ERC asume el mando del Govern bajo el marcaje de Junts y de Torra

Los socios del Ejecutivo catalán tienen un acuerdo para abordar la gestión en el tiempo de interinidad hasta las elecciones

Quim Torra y Pere Aragonès, el pasado lunes en el Palau de la Generalitat.
Quim Torra y Pere Aragonès, el pasado lunes en el Palau de la Generalitat.Marta Pérez / EFE

El líder de ERC Pere Aragonès se prepara para asumir de manera interina la presidencia de la Generalitat, un trámite aún pendiente porque el Gobierno y los servicios jurídicos del Govern difieren sobre la necesidad de publicar el cese de Quim Torra en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Los socios del Ejecutivo catalán, Junts y ERC, tienen un acuerdo para abordar la gestión en el tiempo de interinidad hasta las elecciones, que en la práctica supone el marcaje del partido de Carles Puigdemont a las acciones de Aragonès. Torra intentó este martes de nuevo torpedear la mesa de diálogo con el Gobierno, la gran apuesta de ERC.

El también coordinador de ERC y seguramente candidato en las próximas elecciones catalanas (que muy posiblemente se celebrarán el próximo 7 de febrero) optó este martes por desaparecer de los focos, un día después de que el Tribunal Supremo confirmase la inhabilitación de Torra por desobediencia. Los republicanos se aferran a los informes de los letrados tanto del Parlament como de la Generalitat que pautan los pasos para formalizar su nueva condición de presidente interino. Aragonès quiere evitar cualquier movimiento que sea interpretado desde Junts y el resto del independentismo como una “usurpación” de funciones.

La desconfianza ha marcado las relaciones de los dos socios y ahora, ante la ausencia de un president con plenas competencias, va a ser difícil que los recelos se dejen de lado. Mucho más cuando sobre la mesa está la gran exposición pública a la que tendrá acceso Aragonès. Junts per Catalunya, además, aún no tiene candidato. Ambos partidos, más allá de los informes jurídicos, pactaron una política de “silla vacía” para “visibilizar la represión”. El presidente suplente no se sentará, por ejemplo, en el asiento que ocupaba su antecesor en la mesa donde se celebra cada martes la reunión semanal del Govern ni tampoco usará su despacho.

El documento del acuerdo, de dos páginas, recoge que las decisiones “extraordinarias” del Ejecutivo interino serán tomadas por “consenso” y discutidas por un órgano paritario permanente compuesto por tres miembros de ERC (con Aragonès a la cabeza) y tres de Junts. Se refuerzan las atribuciones que ya tienen los consejeros para evitar tensiones.

El texto se compromete a respetar los términos de las convocatorias de elecciones fijado por las leyes y a encargar a Protección Civil un plan para los comicios, con el fin de garantizar la salud de los ciudadanos y que nadie vea restringido su derecho al voto. Sergi Sabrià, portavoz de ERC en el Parlament, puso este martes sobre la mesa la posibilidad de que los comicios sean el 7-F, no por decisión política sino por simple “matemática”. Es decir, que se cumplan los plazos establecidos legalmente.

Dentro del compromiso de “visibilizar la represión” se enmarca el pleno extraordinario sobre la inhabilitación que se celebra esta tarde en el Parlament y que fue solicitado conjuntamente por Junts y ERC. Torra volverá como invitado a la Cámara y la idea de los dos socios del Govern es que se valore la sentencia, las consecuencias que comporta y la posición al respecto de los diferentes grupos.

El Gobierno y el Ejecutivo catalán chocaron este martes por cuenta de la publicación en el BOE y el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) del cese de Torra como president, firmado por el Rey. La Generalitat envió una comunicación al Gobierno en la que reclama conocer la previsión de publicación del cese. Sin embargo, fuentes tanto de la Abogacía del Estado como de la Vicepresidencia del Gobierno alegaron que no es necesaria esa publicación, en contra del criterio defendido por los letrados del Parlament y del Gabinete Jurídico del Govern en sendos informes.

El Govern está a la espera de esa publicación para reunirse en sesión extraordinaria y aprobar el decreto de nombramiento de Aragonès. A la espera de ese trámite, a las 15 horas de hoy se celebrará un pleno extraordinario de despedida de Torra, que intervendrá al inicio de la sesión. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, anunció que su grupo no asistirá a la sesión. El líder socialista considera que ese pleno “es un paso más en esta línea de degradación institucional” que se ha vivido en Cataluña, Ciudadanos, el grupo mayoritario de la Cámara, sí que acudirá, según anunció su líder jefe de la oposición en la Cámara autonómica, Carlos Carrizosa. “Acudiremos para defender, una vez más, la dignidad de todos los catalanes”, dijo el que también será candidato de Ciudadanos en las próximas elecciones.

Confirmada su inhabilitación, Torra se mantuvo este martes en la escena pública y aprovechó una visita a los dirigentes presos en la cárcel de Lledoners para cargar contra las condiciones de la mesa de diálogo con el Gobierno. “Pese a todo lo que nos pasa, estamos en esta mesa de negociación, pero para hablar de autodeterminación y amnistía. Queremos verlo por escrito. Ya basta de fotos y reuniones inútiles en que se quiere escenificar un presunto diálogo”, dijo .

Diálogo parado

La inhabilitación de Torra ha tenido como efecto suspender momentáneamente los contactos del Gobierno tanto con el Ejecutivo catalán como con ERC. Interlocutores de ambas partes coinciden en que ahora mismo no se dan las condiciones para abordar ninguna negociación. El Gobierno asume que por un tiempo indeterminado queda en suspenso el diálogo con los republicanos sobre los Presupuestos del Estado, así como la mesa de diálogo con la Generalitat. Pero fuentes del Ejecutivo de Sánchez confían en que esta situación no será definitiva. Las mismas fuentes mantienen que el Gobierno presentará las cuentas “dentro de unas semanas” y si no se aprueban en enero tan solo se tratará de una “prórroga técnica”, apuntó este martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. La también portavoz del Ejecutivo insistió en que quiere buscar el apoyo de los socios de la investidura de Sánchez, pero también de “todos los demás”.


Más información

Lo más visto en...

Top 50