INVESTIDURA DEL LEHENDAKARI

Urkullu, elegido lehendakari por tercera legislatura consecutiva con los votos del PSE

Gobernará con mayoría absoluta y se marca como objetivo recuperar la economía y pactar el nuevo Estatuto sin desbordar la Constitución

Íñigo Urkullu accede al Parlamento unas horas antes de ser investido lehendakari por tercera vez consecutiva. En vídeo, la investidura de Urkullu en el Parlamento Vasco.(FOTO: L. RICO | VÍDEO: EUROPA PRESS)

Íñigo Urkullu, ha sido investido lehendakari en primera votación, por mayoría absoluta en el Parlamento vasco, al sumar a los 30 escaños de su partido, el PNV -faltaba la parlamentaria Irune Berasaluce confinada en su casa-, los diez escaños del PSE-EE. A la candidata de la izquierda abertzale, Maddalen Iriarte solo le han votado los 22 diputados de EH Bildu. Urkullu, que no ha hecho pública la composición de su nuevo gabinete, sí avanzó que la XII legislatura estará marcada por la recuperación económica y social derivadas de la pandemia y por la colaboración, también con el Gobierno de España.

Tras ser elegido, el Parlamento notificará la designación al Rey y el sábado jurará su cargo en la casa de Juntas de Gernika, Bizkaia, junto al árbol que simboliza los derechos históricos del pueblo vasco. El nuevo Gobierno dispondrá de dos vicepresidencias, una de las cuales ocupará la secretaria general del PSE, Idoia Mendia. El PNV tendrá ocho carteras, y el PSE, como esta legislatura, tres. El nuevo gabinete también renovará a la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ya que será elegida como senadora por designación autonómica el próximo 24 de septiembre.

El lehendakari, el primero en 22 años que gobernará con mayoría absoluta en la Cámara de Vitoria, ha lanzado una oferta de “mano tendida” a los partidos de la oposición para evitar que ningún ciudadano se quede atrás, y les ha pedido corresponsabilidad para restablecer el empleo en la comunidad y prepararla para los retos del futuro. Pero también ha ofrecido su apoyo al Gobierno de España en la búsqueda de estabilidad y medidas que ayuden a los ciudadanos a salir de la crisis. Salvo VOX, que se ha negado a colaborar, el resto de las formaciones ha recogido el guante, aunque para sumar apoyos en asuntos diferentes. Mientras el PP está dispuesto a ahondar en temas económicos y Elkarrekin Podemos en temas sociales, la izquierda abertzale se ha mostrado receptiva a profundizar en la soberanía vasca.

Para el lehendakari, sin embargo, el orden de prioridades está claro: “Lo urgente, la prosperidad. Lo importante, las personas. Lo responsable, el planeta, nuestro compromiso con una transición energética y climática justa. Lo pendiente, el autogobierno y la convivencia”.

El programa de Gobierno pactado entre PNV y PSE prevé la presentación de 28 proposiciones de ley, y entre ellas algunas que afectan a servicios públicos esenciales, como la renta mínima, la educación y la sanidad. Leyes que debido a la minoría parlamentaria no pudo sacar en la anterior legislatura. Al final de ese programa de Gobierno los dos partidos han pactado la actualización del autogobierno. Urkullu se ha marcado como un reto sacar adelante el nuevo Estatuto, pero fruto del pacto y por los cauces legales. El documento de 91 páginas concluye con una declaración de intenciones: “Ambas formaciones consideramos que dicha iniciativa debería de ser consensuada y aprobada por la mayoría absoluta del Parlamento vasco, y con posterioridad remitida a las Cortes para su tramitación conforme a los cauces legales establecidos y en su caso, ser sometida a decisión de la ciudadanía para que lo ratifique en referéndum”.

Lo más visto en...

Top 50