El vicealcalde de Murcia asegura sufrir acoso tras denunciar corrupción en sus socios de gobierno

Mario Gómez afirma que comenzó a recibir amenazas anónimas, que denunció a la Policía, tras haber entregado expedientes del Ayuntamiento a la UDEF

El concejal de Fomento de Murcia y vicealcalde, Mario Gómez, en una imagen de enero.
El concejal de Fomento de Murcia y vicealcalde, Mario Gómez, en una imagen de enero.Europa Press

El pacto entre PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Murcia pasa por uno de sus momentos más tensos desde que se formó la coalición en junio de 2019. Este viernes se conoció que Mario Gómez, primer teniente de alcalde de Murcia y concejal de Fomento por Ciudadanos, denunció en octubre de 2020 que sufría acoso por su labor contra la corrupción en el Gobierno municipal de la ciudad.

Gómez preside tanto la Mesa de Contratación del Ayuntamiento de Murcia como la Comisión de Vigilancia de la Contratación, puestos que ocupa desde junio de 2019. Gómez explicó este viernes a EL PAÍS que al asumir las responsabilidades de contratación empezó a percatarse de que “había un número muy elevado de contratos menores que no se ajustaban a la ejecución correcta”. Además, detectó irregularidades al pedir presupuestos.

Tras tomar decisiones al respecto, asegura que empezó a recibir amenazas anónimas. Al denunciar el acoso ante la Policía Nacional y afirmar que detrás podía estar su labor contra la corrupción en los contratos municipales, la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía (UDEF) le pidió que aportase pruebas. Gómez entregó más de tres gigas de expedientes del Ayuntamiento y contratos que consideraba sospechosos de ser irregulares.

A raíz de esa documentación, el Grupo de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional, adscrito a la UDEF, solicitó al Ayuntamiento que entregue los contratos de las concejalías de Cultura, Contratación, Descentralización y Turismo, cuya adjudicación está siendo investigada por la Fiscalía de la Región de Murcia. Respecto a la investigación, la concejala por el PP y portavoz del Gobierno local, Rebeca Pérez, dice que “los concejales dieron debida cuenta de esos expedientes que se ponían en cuestión” con “la máxima transparencia y disposición”, y sostiene que los expedientes “disponen de todos los informes positivos y favorables de los distintos servicios técnicos municipales”.

No obstante, la noticia de la denuncia de Gómez ha salido a la luz tras conocerse que el PP de la Región de Murcia se querellará contra él por revelación de secretos e infidelidad en la custodia de documentos. Al conocerse la denuncia de Gómez, Rebeca Pérez dijo haber recibido la noticia “con máximo estupor” y que había sido “una sorpresa mayúscula”. Este viernes, después de la reunión del Consejo de Gobierno, Pérez aseguraba que el pacto de gobierno en el Ayuntamiento murciano “no corre peligro” y que “las relaciones con Ciudadanos son buenas”.

En junio de 2019, PP y Ciudadanos llegaron a un acuerdo de gobierno gracias al cual los populares pudieron renovar la alcaldía de Murcia, con José Ballesta a la cabeza. La negociación no fue fácil, precisamente por las exigencias de Ciudadanos, que pidió que se abrieran comisiones de investigación sobre la externalización del Museo Ramón Gaya y sobre las contratas municipales, como los servicios de recogida de basura y de mantenimiento de jardines. Finalmente, en febrero de 2020 se creó la Comisión de Vigilancia de la Contratación, presidida por Gómez

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS