Guardias civiles de paisano y armados irán en los aviones comerciales para combatir secuestros y amenazas terroristas

El instituto armado presenta los “escoltas de vuelo”, que contarán con la máxima autoridad para ejercer sus funciones dentro de la aeronave en caso de peligro para el avión y el pasaje

La Guardia Civil da un salto más en sus actuaciones y competencias. A partir de ahora, agentes vestidos de paisano y armados viajarán en aviones comerciales, tanto nacionales como internacionales, para intervenir en casos que supongan una extrema gravedad para la seguridad aérea o para la vida de los pasajeros, especialmente intentos de secuestros aéreos o amenazas terroristas. El instituto armado ha presentado este martes la puesta en marcha de la unidad de escoltas de seguridad en vuelos (Unesev), que estará formada por estos nuevos agentes del aire.

Los “escoltas de vuelo” —este será su nombre oficial— ya venían actuando en España. Durante la cumbre de la OTAN en Madrid del pasado junio, cuando se constituyó la Unesev, y hasta hoy la unidad ya estaba presente en 20 vuelos. No ha trascendido el número de agentes que van a conformar esta nueva unidad, pero sí que irán debidamente armados y equipados para actuar con rapidez cuando la situación lo requiera. Y, según admite la Guardia Civil, no actuarán en todos los vuelos, solo en aquellos que, previo análisis de riesgo, presenten algún tipo de peligrosidad.

Tampoco, salvo excepciones, intervendrán en las trifulcas menores que se puedan montar entre pasajeros del avión, explican en el instituto armado. Los agentes encubiertos deberán intervenir solo en aquellas situaciones que supongan un peligro serio para la vida de los pasajeros y de la tripulación, como puede ser un secuestro aéreo o una amenaza terrorista. En ese momento, el escolta contará con la máxima autoridad para ejercer sus funciones según el riesgo de la situación.

Tácticas de negociación y defensa personal

La Guardia Civil ha señalado en una nota de prensa que los agentes que formen parte de esta unidad contarán con una formación muy especializada y completa. Entre otras destrezas, estos policías aéreos deben tener una buena preparación en defensa personal; capacidad para intervenir en momentos de conflicto entre personas y dominar las tácticas de negociación; sólidos conocimientos del funcionamiento de los aviones; análisis del comportamiento; primeros auxilios, y hasta un buen nivel de inglés.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La figura de estos agentes aéreos ya existe en otros países. En la UE, su actuación se regula mediante el Convenio de Prüm, firmado en 2005 por 14 países miembros —entre los que se encuentran España, Alemania, Francia o Austria— para regular la delincuencia transfronteriza, la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal. Dentro de este marco, España ha recibido a una media de 7.500 escoltas de vuelo en los últimos cinco años, todos ellos coordinados por las autoridades aeroportuarias de Madrid y Barcelona de la Guardia Civil, que son los que tienen la competencia en este tipo de instituciones.

La presentación de esta unidad se ha dado con motivo de la celebración del Comité Internacional de Agentes de Seguridad en Vuelo, que este año tiene lugar en España hasta el 20 de octubre. El director adjunto operativo de la Guardia Civil, Pablo Salas, ha ofrecido una rueda de prensa junto a la delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, en la que ambos han escenificado la importancia de este nuevo paso, tanto para el cuerpo como para la seguridad aérea de España. Calvo ha querido destacar el gran valor que supone para las Islas Baleares la existencia de estos agentes, ya que su economía depende en gran medida del turismo, nacional e internacional, y del tráfico aéreo masivo.

Por su parte, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), el sindicato mayoritario del cuerpo, ha lamentado tener que enterarse por una nota de prensa de la formación de esta nueva unidad y que no se les haya avisado con anterioridad. “Una cuestión que afecta a la vida profesional de los agentes no puede ocultarse a las Asociaciones Representativas en el Consejo de la Guardia Civil, así que hemos elevado una consulta a la Dirección General de la Guardia Civil para obtener información acerca de la creación de esta nueva unidad”, señala Pedro Carmona, secretario nacional de comunicación de AUGC.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS