Ayuso agita el discurso contra las políticas de Igualdad al llamar “malcriadas” a las feministas y tildar de frívola la ley del aborto

Irene Montero responde a la presidenta de la Comunidad de Madrid: “Malcriada es aquella que utiliza el dinero público para regalárselo a su familia”

Isabel Díaz Ayuso, durante la clausura del XVII Congreso del Partido Popular de Madrid, el sábado en IFEMA.Foto: Olmo Calvo | Vídeo: Europa Press

Las políticas feministas se han convertido de nuevo este fin de semana en blanco de la derecha. Solo unos días después de que el Consejo de Ministros aprobase el anteproyecto de reforma de la ley del aborto, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, cargó el sábado con dureza contra el departamento de Igualdad, en manos de Unidas Podemos. La recién elegida nueva dirigente del PP en la comunidad llamó “malcriadas” a las mujeres que “aspiran” a llegar a casa “solas y borrachas”, en alusión a uno de los lemas más vitoreados en las marchas feministas. La respuesta de la ministra Irene Montero, quien en abril difundió en redes la consigna para referirse al consentimiento, no se hizo esperar: “Malcriada es aquella que utiliza el dinero público para regalárselo a su familia”, afirmó el domingo desde un acto del partido en Valencia, en una clara alusión al contrato adjudicado por el Gobierno regional que permitió al hermano de Díaz Ayuso ganar más de 55.000 euros y que investiga la Fiscalía Anticorrupción.

“No hay propuesta simplona e irresponsable de la izquierda que no afecte directamente a la prosperidad y a la libertad. Su forma de ver la vida propia de malcriadas que aspiran a llegar solas y borrachas desprovistas de responsabilidades ni siquiera ante sus peores decisiones nos abochorna a la inmensa mayoría de las mujeres”, criticó la dirigente en su discurso durante el congreso extraordinario que la proclamaba presidenta del PP de Madrid. Este lunes, en un desayuno informativo organizado por El Debate, Ayuso ha añadido que el aborto tiene que ser “legal, seguro, pero poco frecuente”, y ha rechazado la “frivolidad” con la que, en su opinión, se aborda este asunto con proyectos de ley como el actualmente en curso, tratando a la mujer “como si fuera una incubadora” y “la vida como si fuera un problema”.

Ayuso contra la terminología feminista

La frase de Díaz Ayuso sobre las feministas “malcriadas” forma parte de ese mensaje de un Partido Popular con “doctrina”, “ideas” y “que no renuncia a dar ninguna batalla” que aspira a construir la baronesa. Bajo esos conceptos se esconde un reto electoral mayúsculo: Vox afronta en constante crecimiento el decisivo ciclo que une los comicios andaluces (19 de junio), las municipales y autonómicas (mayo de 2023) y las próximas generales (noviembre de 2023). Entre las razones de ese ascenso está su capacidad para arrinconar al PP frente a la izquierda, encasillándole como “la derechita cobarde”. Una etiqueta que Díaz Ayuso no está dispuesta a dejarse poner.

La líder madrileña ha puesto la diana en conceptos que considera fácilmente ridiculizables a oídos de su electorado. Su Ejecutivo anunció recientemente que prescindiría en el currículo educativo de la ESO de nociones como “ecofeminismo, perspectiva de género, sexista y socioafectivo”, aunque finalmente las incluyó para no incumplir la ley. Lo mismo ocurrió con el currículo de Bachillerato, del que se dijo que desterraría expresiones como “protagonistas silenciadas y omitidas de la historia” o “roles de género”. Todos conceptos acuñados no por la política, sino por la sociología y la teoría feminista, y usados y defendidos por organizaciones internacionales, entre ellas la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y la ONU.

Sin embargo, la presidenta de Madrid ha convertido en una de sus chanzas favoritas la crítica a esa terminología. El último ejemplo lo dejó este fin de semana, cuando alentó a no usar determinados términos a los cargos populares elegidos para acompañarla en la dirección del PP de Madrid: “Prohibido, bajo amenaza de penalti y tarjeta roja, hablar con perspectiva de género ecorresiliente empoderado, porque esto significaría que no se ha enterado de nada de lo que está pasando”, afirmó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Señora Ayuso, malcriada es aquella que está para tomarse una caña después del trabajo, pero no para arrimar el hombro cuando hay que llevar al niño al centro de salud y no hay pediatras suficientes. Malcriada es quien no está nunca cuando se la necesita para proteger aquello que hace posible la vida: la educación pública, profesores adecuadamente remunerados, personal sanitario dignamente pagado”, respondió el domingo Montero. “Malcriada es aquella que utiliza el dinero público para regalárselo a su familia, no las mujeres ampliando y avanzando en derechos”, zanjó la ministra ante un público militante que hace del feminismo una de sus principales banderas.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS