El PP andaluz liquida a Ciudadanos en la comunidad con la absorción de la mayoría de sus ex altos cargos

El partido encara la recta final del proceso de refundación entre dudas sobre si se integrarán más dirigentes regionales en las filas del Partido Popular y si Arrimadas se presentará a la reelección

El exvicepresidente de la Junta, Juan Marín (izquierda), y el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (derecha), durante la primera jornada del debate de investidura, el pasado 20 de julio en Sevilla.
El exvicepresidente de la Junta, Juan Marín (izquierda), y el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (derecha), durante la primera jornada del debate de investidura, el pasado 20 de julio en Sevilla.

Cuatro meses después de que Juan Marín dimitiera como coordinador autonómico de Ciudadanos Andalucía, tras pasar de 21 escaños a ninguno en la jornada electoral del 19 de junio, el exvicepresidente de la Junta se ha sumado a la ristra de ex altos cargos andaluces de Cs que han aceptado una oferta del Gobierno en solitario del PP. En su caso, como presidente del Consejo Económico y Social, un órgano consultivo y de participación social en materia socioeconómica. En la dirección nacional respiran tranquilos con la decisión de Marín al desligarla del resto de marchas por no tratarse de “un cargo institucional” de la Junta. Aun así, la noticia ha empañado el anuncio, este lunes, de la fecha de la futura asamblea de refundación, que culminará el proceso de renovación del partido iniciado precisamente tras la debacle andaluza. Se celebrará los días 13, 14 y 15 de enero.

Además de Marín, el Partido Popular había rescatado ya a la consejera de Empleo, Rocío Blanco, una independiente propuesta por Ciudadanos en la anterior legislatura, que repite como titular de Empleo, y que ha llegado incluso a ocupar un puesto en la dirección nacional del PP al ingresar en el equipo de la vicesecretaría de Economía. También ha dado el paso la exconsejera de Igualdad, Rocío Marín, una de las caras más visibles durante la campaña de Cs a las elecciones autonómicas. El 4 de octubre, el PP propuso a Ruiz como miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía. Y los dos exportavoces parlamentarios del grupo de Ciudadanos, Teresa Pardo y Sergio Romero, han sido designados: una como delegada de Justicia, Administración Local y Función Pública en la provincia de Málaga y otro como director del Instituto Andaluz de la Juventud en Cádiz. Ambos se dieron de baja en su partido antes de la cita en las urnas de junio.

No ha sido así en el caso de Marín, quien renunció a todos sus cargos orgánicos dentro del partido, pero quien ha mantenido y mantendrá su acta de afiliado. La dirección nacional de Ciudadanos ha restado importancia a su decisión, poniendo el énfasis en que se trata de un cargo “no ejecutivo” al margen del Gobierno. “A diferencia de [otros casos] de incapacidad manifiesta del Partido Popular para formar Gobierno —teniendo que traer permanentemente gente que ha trabajado para Ciudadanos—, este caso es diferente porque no es un cargo del Gobierno de Andalucía, es un cargo muy institucional”, ha afirmado este lunes el diputado andaluz Guillermo Díaz en la sede de Madrid.

Fuentes de la cúpula reconocen el daño que ha supuesto para la imagen del partido los otros ingresos de ex altos cargos de Cs en el Ejecutivo andaluz, pero subrayan que no ha ocurrido así con Marín por ser un puesto “de otra índole”. El anuncio de Marín es el que más “preocupaba” por su repercusión —una de las figuras de Cs que ha logrado uno de los puestos institucionales de mayor rango como vicepresidente de la comunidad más poblada—, porque ya era un hecho dentro de la dirección que acabaría aceptando alguna oferta de Moreno.

Otras fuentes de la ejecutiva chocan con esta tesis al entender que, en cualquier caso, supone un duro golpe al ser un puesto de confianza por designación del Partido Popular y con cargo al erario público. Marín cobrará 64.638,16 euros anuales. Una disconformidad que ha manifestado abiertamente el diputado en el Congreso y jefe de campaña de Marín durante los pasados comicios, Miguel Gutiérrez, en la red social Twitter: “Juan es muy libre de aceptar un cargo institucional como este, pero sabe perfectamente que es incompatible con seguir militando en un partido como Ciudadanos. Yo espero su baja como afiliado y le desearé siempre lo mejor”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todavía queda por saber qué puesto ocupará la expresidenta del Parlamento andaluz Marta Bosquet y si el PP recuperará al exconsejero de Economía Rogelio Velasco. La incertidumbre sobre posibles marchas de dirigentes de Cs a las filas del Partido Popular se sigue cerniendo sobre Ciudadanos pese al fin de la opa hostil. También respecto a las listas para las elecciones locales, puesto que varios exediles de Cs ya han confirmado que concurrirán por el PP. Y todo mientras el partido encara la recta final de la refundación, cuya asamblea será a mediados de enero. Queda por saber la fecha de las primarias en las que las bases votarán a la nueva ejecutiva; en cualquier caso, será antes de la asamblea. La presidenta, Inés Arrimadas, aún no ha confirmado si volverá a presentarse.

La absorción en Andalucía no se repite en otras comunidades

La absorción de ex altos cargos en Andalucía es insólita, ya que en otras comunidades donde PP y Ciudadanos han gobernado en coalición solo se han dado ofertas puntuales. En Castilla y León, la ruptura de las relaciones fue tal que el Partido Popular solo ha retenido a dos exdelegados territoriales de Cs en sus filas. En la Región de Murcia, tras la fallida moción de censura quienes se mantienen son cuatro de los tránsfugas que impidieron la moción. Cuestión distinta son el centenar de fugas repartidas por todo el país.


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS