La crisis del coronavirus

La pandemia hunde la autoestima de los españoles

Un estudio del Instituto Elcano refleja que la imagen de España vueve a ser más negativa dentro que fuera del país

Un joven en la sede de la Universidad Central de Barcelona, que ha sido ocupada por estudiantes.
Un joven en la sede de la Universidad Central de Barcelona, que ha sido ocupada por estudiantes.David Zorrakino / Europa Press

La pandemia no solo ha dañado la salud de los españoles y su situación económica sino también su autoestima. De nuevo, como ya sucedió en la crisis económica de 2008, vuelven a valorarse a sí mismos por debajo de lo que se les valora fuera. Así lo refleja el Barómetro de la Imagen de España del Real Instituto Elcano, el principal centro español de pensamiento y debate estratégico, basado en 4.400 entrevistas realizadas en 11 países (siete de la UE, más Estados Unidos, China, India y Corea del Sur) entre el 27 de enero y el 1 de febrero.

Casi dos tercios de los entrevistados españoles definen a su país como corrupto (64%) o pobre (62%) y también son mayoría quienes lo ven débil (52%), ocioso (41%) o que no inspira confianza (31%). Por el contrario, el conjunto de los encuestados europeos consideran a España un país tolerante (84%), solidario (79%), democrático (79%) y que inspira confianza (83%). La imagen exterior de España sigue siendo la de un país religioso (77%) o tradicional (66%); y, aunque son mayoría quienes lo califican de rico y urbano, aún es muy alto el porcentaje de los que lo consideran pobre y rural (43%).

La valoración internacional de España ha caído 0,8 puntos, hasta 6,3 sobre 10, pero lo ha hecho en la misma medida que los demás países, por lo que mantiene el mismo puesto en el listado europeo: el segundo mejor valorado, entre Alemania e Italia. Es significativa, según los autores del informe, la caída del Reino Unido, que antes del Brexit estaba por delante de Italia y Francia y ahora se encuentra por detrás de ambo, en el quinto puesto.

Preguntados por su valoración sobre la forma en que los distintos países han afrontado la pandemia, la que sale mejor parada es Alemania, con una nota de 6,5, pero todos aprueban, salvo EE UU con un 4,2. España saca un 5,9, pero en esta valoración se excluye a los nacionales de cada país; es decir, los españoles no opinan sobre España. Cuando se pregunta solo a los españoles, la valoración cae hasta el suspenso raspado: 4,8.

A la hora de buscar alianzas internacionales, Alemania es el preferido por la mayoría de sus socios europeos (Francia, Italia, Holanda y España). Sin embargo, España no queda en mala posición: es el preferido por los portugueses; el segundo de franceses e italianos; y el tercero de los alemanes, tras Francia y Austria.

Los ciudadanos del sur de Europa parecen percibir sus intereses comunes y apoyan las alianzas entre socios mediterráneos. También muestran prioridades similares en política exterior. Para los españoles, los objetivos son, por este orden, la lucha contra el cambio climático (36%), la ayuda al desarrollo (34%) y evitar la llegada de inmigrantes irregulares (28%). “Dada la conexión que la opinión pública española realiza entre ayuda al desarrollo y contención de la inmigración irregular, es plausible que este aumento del interés por la primera tenga relación con el alto número de llegadas de inmigrantes irregulares a Canarias en el momento en que se hicieron las encuestas”, aventuran los autores del estudio.

La mayoría de los encuestados considera prioritario que la UE consiga mayor autonomía frente a las grandes empresas digitales, todas de EE UU; por encima de la autonomía en materia de defensa o la comercial.

No obstante, la mayoría prefiere las inversiones procedentes de EE UU sobre las de cualquier otro país; mientras que rechaza, más que cualquier otra, la inversión china. Cuando se pregunta a los encuestados cuál es actualmente la primera potencia mundial, el 49% contesta que China; por solo un 37% que cita a EE UU. A diez años vista, quienes señalan a China llegan al 61%. Se trata de un horizonte poco deseable para los encuestados pues, a la hora de valorar a los distintos países, China es el peor valorado, con 3,9 sobre 10.

Ante la disyuntiva de con cuál de las dos superpotencias alinearse, el 47% está a favor de hacerlo con EE UU y el 42% apuesta por no apoyar a ninguna de las dos. Solo un 11% apuesta por China. En España las preferencias se invierten: un 40% apoya a EE UU y un 47% el no alineamiento. “Este alto porcentaje de los que consideran que su país debe perseguir sus propios objetivos de forma independiente de EE UU, pese a que es el aliado político y económico preferido, indica una fuerte base social y de opinión a favor de una autonomía europea en el escenario de competencia entre las dos potencias en conflicto”, concluye el informe.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50