EL FINAL DE ETA

Sortu descalifica la huelga de hambre del preso de ETA Iñaki Bilbao

El partido heredero de Herri Batasuna critica por vez primera de forma pública que su protesta “nada tiene que ver con la estrategia” de la izquierda abertzale

EFE

Sortu, el principal partido de la coalición EH BIldu y heredero de Herri Batasuna, no comulga con la huelga de hambre que ha llevado al hospital al etarra Iñaki Bilbao. En un comunicado sin precedentes, considera que la movilización de Iñaki Bilbao Goikoetxea, alias Basur y Txikito, condenado a un total de 68 años de cárcel por varios delitos, entre ellos el asesinato en 2002 del concejal socialista de Orio (Vizcaya) Juan Priede, “no tiene sentido”. Primero critica la política penitenciaria del Gobierno español, pero a partir de ahí resalta que la protesta de Bilbao, no tiene “nada que ver con la estrategia que actualmente sigue la izquierda abertzale tanto para la liberación nacional y social de Euskal Herria”. Bilbao es uno de los presos considerados duros que no comulgó ni con el fin de la banda ni con la apuesta por las vías pacíficas de la izquierda abertzale.

La división entre los seguidores de Otegi, que lidera la coalición EH Bildu, y ATA (Amnistía y Libertad en sus siglas en euskera), la facción crítica que nació de Sortu tras el final de la banda y el giro hacia planteamientos políticos y no violentos, no es nueva. Algunos de los ataques a los partidos políticos y a dirigentes, como los sufridos por la socialista Idoia Mendia o la última en Amurrio, contra la tienda de la familia de Santiago Abascal, proceden más del entorno de ATA que de la coalición independentista que los ha censurado con claridad. En Euskadi se produjeron numerosos ataques a sedes de partidos el pasado mes de mayo, durante la huelga de hambre protagonizada por otro duro, el preso Patxi Ruiz.

Sortu defiende en el comunicado que la política penitenciaria del Estado español genera “situaciones e iniciativas desesperadas e incluso la muerte”, pero después dice que la protesta de Bilbao “no tiene ningún sentido ni recorrido en la medida en que carece de interpelaciones o peticiones" con posibilidades reales de ser materializadas.

Iñaki Bilbao abandonó hace años los colectivos oficiales de presos y exiliados políticos, y la militancia en la izquierda abertzale. El pasado 9 de septiembre inició una huelga de hambre después de que agentes de Ertzaintza acudieran al Centro Penitenciario de Puerto III, donde está recluido, a requisarle por orden judicial objetos de su celda para obtener de ellos una muestra de ADN ante la sospecha de su participación en un atentado aún no resuelto. Tras concluir la diligencia policial, el interno anunció que iniciaba la protesta.

La protesta de Iñaki Bilbao se produjo cuatro meses después de que Patxi Ruiz, otro de los presos que defiende la vuelta a las armas, protagonizara una protesta similar durante cerca de 30 días en la Cárcel de Murcia II. El pasado 18 de mayo, un grupo de violentos mancharon con pintura roja la casa de la líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia y dejaron carteles acusándola de “asesina”. En el marco de esas movilizaciones, también hubo pintadas en varias sedes del PNV y el PSE en el País Vasco, además de una manifestación en Bilbao de más de 300 personas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50