El juez abre una gran causa al aparato corrupto del Estado durante el Gobierno del PP

La Policía analizará el encaje penal de las maniobras policiales ilegales que desacreditaron a independentistas catalanes, acusaron en falso a Podemos y Pablo Iglesias, e intentaron destruir pruebas de la caja b del PP

La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, poco antes de comparecer ante la comisión del 'caso Kitchen' en el Congreso, el pasado diciembre. Al fondo, en el centro, la portavoz del PP en la Cámara baja, Cuca Gamarra.
La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, poco antes de comparecer ante la comisión del 'caso Kitchen' en el Congreso, el pasado diciembre. Al fondo, en el centro, la portavoz del PP en la Cámara baja, Cuca Gamarra.Andrea Comas

Manuel García-Castellón, magistrado instructor del caso Villarejo, redactó este martes dos autos judiciales aparentemente contradictorios. Por un lado, rechazó imputar de nuevo a la exsecretaria general del PP, Dolores de Cospedal, por conspirar supuestamente con el comisario José Manuel Villarejo para obstaculizar la investigación de los papeles de Bárcenas, la caja b que durante 20 años funcionó en el PP. El juez considera que los nuevos audios conocidos donde Cospedal trata con Villarejo sobre cómo “parar” la publicación de los papeles de Bárcenas; o cómo evitar que llegarán al juez los informes comprometedores que redactaba un inspector de Policía, no la implican en el caso Kitchen, una operación promovida desde el Ministerio del Interior para destruir pruebas de la caja b del PP. Por otro lado, el mismo magistrado García-Castellón aceptó abrir una pieza separada donde investigar los audios de la corrupción publicados por EL PAÍS y Fuentes Informadas, entre ellos, aquellos que acreditan la implicación de la ex secretaria general del PP en la operación para destruir o manipular pruebas sobre la caja b de la formación conservadora.

Para dar respuesta a las acusaciones populares que le han pedido con insistencia que investigue los audios de la corrupción, el magistrado ha abierto una pieza separada del caso Villarejo, o caso Tándem, como se denomina oficialmente. La pieza será la número 34 y el juez ya ha ordenado a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía, la misma que investiga desde 2017 todo el material incautado al comisario Villarejo, que analice todos los audios publicados en EL PAÍS, ninguno de ellos incorporados hasta ahora al sumario, para determinar “la relevancia” que pudiera tener en el procedimiento penal abierto.

Esos audios publicados durante tres meses en este periódico prueban la connivencia de los principales dirigentes del Ministerio del Interior con comisarios de policía que perpetraron entre principios de 2012 y finales de 2017, coincidiendo con el mandato del Partido Popular, operaciones ilegales para desacreditar e imputar delitos a dirigentes independentistas catalanes, a Podemos y a su líder principal, Pablo Iglesias; además de su intento de obstruir la acción de la justicia eliminando pruebas que pudieran demostrar la financiación ilegal del PP durante 20 años.

Lo que sigue intenta detallar los asuntos tratados en los audios de la corrupción que la Unidad de Asuntos Internos analizará a petición del juez para decidir si pueden tener relevancia penal:

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Operación Cataluña

En el último trimestre de 2012 y finales de 2017, la denominada policía patriótica —Villarejo y varios comisarios de confianza a los que el PP nombró altos cargos en el Ministerio del Interior— puso en marcha distintas operaciones, sin ningún mandato judicial, para buscar corruptelas de dirigentes independentistas catalanes. Todo comenzó, según los audios publicados por EL PAÍS, en noviembre de 2012, cuando Cataluña iba a celebrar unas elecciones anticipadas porque el presidente Artur Mas decidió iniciar el desafío independentista tras una reunión con Mariano Rajoy que terminó sin acuerdo.

El comisario José Manuel Villarejo filtró al diario El Mundo, según reconoce él mismo en conversación con Francisco Martínez, entonces jefe de gabinete del ministro del Interior, un informe donde se denunciaban numerosas corruptelas del expresidente Jordi Pujol; del entonces presidente Artur Mas, y de otros dirigentes independentistas. El informe, sin fecha, ni sello, ni firma, denunciaba cuentas suizas multimillonarias que nunca aparecieron. CiU, el partido de Mas, perdió en aquellas elecciones 12 de sus 62 diputados en el Parlamento catalán.

Operaciones policiales parecidas, según las grabaciones, siguieron casi al mismo ritmo que el desafío independentista ilegal en Cataluña. Primero buscaron pruebas mediante la extorsión, como en el caso del Banco de Andorra, para lograr documentación de la fortuna que Jordi Pujol ocultaba en ese país; después difundieron, con la connivencia y el impulso del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cuentas suizas falsas del exalcalde de Barcelona, Xavier Trías.

En las conversaciones sobre lo que se denominó Operación Cataluña también está presente la exsecretaria general del PP, Dolores de Cospedal. En las agendas de Villarejo y en sus conversaciones con el número dos de Interior, se detalla como Cospedal conseguía el dinero para que Villarejo pagara a los confidentes que aportaban documentación contra los independentistas catalanes.

Conjura contra Podemos

Desde que Podemos logró en mayo de 2014 entrar en el Parlamento Europeo, las maniobras policiales impulsadas desde el Ministerio del Interior para desacreditar a esta formación política fueron numerosas. Primero intentaron atribuir a Podemos y a su principal líder, Pablo Iglesias, un enriquecimiento ilícito a través de Venezuela o Irán. Difundieron el famoso informe PISA (Pablo Iglesias S. A.) a través de distintos medios de comunicación en los primeros meses de 2015. Visto sus nulos efectos, decidieron en marzo de 2015 denunciar a Podemos ante el Tribunal de Cuentas desde el Ministerio del Interior aportando el informe anónimo. El Tribunal de Cuentas rechazó la denuncia.

La policía patriótica colocó en Okdiario un recibo falso de un supuesto ingreso de dinero del Gobierno venezolano (272.000 dólares) en una cuenta a nombre de Pablo Iglesias en el paraíso fiscal de las Islas Granadinas. El recibo resultó falso, como toda la información que desacreditaba a Iglesias.

Otros mandos policiales intentaron convencer a exdirigentes del Gobierno venezolano para que denunciaran corruptelas de Podemos.

De todos estos hechos hay grabaciones. En una de las conversaciones de Cospedal con Villarejo, la ex secretaria general le expresa su enorme interés por conseguir informaciones policiales para desacreditar a Podemos.

Tapar el escándalo de la caja b del PP

En las grabaciones difundidas por EL PAÍS, hay numerosas conversaciones en el primer semestre de 2013, coincidiendo con la publicación de la contabilidad secreta que llevaba el extesorero del PP, Luis Bárcenas, en la que la ex secretaria general de la formación conservadora, Dolores de Cospedal; y el exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, conversan con Villarejo sobre las maniobras necesarias para obstaculizar la investigación judicial abierta por esta causa.

Del análisis de todos estos audios por parte de la Unidad de Asuntos Internos, grabaciones que Villarejo grabó en secreto y guardó en su vivienda, deberá salir un informe, clave para que el juez decida si abre una nueva investigación general sobre las cloacas del Estado en manos del PP.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS