El Parlamento de Andalucía incorpora las normas contra los tránsfugas en su reglamento

Teresa Rodríguez anuncia que “habrá tres papeletas de la izquierda” en las próximas elecciones

La líder de Anticapitalistas y ex coordinadora regional de Podemos, Teresa Rodríguez, después de su comparecencia en el Parlamento de Andalucía.
La líder de Anticapitalistas y ex coordinadora regional de Podemos, Teresa Rodríguez, después de su comparecencia en el Parlamento de Andalucía.Alejandro Ruesga / EL PAÍS

El Parlamento de Andalucía ha aprobado este miércoles su nuevo reglamento, que copia el acuerdo político alcanzando en el Pacto Antitransfuguismo y que permitió la expulsión de la líder de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez, y de otros siete diputados del grupo de Adelante Andalucía. La Cámara autónoma es la primera asamblea de España en incorporar ese acuerdo.

“Han vendido su alma al fascismo”, ha dicho en el debate Rodríguez, diputada no adscrita y excoordinadora de Podemos, expulsada de la formación en octubre pasado, que este miércoles advirtió que se presentará a las próximas elecciones autonómicas bajo una nueva marca: “Habrá tres papeletas de la izquierda, dos dependientes de Madrid y otra andalucista”. Otros diputados expulsados han recriminado al resto de la Cámara la reforma reglamentaria no solo por su contenido, sino también por las prisas en su tramitación. “Actúan como borregos y corren con la lengua fuera para que no les coja el Tribunal Constitucional”, ha dicho el diputado no adscrito Nacho Molina.

La reforma ha sido aprobada con el apoyo de cuatro de los cinco grupos de la Cámara. PSOE, PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía presentaron enmiendas conjuntas en el trámite de ponencia, mientras que Vox se ha abstenido, ya que no suscribió la III Adenda del Pacto Antitransfuguismo alcanzado por los grupos del Congreso el 21 de septiembre de 2020 y aprobado el 11 de noviembre. El partido de ultraderecha dice tener “dudas sobre la constitucionalidad” del texto.

Ese pacto fue lo que permitió a la Mesa del Parlamento andaluz expulsar por tránsfugas a Rodríguez, excoordinadora de Podemos y líder de Anticapitalistas, y a otros siete diputados de Adelante Andalucía, la coalición formada por Podemos e Izquierda Unida para las elecciones autonómicas de 2018. Una expulsión que no fue avalada por el letrado mayor del Parlamento. Desde entonces tienen la condición de diputados no adscritos y están pendientes de que el Tribunal Constitucional resuelva el recurso de amparo que presentaron.

Teresa Rodríguez, a la espera

El grupo de Teresa Rodríguez está a la espera de esta resolución para decidir sus próximos pasos. La idea es concurrir a las nuevas elecciones, pero no está decidido con qué denominación. Los de Rodríguez inscribieron en el registro de partidos políticos la marca Adelante Andalucía y, si finalmente ese es el nombre escogido por ellos, Unidas Podemos tiene decidido pelearlo en los tribunales.

Las encuestas recientes le dan a esa nueva formación de Rodríguez entre 0 y 2 escaños. La diputada no adscrita ha llamado al respeto mutuo entre otras fuerzas progresistas y, dirigiéndose a PSOE y Unidas Podemos, les ha dicho: “Vamos a respetarnos como se respeta la izquierda en Madrid”.

El nuevo Reglamento define como tránsfuga a los diputados que “traicionando al sujeto político (partido político, coalición electoral o agrupaciones de electores) que los presentó a las elecciones, hayan abandonado el mismo, hayan sido expulsados o se aparten del criterio fijado por sus órganos competentes”. Esta definición ya fue acordada por el Pacto Antitransfuguismo en 2006 y está incorporada a los reglamentos de los ayuntamientos y diputaciones.

También se considera tránsfuga a “la persona electa por una candidatura promovida por una coalición, si abandona, se separa de la disciplina o es expulsada del partido político coaligado que propuso su incorporación en la candidatura, aunque recale en otro partido o espacio de la coalición, sin el consentimiento o tolerancia del partido que originariamente lo propuso”. Esta última definición se ajusta a lo ocurrido con Teresa Rodríguez, que tras pactar con Pablo Iglesias su separación de Podemos decidió permanecer en Adelante Andalucía con el paraguas de Anticapitalistas, una decisión en la que no participaron ni Podemos ni IU.

Según fuentes parlamentarias, la reforma corrige algunos de los reproches técnicos que hicieron los letrados del Parlamento cuando se presentó la reforma original. Un informe de los servicios jurídicos alertó de que algunas redacciones incurrían en inseguridad jurídica, que ahora han quedado más definidas.

Pero también avisó de que podía vulnerar “el derecho fundamental consagrado en el artículo 23.2 de la Constitución” que regula los derechos fundamentales y las libertades públicas. Los letrados advirtieron que el concepto de “traición” es “difícilmente aprehensible y con un componente altamente subjetivo, cuya existencia dependerá de los sentimientos o de otros componentes psicológicos de quien la aprecie”. Los no adscritos aseguran que invocarán ese artículo constitucional en el recurso que presentarán al Constitucional sobre el nuevo Reglamento.

La reforma permitirá a Adelante Andalucía cobrar de manera íntegra la subvención anual de 1.665.934,32 euros, de los que el 60% iba a Podemos y el 40% a Izquierda Unida. Desde que fueron expulsados ocho de los 17 diputados de este grupo, las asignaciones menguaron considerablemente como marcaba el anterior reglamento. Ahora, en cambio, cobrarán en función del número de diputados que obtuvieron en diciembre de 2018, ya que no se considera “relevante el número de diputados con que cuente en cada momento”. De los 17 parlamentarios iniciales ocho fueron expulsados, otra diputada se fue por su propio pie y otros dos permanecen en Adelante, pero actúan de manera coordinada con Rodríguez. Los seis restantes son todos de IU. De Podemos no hay nadie.

El nuevo Reglamento también va a permitir cambiar el nombre del grupo Adelante Andalucía, una marca que está en disputa, pero que usa en exclusiva Anticapitalistas en las redes sociales. Podemos e IU usan desde febrero pasado la denominación Unidas Podemos por Andalucía, la misma que sus direcciones federales, y es cuestión de poco tiempo que pidan a la Mesa que el grupo parlamentario pase a denominarse así.

Los no adscritos no podrán presentar iniciativas legislativas en la Cámara, cuando hasta ahora sí podían si reunían un mínimo de 10 firmas.

En esta ocasión, el Parlamento se ha dado unas prisas extraordinarias por incorporar a su Reglamento las modificaciones. Solo han transcurrido poco más de dos meses desde que la propuesta de reforma pasara su primer trámite en el pleno del Parlamento, en el que solo hubo votación, pero no debate, hasta este miércoles cuando finalmente ha visto a la luz.

Los grupos proponentes usaron su mayoría para no autorizar las comparecencias de expertos constitucionalistas, como solicitaron los no adscritos, algo insólito en la Cámara. Desde 1982, el reglamento se ha reformado en 14 ocasiones, 13 de ellas por lectura única, es decir, por unanimidad. Solo una vez no hubo acuerdo y sí se pudieron escuchar las opiniones de los expertos. “Ahora queríamos evitar el espectáculo”, dijeron fuentes parlamentarias para explicar la falta de comparecencias.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50