Franquismo

El Congreso insta al Gobierno a retirar todas las condecoraciones de Franco

El hijo de Adolfo Suárez vuelve a desmarcarse del PP y vota con Vox contra la proposición respaldada por los demás partidos

Adolfo Suárez Illana entrando en el hemiciclo del Congreso de los Diputados.
Adolfo Suárez Illana entrando en el hemiciclo del Congreso de los Diputados.Pool Efe / GTRES

La comisión Constitucional del Congreso ha aprobado este miércoles por amplia mayoría, 21 votos a favor frente a seis en contra y ocho abstenciones, instar al Gobierno a retirar todas las condecoraciones dadas o autoconcedidas al dictador Francisco Franco, en línea con lo estipulado ya en el recientemente impulsado anteproyecto de ley de Memoria Democrática en el Consejo de Ministros. Tras un nuevo y largo debate sobre el franquismo en el Congreso, con fuertes críticas de la derecha a las “intenciones revisionistas” del Gobierno, la sorpresa se ha producido en la votación de uno de los diputados del PP, Adolfo Suárez Illana. El hijo del expresidente del Gobierno se ha desmarcado de nuevo de la disciplina de voto de su grupo y ha rechazado la propuesta y se ha alineado con el voto en contra de Vox. La proposición no de ley de ERC ha salido adelante con el apoyo del PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, PNV y EH Bildu.

El planteamiento de ERC, defendido por su portavoz Gabriel Rufián, exige al Gobierno la necesidad de tomar medidas para revocar todos los honores y condecoraciones reconocidos por el Estado español a Francisco Franco y a quienes colaboraron con él en la Guerra Civil y en la dictadura, como por ejemplo Emilio Mola, José Moscardó, Gonzalo Queipo de Llano, Juan Yagüe, José Antonio Primo de Rivera, Onésimo Redondo, Luis Carrero Blanco o Carmen Polo. Y en esa línea se requiere al Ejecutivo actual retirar esos honores y condecoraciones dados con anterioridad a la Constitución española de 1978 a personas por “méritos” obtenidos en aquel golpe de Estado contra la República, en la Guerra Civil, en la posterior dictadura o por su colaboración con ese régimen. En la exposición de motivos se recuerda que Franco se arrogó desde 1948 la potestad de otorgar títulos nobiliarios.

Gabriel Rufián lamentó la carencia de un censo nacional y fiable sobre cuántos honores, condecoraciones y menciones se concedieron a Franco desde todo tipo de administraciones o entidades y reclamó su elaboración. Desde el Gobierno se reconocieron en ese sentido incapaces de facilitar un dato al respecto.

El PSOE y Unidas Podemos han apoyado la propuesta de ERC y han destacado que el anteproyecto de ley de Memoria Democrática que aprobó el Gobierno la semana pasada ya recoge medidas en este sentido. La primera redacción de ese proyecto incluye así en su artículo 41 que "las administraciones públicas adoptarán las medidas oportunas para revisar de oficio o revocar la concesión de reconocimientos, honores y distinciones anteriores a la entrada en vigor de esta ley que resulten manifiestamente incompatibles con los valores democráticos”

La discusión en la comisión constitucional derivó por los derroteros habituales cuando se habla de cualquier asunto ahora relacionado con el franquismo y sirvió de nuevo para retratar a todos los partidos de cara a un próximo debate más amplio sobre la citada ley. Desde la izquierda y los partidos nacionalistas se ensalzó la necesidad de revisar los capítulos del pasado que aún no han sido ni corregidos ni superados y continúan provocando heridas en un sector relevante de la población. Y desde la derecha parlamentaria, que incluye en general a PP, Ciudadanos, UPN y Vox, se acusó al Gobierno de coalición actual de “obsesión” con el revisionismo y de no superar el pasado y utilizarlo para maquillar errores de gestión del presente. En la votación, sin embargo, la derecha se dividió.

Ciudadanos, pese a la dura y crítica intervención de su portavoz, Miguel Gutiérrez, que ha tachado a los defensores del proyecto de “nostálgicos”, ha votado al final a favor. El PP ha optado por la abstención y ha insistido en la idea de que lo que se persigue con este tipo de iniciativas es provocar la división de los españoles ya superada. Pero su diputado Adolfo Suárez Illana, que no ha tomado la palabra en el debate, en la votación se ha decantado por el no como han hecho los parlamentarios de Vox.

El hijo del expresidente Adolfo Suárez ya rompió la disciplina de voto del Grupo Popular en otra votación sobre memoria histórica en junio por otra proposición no de ley en la que se pedía la retirada de condecoraciones a funcionarios franquistas como el policía torturador Antonio González Pacheco, conocido como ‘Billy el Niño’, y lo argumentó en que esas actuaciones iban contra el criterio de olvido y perdón de la transición comandada por su padre. La dirección del Grupo Popular que entonces dirigía Cayetana Álvarez de Toledo no le sancionó.

Lo más visto en...

Top 50