Crisis del coronavirus

La UME inicia su particular desescalada con los bomberos sevillanos

El Ejército imparte clases de lucha contra la covid-19 entre un colectivo que en esta provincia ya se anticipó a la pandemia

Miembros de la UME durante la charla de formación a bomberos de Dos Hermanas.
Miembros de la UME durante la charla de formación a bomberos de Dos Hermanas.PACO PUENTES / EL PAIS

Los 32 miembros del parque de bomberos de Dos Hermanas (Sevilla) han recibido esta mañana a primera hora la segunda jornada de formación sobre desinfección de espacios públicos frente a la covid-19 impartida por un equipo de la Unidad Militar de Emergencias (UME), un grupo operativo que en este mes de cuarentena se ha convertido en un experto en las técnicas de prevención y acción frente a la pandemia. La iniciativa de este municipio sevillano es pionera y supone la particular cuenta atrás de este contingente del Ejército para la vuelta a la normalidad en cuanto comience el desconfinamiento progresivo. Los bomberos tomarán progresivamente el relevo en las tareas de desinfección en las grandes localidades de la comunidad, unas labores en la que también han sido precursores sus compañeros dependientes de la Diputación provincial de Sevilla, que supieron adelantarse a las urgencias del coronavirus e hicieron acopio de equipos de protección con semanas de antelación al decreto del estado de alarma y que llevan fumigando de manera casi altruista las residencias y centros asistenciales de los municipios de menos de 20.000 habitantes desde el 14 de marzo.

Joaquín Zozaya, capitán del II Batallón de la UME con base en Morón, ve muy positivo que unidades como las de bomberos se familiaricen con los protocolos contra la covid-19. “Nos descargan de trabajo", sostiene. Acciones formativas como la de esta mañana son importantes para esta entidad de cara a ir preprarando la desescalada progresiva en el estado de alarma. “Nosotros debemos seguir asistiendo en casos de catástrofes naturales y otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado deben asumir también los cometidos contra el coronavirus ”, advierte.

El sargento Manuel Blanco, jefe operativo de bomberos de la Zona 1 del margen derecho del Guadalquivir, acaba de quitarse el traje de protección después de desinfectar un centro de personas sordociegas de Salteras (Sevilla). “Son especialmente vulnerables porque no ven y tienen que tocar para leer por lo que no pueden mantener las distancias de seguridad con sus cuidadores”, advierte. Blanco es el principal impulsor de la unidad de descontaminación del Sistema Provincial de Bomberos, creada ad hoc para proteger a los vecinos del territorio contra el coronavirus. Este bombero, formado en EE UU como especialista en riesgo biológico, nuclear y químico, se percató del peligro que suponía la covid-19 y con bastante antelación al decreto del estado de alarma sugirió la compra de material de protección especializado para los 25 parques que integran su Sistema de Bomberos. “Eran caros y difíciles de encontrar ya entonces, pero en cuanto surgieron los primeros casos en Europa estaba claro que aquí iba a llegar”, explica.

Desde entonces, los casi 400 miembros que forman el cuerpo provincial han fumigado y desinfectado las residencias de ancianos y centros socioasistenciales de los municipios de menos de 20.000 habitantes de Sevilla, priorizando aquellos en las que había contagios. “Al principio elaboré unos protocolos básicos, centrados sobre todo en el vestido y desvestido, porque entramos a los sitios limpios, pero es a la salida cuando podemos estar contaminados y no podemos convertirnos en un vector de transmisión”, cuenta. Ha tenido que formar a sus compañeros para un tipo de rescate muy diferente a los que estaban acostumbrados. "Adquirimos maquinaria especializada en descontaminación y pulverización, con la premisa de que no supusiera un obstáculo para el día a día de los pueblos”, explica.

Su intervención se ha vuelto esencial. El particular retén de desinfección trabaja todos los días de la semana y está compuesto por unos 20 bomberos que añaden horas a sus quehaceres habituales. “No podemos descuidar el resto de nuestra labor”, recalca Blanco que en cuanto salga de Salteras comenzará con su turno reglamentario de 24 horas de guardia. Estas actividades que el cuerpo de bomberos -profesionales y voluntarios- dependiente de la Diputación de Sevilla y de la Mancomunidad de Desarrollo y Fomento del Aljarafe realiza en los municipios de menos de 20.000 habitantes, son las que la UME realiza en las grandes ciudades desde que se decretó el estado de alarma.

Las jornadas de formación de Dos Hermanas son las primeras que la unidad desarrolla en Andalucía. Lo hace de la mano de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias y a través de la Delegación del Gobierno, que ha ofrecido esta iniciativa a todas las localidades y diputaciones de la región. Ayer tocó teoría y hoy, los miembros de la UME han enseñado a los bomberos nazarenos los protocolos de uso de los EPI o cómo trabajar con autobombas y cañones de hipoclorito. “A nivel de práctica, les hemos mostrado cómo se sectoriza un edificio, desde el exterior, la zona de transición y la zona caliente o el procedimiento de traslado de un paciente positivo o que haya fallecido por Covid”, relata Zozaya.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50