Feijóo consolida el poder gallego y andaluz en la nueva ejecutiva del PP

Ayuso se hace solo con una vicesecretaría, la de Coordinación Autonómica, que ocupará Pedro Rollán

Fotografía de familia de la Ejecutiva Nacional del PP, este sábado en Sevilla.Foto: ALEJANDRO RUESGA | Vídeo: L. M. RIVAS | V. MARTÍNEZ

El eje de Galicia y Andalucía es la clave del nuevo PP de Alberto Núñez Feijóo. El líder popular ha conformado una ejecutiva en la que destaca el peso de estas dos autonomías, fruto de su alianza y cercanía con Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente andaluz. Feijóo tendrá cinco vicesecretarías en su dirección, de las cuales Galicia tiene la más relevante. El secretario general del PP gallego, Miguel Tellado, y hombre fuerte de Feijóo, será el vicesecretario de Organización, un puesto determinante para el control del partido. Otra vicesecretaría de peso, Economía, recae en Andalucía, porque la ocupará el actual consejero de Hacienda de la Junta, Juan Bravo. Moreno Bonilla ya había situado a su mano derecha, Elías Bendodo, consejero de Presidencia, en un puesto de relieve, como coordinador general, así que se confirma la influencia y el peso andaluz en la nueva cúpula. Mientras, Madrid queda en segundo plano e Isabel Díaz Ayuso solo tendrá una vicesecretaría, la de Coordinación Autonómica, que ocupará Pedro Rollán.

Esteban González Pons es otro de sus hombres fuertes en el núcleo duro, donde tendrá un puesto a su medida, la vicesecretaría Institucional. El eurodiputado González Pons, amigo de Feijóo, cumple también con la cuota valenciana. La albaceteña Carmen Navarro será vicesecretaria de Políticas Sociales.

El comité de dirección del PP está formado en total por once dirigentes, contando con Feijóo: el presidente, la secretaria general, el coordinador general, los cinco vicesecretarios y los tres portavoces en las Cámaras, que son miembros natos: Congreso, Senado y Parlamento Europeo. En la cúpula destaca la ausencia de paridad de género. Solo hay tres mujeres: Cuca Gamarra, secretaria general, Carmen Navarro, vicesecretaria, y Dolors Montserrat, portavoz en el Parlamento Europeo de momento, porque Feijóo aún no ha desvelado si mantendrá a los portavoces de la etapa de Pablo Casado. Feijóo podría compensar la paridad si nombra nuevos portavoces en las Cámaras que sean mujeres, pero la portavocía en Europa se da por hecho que corresponderá a González Pons.

El barón gallego ha situado a dos perfiles que no le eran próximos en los puestos de mayor poder orgánico, con la intención de coser las heridas internas y dar peso a los barones. Cuca Gamarra (Logroño, 47 años), secretaria general, era la portavoz parlamentaria de Pablo Casado. Gamarra sucede a Teodoro García Egea, uno de los secretarios generales más cuestionados del PP, que levantó muchas ampollas con la renovación territorial. Feijóo envía un mensaje importante con la elección de Gamarra: el de unidad interna, al aupar a una figura de peso de la dirección anterior.

El siguiente puesto de relieve en el primer anillo de poder es el de Elías Bendodo (Málaga, 47 años) —consejero de Presidencia de la Junta y mano derecha del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla—, como coordinador general del partido, solo por debajo de la secretaría general. Bendodo compaginará su cargo en Sevilla con la nueva responsabilidad en el PP nacional hasta las próximas elecciones andaluzas. Después se dedicará en exclusiva a Génova. Su ascenso a este puesto se interpreta en el partido como representación del nuevo “duopolio” gallego-andaluz sobre el que va a pivotar el nuevo PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras Bendodo, el número cuatro del partido será Miguel Tellado, hombre de la máxima confianza de Feijóo, encargado de la paz interna como vicesecretario de Organización.

El PP madrileño ha quedado desdibujado en el primer reparto de puestos, en el que Andalucía le ha pasado por delante. El PP de Madrid esperaba hacerse con una vicesecretaría de peso, como la de Organización o Economía, según fuentes próximas a Isabel Díaz Ayuso, pero Feijóo no se lo ha concedido y en su lugar le ha dado la de Coordinación Autonómica. Con todo, fuentes del entorno de la presidenta han restado importancia al reparto de puestos. A Ayuso le interesa más conseguir el poder en el partido en Madrid que le negaba Pablo Casado. La líder madrileña ya tiene pactada con Feijóo la fecha del congreso del PP de Madrid en el que se alzará con la presidencia. Se espera que se convoque una Junta Directiva regional que le pondrá fecha la próxima semana.

Feijóo ha buscado equilibrios con todas las familias y sobre todo con las baronías. El comité ejecutivo, la dirección ampliada, está conformado respetando de manera rigurosa las cuotas territoriales con los perfiles que propusieron los barones, pero el comité de dirección, que es el verdadero núcleo, sí revela que ha premiado a algunos líderes autonómicos y ha castigado a otros. Es relevante que haya quedado fuera Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León. En el PP castellanoleonés se interpreta que la comunidad no haya logrado un puesto en el primer anillo de poder como un “castigo de Feijóo a Mañueco” por su acuerdo de Gobierno con Vox.

“Madrid pierde, pero Castilla y León todavía más”, opinan fuentes de este territorio de peso histórico para el PP. Las mismas fuentes aseguran que Feijóo ha dado varios toques de atención a Mañueco en privado reprochándole que podía haber negociado mejor con la extrema derecha, porque cedió demasiado, como la presidencia de las Cortes. Tampoco tiene cuota el quinto de los barones de Gobierno del PP, Fernando López Miras, presidente de Murcia, pero esto se esperaba porque López Miras era el presidente afin a Teodoro García Egea, exsecretario general.

En el nuevo organigrama de Génova, 13, Feijóo prescinde de la vicesecretaría de Comunicación. Tampoco tendrá un portavoz de la ejecutiva. Las funciones de esa vicesecretaría, que hasta ahora llevaba Pablo Montesinos, las asumirá Mar Sánchez Sierra, jefa de prensa del presidente de la Xunta, a quien le corresponde el área de Proyección e Imagen del líder popular. La portavocía de la ejecutiva, que en la última etapa correspondió al alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, la ejercerá ahora el propio Feijóo, pero también Cuca Gamarra y Elías Bendodo, según fuentes del equipo del barón gallego.

Feijóo se lleva de Galicia a su directora de gabinete en la Xunta, Marta Varela, que lo será ahora de su gabinete en la presidencia del PP. El clan de Santiago se completa con Diego Calvo, presidente del PP de A Coruña, que presidirá el comité electoral. El barón gallego ha premiado también a José Antonio Monago, líder del PP de Extremadura, con la presidencia del comité de garantías del PP. Calvo y Monago no son, sin embargo, miembros natos del comité de dirección, pero sí tendrán influencia en el nuevo círculo de poder del PP.

El líder del PP ha confiado la tesorería del partido a Carmen Navarro, quien ya se ocupó de las finanzas con Mariano Rajoy y estuvo imputada en la causa por la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas. El caso fue archivado porque Bárcenas se retiró de la acusación y la Fiscalía no acusó. El juez no logró probar que el PP borrase la información que contenía el ordenador del extesorero porque le perjudicaba, y como no se sabía qué había dentro, en caso de duda archivó el caso contra, entre otros, Carmen Navarro. Según Bárcenas, esas computadoras guardaban recibís de pagos irregulares a distintos miembros del partido. Carmen Navarro será la directora general de finanzas y organización del PP.


Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS