Sánchez e Illa piden concentrar en el PSC el voto contrario a la independencia

El exministro de Sanidad promete que, a diferencia de Arrimadas en 2017, se presentará a la investidura si gana las elecciones

Salvador Illa y Pedro Sánchez, en el acto de campaña en Salou (Tarragona). En vídeo, Sánchez ve a la derecha disputando unas primarias y a Bárcenas "en campaña".Foto: PSC | EP

Ciudadanos ganó las elecciones de 2017 acaparando el voto crítico con el procés. Los más de 160.000 votos de ventaja de la candidatura de Inés Arrimadas sobre Junts, que superó a ERC en 12.000 votos, fueron una respuesta transversal de los votantes contrarios a la independencia. El chasco llegó de inmediato, cuando Inés Arrimadas declinó presentarse a la investidura en un Parlament en el que las formaciones secesionistas sumaban mayoría absoluta. Cuatro años después, Salvador Illa anima a aglutinar en el PSC a todos los electores contrarios a la independencia; a los críticos con la gestión de la pandemia, y a los votantes preocupados por la crisis económica, social y también institucional tras la inhabilitación en septiembre como president de Quim Torra. Con una diferencia sustancial respecto a la líder de Ciudadanos: el exministro de Sanidad se compromete a presentarse a la investidura si el 14-F es el más votado.

“Hay que votar, hay que llenar las urnas de votos de ilusión, por encima de ideologías y de partidismos, concentrando el voto”, ha afirmado en un acto en Salou (Tarragona) junto a Pedro Sánchez y Miquel Iceta. “Sé que mucho de este voto es voto prestado, es un voto de confianza, pero lo vamos a saber administrar. Os prometo que este voto esta vez sí va a tener utilidad. Servirá para cambiar cosas. Si ganamos las cosas me presentaré a la investidura. Yo no me voy. Vengo para quedarme”, ha apostillado Illa. Al candidato del PSC no le ha hecho falta mencionar a Arrimadas, diana de sus dardos: en 2019 renunció a su acta en el Parlament para engrosar las listas de Ciudadanos a las elecciones generales. Desde entonces es diputada en el Congreso.

“El 14 de febrero todos a votar a Illa, os pedimos una respuesta desde todas las esquinas del tablero político”, ha instado el presidente del Gobierno en un mitin telemático y con solo una veintena de cuadros socialistas presentes. En picado en todas las encuestas, Ciudadanos ha llegado a proponer un Ejecutivo de coalición con el PSC al tiempo que su candidato, Carlos Carrizosa, acusa al partido hermano del PSOE de ser un partido nacionalista.

Pero el caladero de descontentos de Cs no es el único objetivo de los socialistas, que se presentan en la campaña como “los únicos” que pueden garantizar un cambio “tras la década perdida” del procés. El voto independentista moderado de izquierdas también está en disputa: uno de cada diez encuestados en el último sondeo del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat, el CIS catalán, dudaba entre ERC y otro partido. Por esa razón Sánchez ha pedido “la máxima movilización de la izquierda, de los votantes progresistas”, para que “se concentren” en la papeleta de Illa. En unos comicios marcados por la incertidumbre y la elevada volatilidad del voto, los comunes, la marca de Unidas Podemos, también podrían nutrir los apoyos al cabeza de cartel del PSC.

“Solo hay un candidato que aporta soluciones y del que se sabe su equipo y su proyecto. Los demás dan vueltas y vueltas al pasado, siguen en esa noria de reproches y decadencia. Pero todos están en contra de Illa. En contra del futuro y de las soluciones”, ha dicho el presidente. Sánchez se ha volcado en el ecuador de la campaña con tres actos: este sábado por la tarde acompaña al candidato del PSC en Lleida y el domingo repetirán en Girona, las dos provincias donde el independentismo está más arraigado.

Sánchez ha destacado el voto por correo, disparado en plena tercera ola de la covid. “Animemos a todos a votar. Ayer se acabó el plazo para ejercer el voto por correo, se ha incrementado más de un 350% respecto a 2017. Habla del compromiso de la responsabilidad de la sociedad catalana, de una mayoría que se une para impulsar un cambio en Cataluña. Lo quiere la mayoría, vote lo que vote y venga de donde venga”, ha reiterado la llamada al voto útil. Unas palabras calcadas a las que previamente ha pronunciado Illa: “Querer a Cataluña es querer a su gente, venga de donde venga, hable como hable y piense como piense. Querer a Cataluña es no dividir a la sociedad en bloques, es no cavar trincheras. Querer a Cataluña es hacer que los catalanes se reencuentren, entre ellos, y con el resto de España y de Europa”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

”Los catalanes no merecen tener un Govern que divide entre buenos y malos catalanes, merecen un Govern estable, que trabaje por toda Cataluña”, ha incidido el aspirante del PSC. En esa apelación constante a cerrar las heridas del pasado, sin hacer distinciones, Miquel Iceta ha reivindicado a Illa como el candidato con los mejores recursos. “Teníamos un candidato, pero Cataluña necesita un presidente, y es lo que decidió el Consell Nacional del PSC”, ha dicho el ministro de Política Territorial y primer secretario del PSC, que hasta el anuncio por sorpresa del 30 de diciembre de la candidatura de Illa iba a ser el candidato. “Estamos en un momento que necesitamos sentido común, y eso es algo que Salvador concentra a toneladas”, ha remachado.




Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS