PSOE y Podemos descongelan los Presupuestos con un acuerdo para regular los alquileres

Díaz y Sánchez pactan un impuesto a la vivienda vacía y límites de precios para los grandes propietarios en una cita previa al Consejo de Ministros. También se ha acordado el mínimo del 15% en el impuesto de sociedades y una ayuda de 250 euros para los jóvenes que alquilen

Yolanda Díaz y Pedro Sánchez, este 27 de septiembre. JUAN MANUEL SERRANO ARCE (EUROPA PRESS)

La coalición PSOE-Unidas Podemos ya ha cerrado el acuerdo para sus segundos Presupuestos, que ahora deberá pactar con el resto de sus socios. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, han cerrado la negociación, que se había intensificado en las últimas horas, en una cita en La Moncloa en los momentos previos a la reunión del Consejo de Ministros en los que se cerró la nueva ley de vivienda, el último gran obstáculo. El acuerdo incluye límites a los alquileres de grandes propietarios, a partir de 10 viviendas, y desgravaciones del 90% para los pequeños que bajen los alquileres, además de un mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades. También se gravará con impuestos mucho más fuertes a las viviendas vacías.

El PSOE insiste en que no habrá límites para las personas físicas que tengan viviendas, solo para las personas jurídicas, esto es, los grandes fondos o empresas. Para las jurídicas se aplicarán las desgravaciones. Más del 80% de los alquileres están en manos de personas que lo tienen como un extra, y no grandes fondos, según los socialistas. Unidas Podemos también asegura que se ha pactado congelar todos los alquileres en las llamadas “zonas tensionadas”. En cualquier caso, esta ley tendrá que ser aplicada por las autonomías y ayuntamientos, por lo que es previsible que las que están en manos del PP, como Madrid, no lo hagan. La competencia de vivienda es de las autonomías, y es imposible imponer la aplicación de esta ley porque son ellas las que tienen que declarar una zona “tensionada”. Pero la norma sí dará cobertura a autonomías como Cataluña o ayuntamientos como el de Barcelona que sí quieren hacerlo y no podían ahora porque no les amparaba una norma nacional.

Además, Sánchez ha anunciado en un acto en Sevilla que se creará un “bono joven” de 250 euros mensuales durante dos años para los jóvenes de entre 18 y 35 años con rentas anuales inferiores a 23.750 euros, informa Eva Sáiz. El pacto implica pues un completo paquete de medidas para reordenar el mercado de la vivienda, que incluye la construcción de vivienda pública. En una entrevista en Cadena SER en la noche de este martes, la ministra de Asuntos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, señaló que estudiará la medida, que aseguró desconocer antes del anuncio del presidente del Gobierno, pero se mostró preocupada por que esas ayudas “sean una vía para que los arrendadores suban el precio [del alquiler] y que no solo no ayudemos a los jóvenes sino que todo el mundo se vea perjudicado” por el posible aumento de los precios. También apuntó que la ley de vivienda “está prácticamente terminada” y que se anunciará “en las próximas semanas”, informa José M. Abad Liñán.

Sánchez y Díaz han reivindicado este acuerdo. “Es la primera ley de vivienda de la democracia, el acceso a la vivienda es un problema muy grave en nuestro país”, ha dicho Sánchez. Díaz ha rematado: “Con estos Presupuestos se abre camino un nuevo país. Ha llegado el momento de que las grandes multinacionales paguen lo que corresponda”, en referencia al acuerdo sobre el mínimo del 15% del impuesto de Sociedades que también se ha cerrado este martes.

El Consejo de Ministros empezó mucho más tarde de lo previsto porque, antes de entrar, Sánchez convocó a Díaz y a Ione Belarra a una cita de urgencia en la que también estaban Félix Bolaños y María Jesús Montero para cerrar la negociación de la ley de vivienda, y los demás ministros tuvieron que esperar a que se cerrara el acuerdo clave. Los Presupuestos no han podido aprobarse este martes, como quería el sector socialista, pero sí podrán hacerlo esta misma semana en una reunión extraordinaria el jueves, siempre antes del congreso del PSOE que empieza el 15 de octubre en Valencia, como quería Sánchez. La ley de vivienda, por el contrario, no tiene aún fecha de aprobación y ahora se tendrá que concretar la letra pequeña.

Después del consejo, se reanudaron contactos más técnicos entre Bolaños y Belarra para concretar el acuerdo en vivienda; y entre los equipos de Montero y Nacho Álvarez, el negociador económico de Unidas Podemos, para cerrar también los Presupuestos. Los socialistas han aceptado definitivamente fijar un mínimo del 15% para el impuesto de sociedades, como reclamaba Podemos. Una de cada tres multinacionales españolas paga menos del 10% de este impuesto, pese a que el tipo es del 30%.

Sánchez aseguró que los Presupuestos estarían “en tiempo y forma” y finalmente ha logrado su objetivo de tener el acuerdo cerrado en la primera quincena de octubre. El año pasado el acuerdo se logró a finales de este mismo mes de octubre, también con la vivienda como trasfondo. La Constitución señala que deberían enviarse al Congreso antes del 30 de septiembre, pero el año pasado se hizo más tarde y dio tiempo a tenerlos aprobados antes de que acabase el año.

El desencuentro principal se encontraba en la regulación de los alquileres en la futura ley de vivienda, un asunto de prioridad absoluta para Unidas Podemos. Finalmente, ambos partidos se han puesto de acuerdo para regular los precios de los alquileres que afecten a grandes propietarios, los que tienen más de 10 viviendas según la definición pactada que recogerá la norma.

Ese fue el centro del acuerdo. Unidas Podemos acepta, como quería el PSOE, que para los pequeños propietarios se busque la bajada de los alquileres a través de fuertes incentivos fiscales de hasta el 90% para los que puedan demostrar que han reducido el precio, sin intervención directa en el mercado. Pero los socialistas han asumido, como reclamaba Podemos, que se fuerce la bajada por ley para los grandes propietarios, en especial los fondos internacionales que son un agente relevante en el mercado inmobiliario español. En ese punto de encuentro intermedio está el acuerdo. Además, para los pequeños propietarios se ha acordado que la ley contemplará una congelación de los alquileres en todo el país.

Fuentes de UP explican que esa intervención en el mercado para los grandes propietarios se hará “en base al índice de referencia para todos los contratos en las zonas de mercado tensionado”. Además, la nueva norma apostará por el parque público de alquiler, con una reserva del 30% de todas las promociones para vivienda protegida, e incluirá un impuesto a la vivienda vacía, a través del recargo del IBI hasta del 150%, que podrán aplicar los ayuntamientos.

Para la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, encargada de dirigir las conversaciones sobre la ley de vivienda por parte del socio minoritario, el pacto “marca un hito histórico”. La también secretaria general de Podemos, que comenzó a trabajar el acuerdo con el PSOE cuando aún era secretaria de Estado, ha celebrado en redes sociales la noticia tras “largos meses de negociación”.

Los contactos para lograr el pacto se multiplicaron en las últimas horas. Después de haber mantenido conversaciones durante todo el fin de semana, este lunes los equipos negociadores, encabezados por Belarra, y el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, se reunieron de nuevo. En el encuentro estaba también la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, principal negociadora de los Presupuestos con el responsable de Economía de UP y secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez; además de la titular de Transportes, Raquel Sánchez, y el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas. No hubo acuerdo, pero se avanzó bastante y el punto central del bloqueo quedó para una reunión entre Sánchez y Díaz, como estaba previsto. Finalmente ese encuentro llegó poco antes del Consejo de Ministros.

Fuentes de UP señalaban el lunes que ambos partidos se encontraban cerca de cerrar un pacto sobre la regulación de alquileres que afecta a pequeños propietarios, tras haber alcanzado una solución “intermedia”. El desencuentro, sin embargo, continuaba en relación con los grandes propietarios, último punto de fricción, finalmente desbloqueado. Desde La Moncloa transmitían mensajes mucho más optimistas, y finalmente se ha visto que estaba muy cerca el acuerdo.

La negociación siguió todo el lunes de manera informal e incluso por la noche continuaban los contactos. A primera hora de la mañana se vio claro que los Presupuestos no irían a este Consejo de Ministros, pero el pacto estaba cerca. Díaz y Sánchez pudieron conversar antes de la reunión y cerrar los últimos flecos. El acuerdo se ha anunciado oficialmente poco antes de que concluyera el Consejo de Ministros.

Más allá del malestar que las presiones públicas de Unidas Podemos suscitaron en la bancada socialista del Gobierno, la prioridad era llegar a un pacto cuanto antes. La ley de vivienda, que se trabaja en una mesa diferente a la de los Presupuestos, ya formó parte de las negociaciones de las cuentas el año pasado, y se cerró un acuerdo entre Sánchez e Iglesias que ahora quedará rematado finalmente con una nueva redacción de la norma que más les ha costado pactar a los dos socios de la coalición.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS