Podemos y los socios del Gobierno presentan una ley de vivienda alternativa ante el bloqueo de la negociación con el PSOE

Yolanda Díaz justifica la propuesta: “Los grupos parlamentarios tienen dinámicas propias”. La regulación de los alquileres es uno de los principales escollos para el acuerdo de Presupuestos

Disputados de varios partidos y representantes de organizaciones y sindicatos, posan en el Congreso este jueves tras el registro de una ley de vivienda.
Disputados de varios partidos y representantes de organizaciones y sindicatos, posan en el Congreso este jueves tras el registro de una ley de vivienda.Eduardo Parra (Europa Press)

Unidas Podemos y hasta otros ocho grupos de la oposición en el Congreso han redoblado este jueves la presión al PSOE con el registro de una proposición de ley de vivienda alternativa a la que se negocia en el seno del Gobierno de coalición. La propuesta, elaborada por organizaciones civiles que defienden el derecho a la vivienda y que cuenta con el apoyo de los principales sindicatos, llega en plena negociación de los Presupuestos del próximo año, estancada en los últimos días, entre otras cuestiones, por la falta de acuerdo entre los socios del Ejecutivo para la regulación del precio de los alquileres. Pese a que hace ya casi un año PSOE y Podemos pactaron que en cuatro meses llegaría al Congreso una ley de vivienda, las discrepancias en ese punto han impedido que se culmine el proyecto, “muy avanzado”, según fuentes de UP, en otras cuestiones.

El registro de este jueves y el posterior posado de los grupos en las escalinatas del Congreso representan una foto incómoda para los socialistas, con UGT, CC OO y los partidos que sostienen la mayoría del Gobierno —y de los que depende la aprobación de los Presupuestos— urgiéndolos a regular los precios. Además de UP, la ley cuenta con la firma de ERC, Junts, la CUP, Más País, Compromís, EH Bildu, Nueva Canarias y BNG, si bien es cierto que a la instantánea no han acudido los principales portavoces de las formaciones, con la excepción de Pablo Echenique. Sin el PSOE, la proposición de ley se convierte fundamentalmente en un elemento de presión contra este. Además, no está claro cuándo, ni qué grupo podría llevarla a pleno, ya que los partidos tienen un cupo limitado en cada período de sesiones. “Estar en política es elegir de qué lado está uno”, advertía Echenique en un vídeo difundido en redes sociales en el que anunciaba el registro de la ley.

Con todo, minutos después de su presentación, el portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Paco Morote, defendía que la propuesta no es “fruto del conflicto entre socios políticos”, sino “del conflicto social que suponen los desahucios y la especulación”.

En su articulado, la Ley de Garantía del Derecho a la Vivienda Digna y Adecuada recoge la ampliación del parque público de vivienda, la regulación de los alquileres, medidas para asegurar las condiciones de habitabilidad o los suministros básicos, así como un catálogo de sanciones para aquellos que se salten la ley.

“El acuerdo es posible siempre”

Preguntada por las negociaciones sobre la ley de vivienda a primera hora, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, se mostró “convencida” de que alcanzarían un acuerdo con el PSOE. En una entrevista en Cadena SER, justificó a la vez la presentación de la norma alternativa en el Congreso. “Los grupos parlamentarios tienen dinámicas propias”, señaló antes de añadir que su apoyo a la propuesta de las organizaciones estaba ya hablado con el PSOE. “Los ciudadanos tienen derecho a saber lo que piensa cada formación política, sin ruido”, por lo que Díaz invitó a los socialistas a explicar su postura. “Esto es la democracia”, insistió.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La regulación de los alquileres es uno de los principales escollos en la negociación de los Presupuestos. Aunque el detalle de la ley se debate en una mesa aparte (con la presencia de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y del de Presidencia, Félix Bolaños), el avance de esta condiciona el acuerdo para las cuentas del próximo ejercicio, ya que Unidas Podemos considera que no es posible lograr un nuevo pacto cuando los compromisos del año pasado no se han cumplido. Otras de sus principales demandas, bloqueadas hasta la fecha, pasan por incorporar un mínimo del 15% de tipo efectivo del impuesto de sociedades o la prestación universal por crianza, una especie de cheque bebé para todas las madres con hijos de 0 a 3 años, independientemente de si trabajan o no. El PSOE ha señalado esta semana que la negociación está ya muy avanzada, “en la recta final”, en palabras de Bolaños el miércoles en el Congreso, pero en UP avisan de que las posturas todavía están alejadas. Aun así, la vicepresidenta segunda envió un mensaje de “tranquilidad” en la SER. “Va a haber Presupuestos, como no puede ser de otra manera”. ”El acuerdo es posible siempre”, concedió Díaz más adelante.

Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS