Casado toma la iniciativa y llama a Sánchez para transmitirle su apoyo en la crisis de Ucrania

El líder de la oposición pide al presidente que comparezca en el Congreso y exige unidad. Sánchez agradece el apoyo, pero pide extenderlo a la reforma laboral y a los fondos europeos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (a la izquierda), saluda al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, a su llegada al Real Monasterio de Yuste, el 14 de octubre.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (a la izquierda), saluda al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, a su llegada al Real Monasterio de Yuste, el 14 de octubre.Manuel Ángel Laya (Europa Press)

Movimiento de Pablo Casado para desmarcarse de Vox y ejercer una oposición de Estado. El líder del Partido Popular ha telefoneado este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y le ha transmitido el apoyo del PP “para ejercer sus obligaciones en el marco de la OTAN” en la crisis de Ucrania, tal y como ya habían manifestado los populares en los últimos días. En la conversación, de unos 25 minutos, Casado ha pedido a Sánchez que comparezca en el Congreso, según han informado fuentes del PP, “en aras de la mayor transparencia en esta crisis”, después de que este martes compareciera el ministro de Exteriores, José Manuel Albares. El líder popular venía quejándose de que Sánchez no le había dado información de primera mano sobre este conflicto internacional, y al final ha tomado la iniciativa para tener una conversación con el presidente. Casado y Sánchez llevaban ocho meses sin hablar, desde la crisis de Ceuta de mayo de 2021, y también entonces fue el líder de la oposición quien llamó al jefe del Ejecutivo.

El propio Sánchez, en una rueda de prensa con la primera ministra de Finlandia, la socialdemócrata Sanna Marin, explicó que en la conversación con el líder de la oposición le había “agradecido” el apoyo al Gobierno en esta crisis. “Es importante dar ese mensaje de unidad de la política española”, aseguró. Sin embargo, Sánchez aprovechó la llamada y la rueda de prensa para afear al PP su posición sobre los fondos europeos y la reforma laboral. “Pido al PP que cese y rectifique su oposición de los fondos europeos, su propia imagen está siendo dañada ante las instituciones europeas. Y ante la reforma laboral le he pedido que facilite la convalidación”. El líder de la oposición ya ha dejado muy claro que votará no. El líder del PP le ha contado al presidente que su alternativa es otra reforma laboral para implantar la llamada mochila austriaca, “que defiende el Banco de España y defendía la ministra de Economía, Nadia Calviño”, inciden en el PP.

Sánchez dejó abierta la posibilidad de comparecer en el Congreso como le reclama Casado, pero señaló que aún no es el momento. “Conforme vaya avanzando la crisis, estaré abierto cuando corresponda. Ahora lo importante es el diálogo, la desescalada, la disuasión”. Marin, que lidera un país fronterizo con Rusia y que no está en la OTAN, pero tiene una alianza con esta organización, fue especialmente dura con Rusia. “Es importante que en la UE mostremos solidaridad hacia Ucrania. Si hay agresión, Rusia debe saber que habría consecuencias masivas y serias. Finlandia no es miembro de la OTAN pero sí socio de la OTAN, y podemos ser miembros. Es una decisión nuestra y no de Rusia ni de nadie más. Ucrania tiene derecho a decidir si quiere estar en la OTAN y nosotros también. No estamos en eso en este momento, pero es importante que quede claro que es nuestra decisión”, señaló. Precisamente, buena parte de la presión de Rusia viene para que países fronterizos como estos dos no entren en la OTAN.

El movimiento de Casado busca también forzar las contradicciones del Gobierno, tensionado a cuenta de la posición de España en la crisis de Ucrania, aunque en las últimas horas los socios han rebajado los desencuentros. Durante la conversación con el presidente, el líder del PP ha transmitido a Sánchez “la importancia de la unidad de acción dentro del Gobierno, tal y como está sucediendo en el resto de países europeos”. El PP sabe que su respaldo al Ejecutivo en este asunto y a una posible intervención militar en Ucrania puede tensionar al socio minoritario de la coalición, de espíritu antimilitarista. Además, Casado ha ofrecido “el apoyo y la experiencia del Partido Popular en el plano internacional”, según informan fuentes del PP.

Fuentes de la dirección popular descartaban el martes por la tarde que el líder del PP fuera a tomar la iniciativa de telefonear a Sánchez porque argumentaban que esa era una responsabilidad del presidente, que es quien tiene la información. Al final, sin embargo, Casado ha movido ficha este miércoles, después de que la portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Valentina Martínez, elevara el martes el tono contra el Gobierno en la comparecencia de Albares, en la que fue crítica y cuestionó que el presidente se hiciera un “book de fotos” para informar de su implicación en el conflicto en Ucrania para al día siguiente quedarse fuera en la videollamada que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvo con los líderes aliados de la OTAN.

El PP ha basculado entre el respaldo en términos generales al Gobierno sobre la participación de España en la operación de la OTAN en Ucrania y las críticas a la forma de actuar del presidente en esta crisis. La portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, llegó a comparar el martes a Sánchez con Vladimir Putin por delegar en su ministro de Exteriores las explicaciones en el Congreso. “Nadie puede gobernar en una democracia como si fuera Putin”, dijo Gamarra sobre el jefe del Ejecutivo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS