La crisis del coronavirus

El Gobierno dejará salir a los niños desde el 27 de abril y hará una desescalada paulatina por zonas

Sánchez confirma que pedirá una prórroga del estado de alarma pero ya se prepara para suavizar medidas

Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa telemática ofrecida este sábado para informar sobre las nuevas medidas ante la actual crisis del coronavirus. EFE | EPV

El Gobierno pedirá una nueva prórroga de dos semanas del estado de alarma, hasta el 9 de mayo, pero empieza muy tímidamente la “desescalada”. La primera medida será dejar salir de casa a los menores (según la propuesta inicial, de hasta 12 años) de forma puntual a partir del 27 de abril, aunque aún no hay muchos detalles de cómo se hará. El presidente, Pedro Sánchez, anunció también que la relajación del confinamiento será paulatina y diferenciada por zonas, no necesariamente por autonomías, en función del grado de contagios.

El Gobierno plantea por primera vez un horizonte de fin del aislamiento, aunque con muchísima cautela y avisando de que podrá dar marcha atrás si los datos indican un repunte. Después de una fortísima presión social, a la que el Gobierno respondía cada día con largas —los niños son los únicos que están completamente confinados hace un mes y no salen de casa, mientras los adultos y hasta las mascotas sí lo hacen— Sánchez confirmó una decisión política avalada por los técnicos. “Mañana trasladaré a los presidentes autonómicos el parecer favorable del Gobierno a aliviar el confinamiento de los más pequeños a partir del 27 de abril. Estas salidas van a estar limitadas y sujetas a condiciones para limitar contagios. Se trata solo de un pequeño alivio”, aseguró el presidente.

Más información

Pero no quiso dar detalles de cómo se hará, solo que su propuesta es que afecte a los menores hasta los 12 años. “Somos muy conscientes de la realidad que viven los niños. Definiremos durante las próximas semanas cuales serán los criterios, las motivaciones, bajo qué criterios de seguridad. La propuesta es a partir del 27 darles la oportunidad de disfrutar un rato al día del aire libre. Tenemos que hacerlo bajo el criterio del asesoramiento del comité científico”, sentenció.

Sánchez explicó que el Gobierno, en un comité de expertos que coordina la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, está preparando una serie de marcadores que señalarán dónde y cómo se puede hacer la desescalada y si está funcionando. “Si en esos marcadores vemos que hay retrocesos en algún territorio revisaremos esas decisiones y reaccionaremos. No solo en términos negativos, también positivos”, señaló.

El mes clave será mayo, según el presidente, y será ahí donde se empezarán a tomar medidas de fondo para aliviar el confinamiento. Pero todo con mucha cautela y con la posibilidad de echar marcha atrás en cualquier momento. El presidente avisó de que este proceso será muy largo —ni siquiera pudo garantizar si podrá haber vacaciones de verano normales en las playas españolas— y avanzó que puede haber errores y marchas atrás.

“En mayo iniciaremos la lenta marcha hacia la normalidad. Levantaremos el confinamiento de forma cautelosa y progresiva. Pero si advertimos el menor riesgo nos detendremos. Reforzaremos todas las medidas de protección en todos los lugares, también en los centros de trabajo”

Pese a esta pequeña ventana para un horizonte de salida, Sánchez recordó que España sigue en confinamiento, uno de los más duros del mundo. Y lo explicó porque los datos aún no son suficientes para abrir la mano más allá de los niños.

“Hemos conseguido lo más difícil, lo más duro. Hemos dejado atrás los momento más extremos con sacrificio, resistencia, moral de victoria. Pero estos logros son insuficientes, frágiles. No podemos ponerlos en riesgo. Tenemos que lograr más avances antes de comenzar la desescalada. Por eso transmitiré a presidentes de las comunidades autónomas la voluntad del Gobierno de extender el estado de alarma durante un nuevo periodo de 15 días”, aseguró Sánchez.

El Gobierno también ha tomado otra decisión importante, que ya tenía ultimada hace unos días el ministerio de Consumo, de Alberto Garzón, a la espera de la autorización de Sanidad. Hoy se publicará una orden para limitar los precios de las mascarillas y material de primera necesidad sanitario como geles y guantes, que se han disparado en las últimas semanas.

En la parte política, Sánchez evitó los reproches, ni siquiera a la Generalitat que ha desconcertado al Gobierno cambiando incluso el método para contar los fallecidos. Además hizo varios llamamientos a la unidad. Sin embargo, el presidente no quiso explicar por qué no levanta el teléfono y llama directamente a Pablo Casado, líder de la oposición, para tratar de bajar la tensión entre ambos. Los dos se reunirán el lunes, pero el acuerdo parece improbable. Sánchez también lanzó un mensaje claro de que la coalición con Unidas Podemos sigue adelante. Cuando le preguntaron sobre la presiones para que rompa con el grupo de Pablo Iglesias, sentenció: “Nadie me lo ha planteado, pero no dejaré que me lo planteen”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50