Ciudadanos acusa al PP de hacer “experimentos con Andalucía” para llegar a La Moncloa

Juan Marín adjudica a Cs los “buenos resultados” en la gestión de la Junta

Juan Marín, esta mañana, durante la presentación de candidatos en Córdoba.
Juan Marín, esta mañana, durante la presentación de candidatos en Córdoba.

Ciudadanos ha presentado este sábado sus papeletas para las próximas elecciones andaluzas del 19 de junio. En medio del bulevar de Gran Capitán, en Córdoba, el candidato de Cs a la Junta, Juan Marín, ha sacado al estrado, uno a uno, a los cabezas de lista de cada circunscripción. La formación se enfrenta en poco más de un mes a otro proceso electoral con las encuestas a la contra y una marca muy denostada a nivel nacional, por lo que la campaña de Marín se centrará en remarcar, una y otra vez, que el “cambio” y los “buenos resultados” de la comunidad obedecen a su acción en el Gobierno de coalición. “Venimos con los deberes hechos a presentar nuestra candidatura para seguir gobernando Andalucía. Ese es el objetivo: seguir gobernando Andalucía”, ha subrayado el vicepresidente durante su intervención.

El candidato de Cs a la Junta ha estado arropado por la presidenta del partido, Inés Arrimadas, y otros dirigentes de la formación, como el diputado en el Congreso por Málaga, Guillermo Díaz, o el portavoz en el Parlamento catalán, Carlos Carrizosa. “En esta campaña nos presentamos con la satisfacción de lo que hemos hecho. No podemos perder este cambio”, ha reiterado Arrimadas en su alocución. “Estas elecciones van de decidir si queremos seguir por el mismo camino que se emprendió en 2018. Solo en tres años y medio le hemos dado la vuelta al calcetín en Andalucía”, ha añadido la líder de Cs, que ha acusado al presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, de hacer “experimentos con Andalucía” en la carrera del PP a La Moncloa. Un ataque que había deslizado, previamente, Marín: “Le hablamos a los andaluces con claridad. Andalucía no es un campo de pruebas, ni un trampolín”.

El equipo de Marín prepara una campaña centrada en el “cara a cara” en la calle, en la que los grandes actos quedarán en un segundo plano. El partido peleará la batalla por el “relato” al PP y pondrá de relieve que los “grandes logros” de la Junta responden a su entrada en el Gobierno y a las consejerías que Cs ha liderado. Hacemos más que de lo que decimos”, ha insistido el dirigente andaluz. Pero, aun así, y consciente de los malos resultados que auguran las encuestas. Marín ha hecho un llamamiento a “olvidarse” de los sondeos. El último estudio del Centro de Estudios Andaluces (Centra) otorga dos escaños a Ciudadanos en las próximas elecciones, frente a los 21 que logró en 2018. Las estimaciones internas del partido oscilan entre cero y cinco, con los asientos de Málaga, Sevilla y Cádiz como principales objetivos.

El vicepresidente andaluz ha recalcado que “no era necesario” ni presentar a los nombres que encabezan los puestos de salida porque los ciudadanos “saben todo lo que han hecho”. Pero lo cierto es que la dificultad para cerrar las listas electorales se ha agudizado esta última semana con el goteo de deserciones —continuo desde que se anunció la fecha de los comicios—.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De hecho, la junta directiva de la agrupación local de Córdoba dimitió este jueves, solo dos días antes del acto de presentación en la misma ciudad. Las dudas sobre el futuro de la formación y el escaso número de escaños que podrían obtener han influido desde el principio en la configuración de las papeletas. El partido ha elaborado las listas bajo una estrategia con la que salvar, en la medida de lo posible, a las personas más afines a Marín en la próxima legislatura.

Configuración de las listas

Que el vicepresidente iba a encabezar la lista por Sevilla no se ponía en duda, ya que ha sido la pauta que Cs ha seguido en los dos procesos electorales en los que el partido ha concurrido en Andalucía. En ambos casos, el candidato a la presidencia de la Junta ha sido también el número uno por Sevilla. Una vez con Marín en el puesto de salida de la papeleta sevillana, la formación hizo las cábalas para el resto de puestos y cargos.

Marín quería salvar a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, que en la pasada legislatura concurrió por Almería, una provincia donde la formación no tiene ninguna oportunidad, y a Teresa Pardo, la portavoz parlamentaria. También quería conservar a la consejera de Empleo, Rocío Blanco, y daba por hecho que la de Igualdad, Rocío Ruiz —el freno de las políticas de Vox en el Gobierno y una de las voces críticas con Marín—, iría por Huelva, donde tampoco tienen muchas opciones, según explican fuentes de la formación.

Finalmente, Ruiz, que ha abierto el acto de Córdoba, concurrirá como cabeza de lista por Cádiz, donde los mejores pronósticos le otorgan un asiento. Ciudadanos ha volcado la precampaña en atacar a Vox y desde el partido consideran que la candidatura de Macarena Olona podría hacer decantar algunos votos hacia su formación, según señalan fuentes del partido. En esta estrategia, la presencia de Ruiz, objeto de buena parte de las críticas de la formación ultra en esta legislatura y a quien han pedido que dimitiera en varias ocasiones, juega una baza importante.

El vicepresidente ha optado por colocar a Bosquet como número dos por Sevilla, escaño que Cs podría amarrar junto con el de Málaga. Una provincia donde, por contra, le han fallado los cálculos: Teresa Pardo perdió las primarias para encabezar las listas por esa circunscripción, la semana pasada, frente a la delegada territorial de la Junta en la provincia, Nuria Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS