseguró que las medidas de seguridad eran las correctas y aseguró “no explicarse todavía” por qué se ahogaron los dos soldados.

Al día siguiente del accidente, el capitán Zúñiga ya fue apartado del mando de la compañía, pero siguió destinado en el regimiento, por lo que acudía diariamente al cuartel y estaba en contacto con los testigos . La viuda del cabo Miguél Ángel Andújar, de 34 años, uno de los dos fallecidos, solicitó a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que fuera suspendido de empleo, una petición planteada también por los padres del soldado Carlos León, de 24 años, el otro ahogado.

El juez militar ha pedido a las partes que se pronuncien sobre la elevación del caso a los juzgados togados centrales, al apreciar indicios de responsabilidad en mandos por encima del capitán que estarían fuera de su competencia. Al mismo tiempo, ha abierto expediente disciplinario y ha planteado la posibilidad de acusar de un delito de revelación de secretos al letrado Luis Romero, uno de los acusadores particulares, a quien reprocha haber informado sobre el desarrollo de la investigación a la prensa, a pesar de que el sumario no está declarado secreto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_