_
_
_
_

Y, tras el temporal, llega el frío de verdad

A partir del sábado se instaurará el tiempo anticiclónico y el domingo llegará una masa de aire frío y seco del norte de Europa, lo que conducirá a los días más fríos de lo que va de invierno, con temperaturas entre 1° y 3° por debajo del promedio

Una mujer pasea muy abrigada contra el frío por Madrid, este jueves. Foto: MARISCAL (EFE)
Victoria Torres Benayas

Los últimos coletazos de Fien, que provocó la peor cara de un temporal desatado por otra borrasca profunda, Gérard, siguen enviando este viernes agua al Cantábrico y algo más de nieve a la cordillera Cantábrica, donde la cota está en ya alta, en 1.500 metros, detalla el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. Fien ha dejado a lo largo de la semana acumulados de nieve superiores a los 60 centímetros en localidades del Pirineo y de la cordillera Cantábrica, con cerca de un metro o incluso más en cotas altas del Pirineo. Las lluvias que siguen cayendo este viernes en la zona provocarán “un importante deshielo y crecidas y desbordamientos de los cauces en el entorno de la cordillera Cantábrica, en las comunidades cantábricas y en el norte de Castilla y León”. A este panorama se suma una nueva borrasca, Hannelore, la octava con nombre de una temporada que ha cogido carrerilla, con el bautismo de tres en apenas seis días. Hannelore está dando lugar a vientos intensos en el este peninsular y Baleares, con rachas que pueden superar en zonas altas los 80, 90 e incluso puntualmente los 100 kilómetros por hora.

Las temperaturas subirán “notablemente” este viernes en casi todo el país, sobre todo las nocturnas, con un ascenso de hasta 8° respecto al jueves. En el mapa de avisos, siete comunidades continúan en alerta ―Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Navarra y Comunidad Valenciana― por viento, mala mar, deshielos, temperaturas mínimas o aludes, pero ya ninguna por nieve. Los más graves, avisos naranjas ―el segundo nivel de una escala de dos― son por vientos en Castellón y por mala mar en Girona, Menorca y Mallorca.

Los próximos días “se irá instaurando de nuevo el tiempo anticiclónico poco a poco”, por lo que ya solo se esperan lluvias débiles en puntos del extremo norte y en Baleares. Los termómetros “bajarán claramente” a partir del domingo, como consecuencia de los cielos poco nubosos, vientos flojos en general y ambiente estable que deja el anticiclón, sumados al aire frío estancado. Además, la posición del anticiclón favorecerá la llegada a la Península de una masa de aire frío y seco procedente del norte de Europa, que dejará unos días “con temperaturas bastante bajas”, en los que hará heladas generalizadas de madrugada y a primeras horas y ambiente también frío a mediodía.

“Serán los días más fríos de lo que llevamos de invierno, con temperaturas que, en general y para el conjunto de la semana, estarán entre 1° y 3° por debajo del promedio normal para esta época”, apunta Del Campo. ¿Habrá, ahora sí, una ola de frío? “A priori, no parece que se vayan a cumplir los criterios de extensión, intensidad y duración necesarios”, aclara el portavoz de Aemet. En caso de que se cumpliesen, sería por la mínima y no se trataría de “una ola de frío especialmente intensa o extensa”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Así, el sábado aún quedarán cielos nubosos en el norte, con lluvias débiles que podrán caer también en la meseta Norte y en sistemas montañosos del resto de la Península. En el resto del país, los cielos estarán más despejados y temperaturas irán a la baja, especialmente las nocturnas, con heladas en el interior del este peninsular y en puntos de Baleares. “En los Pirineos y en localidades de montaña las heladas podrán ser fuertes, de -10°”, advierte Del Campo.

A partir del domingo, entre el anticiclón y una borrasca situada en el Mediterráneo central se canalizará una masa de aire polar continental. “Al contrario de las masas de aire de esta semana, que eran húmedas, se tratará de aire muy frío, pero seco, que llega desde el norte de Europa”, aclara Del Campo. El adjetivo “polar” indica en términos meteorológicos que provenga del Polo, en este caso sería “ártica”, sino de latitudes más altas. El domingo, las temperaturas “bajarán en prácticamente todo el país, con heladas generalizadas en el interior peninsular, en muchos casos con mínimas inferiores a -4° y menos de 10° en las horas centrales del día”. Incluso no se alcanzarán ni 5° de máxima en muchas capitales de la mitad norte. Además, podrá caer alguna lluvia débil en el extremo norte y chubascos en Baleares, con una cota de nieve baja, de 300 metros, en el archipiélago.

El lunes será de nuevo un día muy frío, con mínimas incluso más bajas que el domingo. “Se bajará de -4° en amplias zonas del interior y de -10° en localidades de montaña”, detalla el meteorólogo. Helará hasta en zonas próximas a la costa y en el interior de Mallorca. Las temperaturas diurnas se mantendrán sin cambios, bastante frías. Continuará la probabilidad de alguna precipitación débil en el extremo norte y también de chubascos en Baleares, donde la cota de nieve que seguirá. El cierzo soplará con fuerza en el nordeste peninsular y la tramontana en Baleares.

El martes y miércoles, más de lo mismo: tiempo seco en general, salvo algunas lluvias débiles en el extremo norte y chubascos en Baleares, y ambiente frío, aunque ya el miércoles se producirá una subida de 2° o 3°. Continuarán las heladas nocturnas generalizadas en el interior, ya menos intensas el miércoles, con vientos fuertes en el nordeste peninsular. “Seguiremos todavía por debajo de 10° en las horas centrales del día en amplias zonas del interior, aunque el miércoles a orillas del Mediterráneo ya se superarán los 15°”, indica Del Campo.

El jueves es posible que “suban un poco más” las temperaturas. Con incertidumbre en el pronóstico, a partir del viernes “podría volver a llegar nuevamente aire frío y seco de origen continental, lo que daría lugar a un nuevo descenso térmico”. De cumplirse estas previsiones, continuarían las heladas en amplias zonas del interior y el ambiente frío también en las horas centrales del día durante el tramo final de la semana, sin apenas precipitaciones, salvo en el extremo norte peninsular y Baleares.

En Canarias, el fin de semana y primeros días de la próxima predominará el régimen de alisios, con rachas fuertes en las zonas más expuestas. Estará nublado y con lluvias en el norte de las islas de mayor relieve y habrá intervalos nubosos en el resto. Las temperaturas no varían.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Victoria Torres Benayas
Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_