_
_
_
_
_

La decisión sobre declarar tránsfugas a los diputados de Podemos depende de Sumar

El grupo de Díaz descarta acciones contra los escindidos, que sostienen que una decisión colectiva no supone transfuguismo

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra (a la derecha), a su salida del Congreso el miércoles, día en el que las Cortes celebraban el 45º aniversario de la Constitución.
La secretaria general de Podemos, Ione Belarra (a la derecha), a su salida del Congreso el miércoles, día en el que las Cortes celebraban el 45º aniversario de la Constitución.Borja Sánchez (EFE)

Primero fueron los comunes catalanes y después Más Madrid. Algunos de los grupos integrados en Sumar han exigido a los cinco diputados de Podemos en el Congreso que devuelvan los escaños tras romper con sus hasta ahora aliados y pasarse al Grupo Mixto. El argumento es que los escindidos acudieron a las elecciones bajo el paraguas de unas siglas que ahora abandonan. Marta Lois, portavoz del grupo parlamentario de Yolanda Díaz, defendió este lunes en una entrevista en TVE que las actas de diputados de Ione Belarra y sus compañeros “forman parte de Sumar”, aunque no llegó a reclamar expresamente su devolución. La cúpula de la plataforma de Díaz evita en público el término tránsfuga, aunque sus dirigentes repiten en privado: “Esto es transfuguismo de manual”. Los señalados lo niegan ofendidos.

Definir qué es un tránsfuga deriva a menudo en discusiones bizantinas entre los partidos, según cómo les vaya en ello. En 2021, sin ir más lejos, el PP de Pablo Casado abandonó indignado el Pacto Antitransfuguismo suscrito por las principales fuerzas políticas en 1998. Una comisión de expertos había declarado tránsfugas a los diputados de Ciudadanos en Murcia que se pasaron a las filas populares tras negarse a apoyar una moción de censura contra el Gobierno regional del PP acordada por el partido de Inés Arrimadas con el PSOE. Tampoco los dos diputados de UPN que fueron expulsados en 2022 tras desobedecer la orden de apoyar la reforma laboral del Gobierno aceptaron nunca la denominación de tránsfugas.

Pero más allá de lo que cada uno interprete políticamente como transfuguismo, a efectos del pacto su definición no ofrece muchas dudas: “Se entiende por tránsfugas a los y las representantes locales, autonómicos y estatales que, traicionando al sujeto político (partidos políticos, coaliciones o agrupaciones de electores) que los y las presentó a las correspondientes elecciones, hayan abandonado el mismo, hayan sido expulsados o se aparten del criterio fijado por sus órganos competentes”. Por si no quedase claro, el pacto deja, en última instancia, la capacidad de declarar a alguien como tránsfuga en manos de la fuerza política que sufre las deserciones: “Cuando surgiesen dudas sobre qué personas han incurrido en transfuguismo, será el sujeto político que los ha presentado y/o el partido que los y las propuso (…) quien aclarará por escrito quiénes han abandonado la formación, han sido expulsados o se han apartado de su disciplina, a efectos de su calificación como tránsfugas”.

En el caso de la ruptura de Podemos, por tanto, sus diputados podrían ser declarados tránsfugas si así lo solicitase Sumar, que no forma parte del Pacto, pero sí uno de sus integrantes, IU. Según el reglamento de ese acuerdo, los escindidos sufrirían severas restricciones para poder actuar como grupo político en el Congreso. Sumar, sin embargo, no parece que vaya a tomar ese camino. Lois dio a entender este jueves que su formación no quiere azuzar más el enfrentamiento: “La gente está muy cansada de los tonos broncos y de las descalificaciones personales”.

En la anterior legislatura, el grupo de Unidas Podemos sufrió la deserción de la diputada Meri Pita, que también se fue al Grupo Mixto. Estos días, en las redes sociales se han recuperado unas declaraciones de entonces de la dirigente de Podemos Irene Montero, quien denunciaba: “Lo coherente, cuando una persona es elegida en una lista electoral y abandona el grupo parlamentario, es dejar el acta”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pablo Iglesias, fundador de Podemos, y su anterior portavoz parlamentario, Pablo Echenique, se han afanado en rebatir que el caso actual sea comparable al de Pita. Acusar a Podemos de transfuguismo es “muy grave”, se quejó Iglesias en TV3. “Transfuguismo es cuando un diputado o una serie de diputados se salen de su partido. Pero una decisión colectiva de un partido… Afirmar eso es mentir”, aseguró. Iglesias y Echenique blandieron ejemplos idénticos de formaciones políticas que acudieron juntas en coalición electoral y luego se separaron al constituirse los parlamentos. Citaron, entre otros, los antecedentes de Nueva Canarias con Coalición Canaria o de UPN cuando concurrió en alianza con PP y Cs en Navarra Suma. Esos casos no son exactamente iguales al de Podemos. En los que citan Iglesias y Echenique se había pactado de antemano la separación posterior, mientras que Podemos se comprometió por escrito a permanecer en Sumar.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Xosé Hermida
Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_