Instituto Elcano

España empieza a quererse un poco más

La percepción interna del país supera la imagen exterior por primera vez desde 2009, según el Instituto Elcano

Una bandera española en la Plaza de Colón, en Madrid.
Una bandera española en la Plaza de Colón, en Madrid.Daniel Gonzalez / GTRES

Los mayores recelos hacia los españoles se suelen localizar en España. Esa máxima, un lamento constante de los ministros de Exteriores, empieza a cambiar tímidamente. Por primera vez en más de 10 años, los ciudadanos tienen una percepción de su país levemente superior a la que prevalece en el exterior. Es una de las principales conclusiones del último estudio sobre reputación del Real Instituto Elcano, divulgado este jueves. Ese modesto repunte de la autoestima ocurre en un momento peculiar, en medio de una pandemia que arroja indicadores más adversos en España que en otros territorios del entorno europeo.

Aunque el mundo ha cambiado mucho en los últimos meses por el coronavirus, las impresiones internas y externas sobre España apenas se han alterado. Así lo certifica al menos el estudio de Elcano, uno de los principales laboratorios de ideas del país, que ha entrevistado a 30.000 personas en diferentes Estados (todos los del antiguo G-8 —los países con mayor potencia económica del mundo—, varios europeos, latinoamericanos y asiáticos, así como Marruecos y España). El trabajo de campo se realizó entre marzo y abril, los primeros meses del estado de alarma, por lo que no recoge aún los efectos a medio plazo de la incidencia del coronavirus.

“Por primera vez la autoestima se sitúa por encima de la valoración externa de España. Es poco, apenas unas décimas, pero apunta a una tendencia que ya se detectaba en el barómetro de abril”, explicó ayer Carmen González Enríquez, experta en imagen de España de Elcano, en una intervención telemática. Los españoles otorgan a su país una puntuación de 76,5 puntos sobre 100, frente a los 75,9 registrados entre los países más ricos y los 69,2 de Latinoamérica. Es la mayor distancia desde 2009, cuando la crisis financiera mundial desatada el año anterior aún no había calado en España.

La mejoría de autoestima se ha logrado sin una caída destacable de la reputación exterior, aunque España desciende un puesto (del 12º al 13º) en la lista de países mejor considerados. El motivo es la mejora de Austria, que se sitúa ahora por delante. Los países con mejores credenciales exteriores son Suiza, Noruega y Finlandia. Por detrás de España están, según este estudio, Italia, Reino Unido, Alemania y Francia.

Los territorios que tienen mejor percepción de España son, por este orden, Reino Unido, Rusia, Italia y Alemania, una clasificación en general muy influida por el turismo. Los que peor perciben al país son Marruecos, Colombia, China y Corea.

Pese a que la pérdida de reputación exterior mantiene en guardia a las autoridades —con episodios como la crisis económica iniciada en 2010, el independentismo catalán y, más recientemente, los efectos de la pandemia— el indicador de Elcano arroja una situación de relativa estabilidad. “La imagen de los países suele estar bastante blindada frente a la coyuntura. Tiene que ver más con la historia que con el presente. Lo que sí cambia más es la imagen interna”, argumentó Emilio Lamo de Espinosa, presidente del instituto. Más allá del sentir de los ciudadanos reflejado en esta encuesta, los diferentes Gobiernos sí han detectado en los últimos años un deterioro de la imagen del país en instituciones y sectores concretos de países del entorno europeo, principalmente a raíz de la confrontación con el independentismo catalán. El intento de mitigar esa erosión de la llamada marca España empujó al primer Ejecutivo de Pedro Sánchez a crear España Global, un proyecto con rango de Secretaría de Estado dentro del Ministerio de Exteriores para reforzar la imagen que se proyecta.

Deterioro en turismo

El último desafío en esta percepción exterior es la gestión de la pandemia. El elevado repunte de los contagios durante el verano ha situado al país entre los que más restricciones fronterizas padecen en el vecindario europeo. Aunque la encuesta solo recoge los dos primeros meses de pandemia, las reticencias hacia los viajes a España, más acentuadas que hacia otros países, ya se atisban. El país empeora su situación como destino turístico. Entre las recomendaciones de visita figura incluso por detrás de otros también muy afectados por el coronavirus como Italia y Reino Unido.

A pesar de que los indicadores resultan en general favorables, hay un elemento que sigue lastrando la percepción interna —y en menor medida externa— del país. Elcano lo conceptualiza como ética y transparencia y alude en buena medida a la calidad democrática de la política y las instituciones. Frente a las altas puntuaciones que otorgan los españoles a aspectos como el entorno natural del país, el ocio y el estilo de vida (todos rondan los 90 puntos sobre 100), el apartado de ética se sitúa a la cola, con 46 puntos. “La corrupción ha jugado un papel clave en la autoestima de los españoles”, argumenta González Enríquez. Esa idea de la política como problema para la sociedad se percibe también de manera creciente en las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Preguntada sobre si la salida de España del rey emérito puede haber minado también la imagen exterior del país, la investigadora de Elcano eludió pronunciarse por falta de evidencias (el trabajo se realizó mucho antes de este episodio). “Lo sabremos más adelante”, vaticinó González Enríquez.

Más información

Lo más visto en...

Top 50