Sánchez reclama al PP que abandone la “oposición negacionista” y apoye la reforma laboral

El presidente del Gobierno arropa a Juan Espadas en su inicio de la precampaña andaluza

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izq.), junto al candidato socialista Juan Espadas, en Granada.Foto: FERMIN RODRIGUEZ | Vídeo: EFE

Casi siete meses después de ser elegido por los militantes del PSOE candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas ha arrancado oficialmente la precampaña de unas elecciones que se celebrarán en junio o en octubre de este año. Unos comicios en los que el PSOE apelará a los andaluces a elegir entre “el avance o el retroceso”, según ha dicho este sábado en Granada el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha arropado al candidato andaluz pese a que antes hay elecciones convocadas en Castilla y León. Sánchez ha reclamado al Partido Popular de Pablo Casado que abandone “la oposición negacionista” y apoye la reforma laboral pactada por sindicatos y empresarios.

Siete meses ha tardado Espadas en iniciar su carrera por recuperar el Gobierno de la Junta de Andalucía que los socialistas perdieron en diciembre de 2018 cuando el partido, liderado entonces por Susana Díaz, ganó en votos, pero con el peor resultado de su historia. Por primera vez desde las primeras elecciones autonómicas de 1982, las fuerzas de la derecha superaron a las de la izquierda.

Espadas abandonó la alcaldía de Sevilla en el mes de diciembre, tras ser designado senador por la comunidad, y ahora se propone lo que muchos llevan pidiéndole desde que en junio ganó las primarias a la presidencia de la Junta: recorrer Andalucía de cabo a rabo para darse a conocer. Un vídeo de Espadas conduciendo un coche ha sido la carta de presentación de la campaña, en la que los socialistas estrenan el lema La Andalucía que quieres.

Tanto el presidente del Gobierno como el candidato a la Junta plantean los comicios andaluces como una elección entre el progreso y la involución que, en su opinión, representa el Partido Popular. Sánchez ha hecho balance de los dos años de legislatura y ha reivindicado las políticas de su Gobierno que, según él, ha propiciado “una recuperación con justicia”. Enfrente, ha subrayado, se encuentra con una “oposición negacionista” con la que no ha podido contar ni en los momentos peores de la pandemia. “No estuvieron ni en lo malo, ni en lo bueno, como la gestión de los fondos europeos o la reforma laboral”.

Pendiente de ratificación por el Congreso de los Diputados, el presidente del Gobierno ha pedido expresamente el apoyo del PP “a una buena reforma de país” que, en su opinión, “pone coto” a la precariedad”. “Aunque clame en el desierto, aunque solo sea por un día, apoye la reforma laboral y abandone la oposición negacionista”, ha reclamado Sánchez. El presidente del Gobierno ha acusado al PP de Casado de “boicotear” los fondos de recuperación de la Unión Europea, al sumarse al anuncio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de recurrir ante los tribunales el reparto de las asignaciones europeas. El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, que exige más transparencia en el reparto, no descarta seguir esa senda, pese a que Andalucía es la comunidad que por ahora es la que más recibe.

“Hay cosas que nunca cambia”, ha dicho Sánchez. “Siempre es la oposición conservadora la que trata de boicotear los fondos de la Unión Europea” como ocurrió en 1992, cuando el entonces líder del PP, José María Aznar, consideró mendicantes las peticiones de Felipe González de creación de un fondo de cohesión europeo y lo llamó “pedigüeño”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sánchez ha defendido “las reformas con acuerdos” de su Gobierno y ha prestado el apoyo a Juan Espadas. “No vas a tener mayor aliado que el Gobierno de España en lograr esa Andalucía que quieres”, ha dicho. Según los datos aportados por el presidente del Gobierno, cuando acabe la legislatura en 2023, el Estado habrá aportado un 33% más de dinero a Andalucía que en la etapa de gobierno de Mariano Rajoy.

En dos ocasiones, Sánchez ha calificado el proyecto que encabeza Espadas de “andalucista”, una definición que los socialistas andaluces no utilizan porque hasta ahora no lo han necesitado. PSOE y Andalucía han sido casi palabras sinónimas desde el inicio del proceso autonómico andaluz hasta que perdieron la Junta de Andalucía. En su último congreso regional, los socialistas andaluces olvidaron las banderas blancas y verdes y también, el himno de Andalucía. Hoy no ha habido omisión, en un comienzo de campaña en la que Espadas planteará la elección de dos modelos: la del PSOE y la “de la alianza tóxica del PP y Vox que se está incubando ante la certeza de que uno no puede gobernar sin el otro”.

Las encuestas no pintan bien para el PSOE, aunque en la última del Centro de Estudios Andaluces, los socialistas cortan la pérdida de escaños de trabajos anteriores, mientras que se frena el crecimiento del PP de Juan Manuel Moreno que ganaría las elecciones y sumaría con Vox mayoría absoluta. Espadas se propone como objetivo igualar al menos los resultados obtenidos por Susana Díaz (33 escaños) y ser la fuerza más votada, una eventualidad que ningún sondeo contempla.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS