El PSOE evita por ahora llamar a Rajoy y otros políticos a la comisión Kitchen y cita solo a policías

Podemos presenta una lista, que no será aceptada por los socialistas, en la que llamaría incluso al exdirector del CNI

El exministro del Interior, Jorge Fernández, junto al expresidente, Mariano Rajoy.
El exministro del Interior, Jorge Fernández, junto al expresidente, Mariano Rajoy.Europa Press

Ni el expresidente Mariano Rajoy, ni el líder del PP actual, Pablo Casado, ni la ex secretaria general popular, Dolores de Cospedal, ni el comisario jubilado José Manuel Villarejo ni el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán. La comisión parlamentaria de investigación del caso Kitchen, sobre las presuntas actividades irregulares de la actividad de las cloacas en el Ministerio del Interior bajo mandato del PP, empezará a trabajar en enero, pero no citará a políticos. Comenzará con cargos policiales. Esa es la intención del PSOE, que no comparte, sin embargo, su socio de Unidas Podemos.

El martes pasado se constituyó en el Congreso la Mesa que dirigirá los trabajos de la comisión de investigación de la Operación Kitchen, sobre actuaciones irregulares en el Ministerio del Interior en distintos Gobiernos del PP relacionadas con la trama de corrupción del caso Gürtel. Esa jornada apenas quedó conformada la mesa, que tendrá una mayoría de tres componentes del PSOE y Unidas Podemos frente a dos del PP, y quedó pendiente de volver a reunirse ya en enero para presentar un plan de funcionamiento, un calendario y una lista de comparecientes. Pero el PSOE y Unidas Podemos, que en el Congreso hablan a diario, contactaron inmediatamente para cuadrar una propuesta conjunta de personas a llamar para esclarecer las supuestas irregularidades.

Desde Unidas Podemos enviaron de forma inmediata al PSOE una lista de comparecientes que, en su opinión, deberían pasar por la comisión, encabezada por el expresidente Mariano Rajoy —que supuestamente se benefició de las maniobras policiales para ocultar pruebas contra él— y el exministro del Interior, su amigo de muchos años Jorge Fernández Díaz, jefe del departamento que espió ilegalmente al extesorero Luis Bárcenas.

El grupo de Pablo Iglesias también propone llamar a los exsecretarios de Estado de Seguridad y, dentro del PP, a Pablo Casado, a Dolores de Cospedal y el marido de esta, Ignacio López del Hierro, al exdirector de la Policía Ignacio Cosidó, a un amplio catálogo de cargos policiales y, como novedad de última hora, también al exdirector durante lustros del Centro Nacional de Inteligencia, el general Félix Sanz Roldán, que trabajó para gabinetes del PSOE y el PP.

En el grupo parlamentario socialista estudiaron este miércoles esas peticiones y concluyeron que la mayoría son ahora inviables. Dirigentes socialistas y de Unidas Podemos entablaron contactos discretos y comprobaron que no tienen la misma visión de cuáles deben ser las prioridades, al menos al inicio, de esa comisión.

El PSOE no acordará una lista conjunta de comparecientes a la comisión Kitchen con Unidas Podemos, según fuentes de su dirección. Es más, no tiene pensado presentar de partida una lista propia. Querría acudir a las primeras sesiones y que fuera en el seno de la comisión donde se consensuara cuáles son las personalidades y comparecientes más apropiados para aportar luz sobre el funcionamiento del Ministerio del Interior esos años.

Sin programa cerrado

El PSOE, por tanto, no quiere que acudan en un primer momento, que podría alargarse a todo el mes de enero, ni Rajoy, ni Casado, ni Cospedal, ni Villarejo, ni Sanz Roldán. Los socialistas optarán por pactar con los demás grupos que en las primeras sesiones se presenten los cargos y directores policiales operativos que recibían las órdenes, para que expliquen qué políticos les daban las instrucciones y para qué.

Sobre la petición de Unidas Podemos de llamar al exdirector del CNI, en el PSOE sostienen que ahora no es oportuna y que, si en su momento se constata que tiene sentido, tendría que acudir, en todo caso, a la comisión de Secretos Oficiales, como hacía cuando estaba en el cargo y como hace ahora su sustituta, Paz Esteban, y no a la comisión Kitchen. La comisión de Secretos Oficiales no es pública y los asuntos allí discutidos son reservados.

Lo que sí han pactado socialistas y Unidas Podemos, y que podría concitar consenso con más partidos, es que la comisión empiece en enero con una serie de peticiones de documentos y comparecientes, pero sin un programa cerrado. Con la idea de que, si durante ese mes los cargos policiales que declaren implican a políticos, exista la posibilidad de añadir a nuevos comparecientes.

El PP ya ha avanzado que espera una comisión de contraataque a la oposición por parte de los dos partidos del Ejecutivo y se reserva así la opción de citar por su parte a personalidades como la actual fiscal general del Estado y exministra, Dolores Delgado, y otros responsables del PSOE que hayan tenido conocimiento en el pasado del uso de fondos reservados en Interior.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción