Caso Bárcenas

El inicio del juicio de la caja b recrudece la batalla entre Bárcenas y el PP

El tribunal estudia suspender las declaraciones de los cinco acusados hasta la recuperación de uno de ellos, enfermo de coronavirus

Luis Bárcenas, extesorero del PP, durante la primera sesión del juicio, celebrada este lunes en la Audiencia Nacional
Luis Bárcenas, extesorero del PP, durante la primera sesión del juicio, celebrada este lunes en la Audiencia NacionalJuan Carlos Hidalgo / Pool

La batalla entre el PP y Luis Bárcenas se ha recrudecido con el inicio del juicio sobre la caja b, que ha comenzado este lunes en la Audiencia Nacional. Tras la reciente confesión del extesorero popular, que ha infligido un duro golpe al partido en plena campaña electoral en Cataluña con el envío de un escrito a la Fiscalía Anticorrupción, ambas partes han empezado a mostrar sus armas en la primera sesión de la vista oral. El abogado de Bárcenas, que insiste en que la cúpula de la formación conservadora estaba al tanto de la contabilidad paralela, ha llegado a plantear la posibilidad de celebrar un careo entre su cliente y el expresidente Mariano Rajoy. El letrado del partido, por su parte, lo ha acusado de contribuir al “circo mediático” y de “lesionar” el honor del PP.

Las estrategias de Bárcenas y del PP han echado a andar nada más comenzar el juicio, donde el partido liderado por Pablo Casado se encuentra acusado como responsable civil subsidiario: la Abogacía del Estado le reclama más de un millón de euros. Ninguna de las dos defensas quiere perder ni un minuto y ya, durante la primera jornada dedicada a la fase de cuestiones previas, se han enzarzado en un intercambio de hostilidades. El extesorero ha decidido continuar con la ofensiva que emprendió en el escrito enviado a la Fiscalía Anticorrupción el 26 de enero, donde confesaba que la formación se financió ilegalmente entre 1982 y 2009. Por su parte, los populares, sabedores de la dimensión mediática y política de la causa, tratan de restar cualquier “credibilidad” a la versión de su viejo responsable de cuentas.

Jesús Santos, abogado del PP, dejó muy claras sus intenciones en su turno de palabra. Según incidió, cualquier testimonio de Bárcenas carece de valor. “19 órganos judiciales se han pronunciado en estos años sobre las declaraciones de Bárcenas y ninguno le ha dado la más mínima credibilidad y verosimilitud”, afirmó el letrado, en referencia a resoluciones como la dictada tras el juicio por la destrucción de los discos duros del extesorero, que acabó con la absolución del partido. Aun así, la sentencia firme del Tribunal Supremo sobre la pieza principal del caso Gürtel, conocida como Época I, ya concluyó que hay una “prueba de cargo válida y suficiente” para concluir “la existencia de una caja b”.

Minimizar daños

El representante del PP, que busca minimizar daños, también pidió al tribunal que delimite los hechos sobre los que versará el juicio. Insistió en que el abogado de Bárcenas quiere “contribuir” al “circo mediático” que “persiguen las acusaciones populares”. Estas atribuyen a los procesados más delitos que los imputados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado: entre otros, delitos electorales, de asociación ilícita y organización criminal. Y por ello la defensa del PP quiere que toda esa parte se quede fuera del debate de la vista oral, aunque serán los magistrados quienes lo decidan en los próximos días.

La respuesta de los populares llegó, además, después de que el letrado del extesorero, Gustavo Galán, enseñara sus primeras cartas. Bárcenas ha decidido subir la apuesta y, a través de su defensa, planteó este lunes la posibilidad de celebrar un careo con Mariano Rajoy si se producen contradicciones entre los testimonios de ambos. Una circunstancia bastante posible, pues el expresidente del Gobierno ya negó en el juicio de Época I cualquier conocimiento sobre la contabilidad paralela. Bárcenas le atribuye, en cambio, el haber llegado a destruir documentación sobre ella.

El PP observa con temor la posibilidad de que se celebre este cara a cara, que ya se rechazó en el juicio de Época I tras solicitarlo una de las acusaciones populares. “Este careo quiere contribuir más al circo mediático”, destacó este lunes Jesús Santos, que aprovechó la ocasión para arremeter también contra la larga lista de testigos citados para esta vista y que incluye a numerosos exdirigentes de la formación. Entre otros, dos expresidentes del Gobierno, José María Aznar y Mariano Rajoy, y cuatro ex secretarios generales del PP. “Solo se pretende el desgaste y escarnio del adversario político”, cargó el abogado.

Sin embargo, Bárcenas no está dispuesto a aflojar. Se siente “traicionado”, repite su letrado, que destacó que el extesorero tenía una “ingente documentación —papeles, grabaciones, pendrives—” que implicaba a la antigua cúpula del PP y que “se había reservado para hacerla valer en el momento procesal oportuno”. Pero, añadió, esta le fue arrebatada durante la Operación Kitchen, la trama policial urdida en el Ministerio del Interior para espiarlo. Por ello, propuso este lunes que también declaren como testigos varios periodistas que habrían escuchado una grabación de Álvaro Lapuerta, predecesor de Bárcenas en el cargo, donde reconocía la caja b.

Sesiones previstas esta semana

La vista oral continuará este martes con la respuesta de las acusaciones populares a las cuestiones previas planteadas por las defensas y la Fiscalía. Una vez escuchadas todas las partes, el tribunal se pronunciará. También estudia si suspende las declaraciones de los cinco acusados, previstas para el miércoles, después de que uno de ellos (Cristóbal Páez, exgerente del PP) haya sido aislado por coronavirus. Una de las posibilidades que se han puesto sobre la mesa es retrasar estos interrogatorios hasta el próximo lunes. O hasta que Páez se recupere. Para entonces, además, ya se habrían celebrado las elecciones catalanas del próximo domingo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50