_
_
_
_

Una masa de aire ártico refuerza la borrasca ‘Fien’ y deja nieve en cotas bajas del interior

La nevada de este miércoles será “inusual” por lo copiosa en buena parte del extremo norte, puntos del este de la meseta y zonas del este de Andalucía

Vista de la ciudad de Ávila cubierta por la nieve caída durante la madrugada de este miércoles.Foto: RAÚL SANCHIDRIÁN
Victoria Torres Benayas

Tercer día de temporal invernal en España, que se recrudecerá más por la entrada de una masa de aire ártico, es decir, procedente del Polo Norte, impulsada por el anticiclón de las Azores y por la borrasca Fien. Esta masa, “muy fría e inestable”, llevará la nieve a cotas más bajas, advierte el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. Esta entrada ya se nota en los termómetros ―se ha bajado de -13° en el Pirineo catalán y aragonés― y en la cota de nieve. “En las últimas horas, ha nevado en zonas llanas, en ciudades como León, Segovia, Ávila, Burgos, Pamplona y Vitoria”, destaca Del Campo. Por tercer día consecutivo, toda España, salvo Canarias, Extremadura y Ceuta, está en alerta por nieve, peligro de aludes, viento, lluvia, frío o mala mar. A diferencia de los dos primeros días, no hay avisos rojos, la alerta máxima, pero abundan los naranjas, el segundo nivel de una escala de tres. A primera hora de la tarde, la nieve dificulta el tráfico en más de un centenar de carreteras de la red principal.

Este miércoles, a España le espera el segundo día de la parte “más adversa” del temporal, con “nevadas importantes” en cotas bajas de la mitad norte como principal problema. En el tercio norte ―que equivale a Galicia, comunidades cantábricas, norte de Castilla y León, La Rioja, Navarra, norte de Aragón y norte de Cataluña― Aemet calcula que se acumularán de 5 a 15 centímetros, según las zonas, a partir de unos 300/400 metros.

“Los acumulados serán mayores en el Cantábrico oriental y en Navarra. En zonas de montaña serán superiores a los 20 centímetros por encima de los 1.000 metros, sobre todo en la mitad norte”, detalla el portavoz de la agencia. También nevará en amplias zonas de la meseta norte, en el entorno del sistema central y en las sierras de Andalucía oriental, sin que se pueda descartar que lo haga en zonas llanas de la mitad este peninsular, donde la cota bajará a última hora del día a tan solo 400 metros. En Baleares también puede nevar a partir de 600 metros y en zonas costeras del Cantábrico incluso podría hacerlo de forma testimonial a nivel del mar, aunque “lo más probable es que haya granizo menudo como ha sucedido ya en Santander”. Aunque Canarias queda al margen de este temporal invernal, podrá ver algo de nieve en las cumbres de Tenerife y La Palma este miércoles y el jueves, ya que puede nevar por encima de unos 2.000 o 2.200 metros.

Como consecuencia, hay aviso naranja por nieve en Asturias, Cantabria, Galicia, Castilla y León, Andalucía, Aragón, Navarra, País Vasco y La Rioja. Según explica Del Campo, lo más destacado de este temporal no es el frío, “normal para esta época”, tampoco que nieve, pero sí “la cantidad de nieve” y que caiga en cotas tan bajas. El índice EFI (siglas en inglés de Extreme Forecast Index, con el que se cuantifica la rareza de un fenómeno extremo) considera la nevada de este miércoles “inusual” por lo copiosa en buena parte del extremo norte, puntos del este de la meseta y zonas del este de Andalucía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además, continuarán registrándose rachas de viento muy intensas en el área mediterránea y en Baleares, que pueden llegar a los 100 kilómetros por hora ―aviso naranja― en el sur de Tarragona y el norte de Castellón. Este viento dejará temporal marítimo, con olas de hasta ocho metros en el Cantábrico y de cuatro en el Mediterráneo. Toda la costa gallega y cantábrica y la de Tarragona, Almería y Granada tienen aviso naranja.

Para completar el cuadro invernal, habrá un descenso generalizado de las temperaturas en todo el país, que será especialmente acusado, de hasta 8°, en el noroeste, en el sureste y en Baleares. Aunque la sensación térmica es de mucho frío, en parte por el viento y los cielos encapotados, en parte porque las temperaturas de diciembre fueron extraordinariamente cálidas, no se trata de una ola de frío. Las temperaturas solo están algo por debajo de lo normal en gran parte de la Península. Las máximas, entre 3° y 5° por debajo del promedio, y las mínimas, entre 1° y 3° por debajo de lo habitual. De hecho, solo hay avisos por frío en los Pirineos y son de nivel amarillo, el menor.solo hay avisos por frío en el Pirineo y son de nivel amarillo, el menor.

Dos días más de temporal

El martes, Fien dejó rachas de viento huracanadas ―superiores a 120 kilómetros por hora― en zonas de montaña y en el litoral. Las dos mayores fueron de 176 kilómetros por hora en Machichaco (Bizkaia) y 154 en Valdezcaray (La Rioja). También se produjeron importantes cantidades de agua en el tercio norte: 70 litros en Asturias y el País Vasco. Y aún quedan dos días de temporal por delante.

El jueves continuará nevando de madrugada y por la mañana, aunque “irá subiendo la cota claramente” hasta situarse por encima de 1.200 a 1.400 metros ya por la tarde en el tercio norte, salvo en los Pirineos, donde seguirá negando a cualquier cota. En Baleares, también seguirá nevando por encima de los 600 metros. Esta subida de la cota hará que caiga lluvia abundante en zonas donde ha nevado previamente, sobre todo en el Cantábrico, lo que provocará su deshielo y hará que algunos cauces bajen con mucha agua. También se esperan nevadas en los sistemas central e ibérico.

En el resto del país, los cielos estarán más abiertos, con intervalos nubosos y, de nuevo, con mucho viento, especialmente en el litoral gallego y cantábrico, donde habrá olas de cinco metros. También estará revuelto el Mediterráneo, con olas de dos a tres metros, y el Cierzo soplará con fuerza en el Ebro. Las temperaturas máximas subirán en general y “de forma notable” ―hasta 6° u 8° más― en el tercio norte. Las mínimas, en cambio, bajarán en el interior peninsular, con heladas en amplias zonas de la Península, que en los Pirineos podrán ser fuertes, por encima de -10°.

El viernes, último día del temporal, seguirá lloviendo mucho en el Cantábrico y nevará en los Pirineos por encima de los 600 metros. Se esperan lluvias “débiles y dispersas” en otros puntos de la mitad norte y en zonas montañosas de la Península, con una cota situada en torno a 1.400 metros, por lo que continuarán los deshielos. Las temperaturas subirán “notablemente” en casi todo el país, sobre todo las nocturnas, con un ascenso de hasta 8° respecto al jueves. Las heladas, por tanto, quedarán acotadas a zonas montañosas, pero en los Pirineos volverán a ser fuertes, con valores de -8° a -10° en cotas altas.

El frío de verdad, tras el temporal

Este temporal invernal será ya historia el sábado, cuando “se irá instaurando de nuevo el tiempo anticiclónico”, con los cielos más despejados, excepto alguna lluvia en Galicia y Asturias, así como en otros puntos de la mitad norte peninsular y, de forma aislada, en el Mediterráneo y Baleares. “Esas precipitaciones irán a menos. Lo que sí se notará desde este sábado, y es algo que se irá haciendo más patente con el paso de los días, es el frío intenso de madrugada y a primeras horas de la mañana”, advierte Del Campo.

Este frío se debe a tres factores: cielos poco nubosos, vientos cada vez más en calma y el aire frío estancado sobre la Península. Estos tres elementos, explica Del Campo, “favorecerán un intenso enfriamiento nocturno, con heladas serán generalizadas y contundentes en el interior peninsular durante el fin de semana y probablemente también los primeros días de la semana que viene”.

Así, a partir del domingo se bajará de -4° o -5° en amplias zonas del interior peninsular, sobre todo de las dos mesetas, y de -8° en los páramos del centro y en zonas de montaña. “Serán los días más fríos del invierno, con mínimas que llegarán a estar entre 5° y 10° por debajo de lo normal para la época del año el domingo y el lunes en puntos del norte, centro y este de la Península”, detalla Del Campo. Este ambiente frío de las primeras horas se quedará el resto día y en buena parte del interior los termómetros no subirán de 8°. El domingo, las máximas estarán entre 3° y 5° por debajo de lo normal en general, el lunes, la misma horquilla en el este y hasta entre 5° y 10° por debajo en el nordeste. “Después del temporal llega el frío intenso de verdad, el frío invernal, a partir del fin de semana”, avanza Del Campo. ¿Será, ahora sí, una ola de frío? "Todavía es pronto para saberlo", concluye el meteorólogo.


Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Victoria Torres Benayas
Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_