ABERRI EGUNA

Patriotas vascos, pero cada uno en su balcón

El PNV y la izquierda abertzale celebran divididos el Aberri Eguna en pleno confinamiento por el coronavirus

El Lehendakari coloca una ikurriña en el balcón de su casa de Durango (Bizkaia) con motivo del Aberri Eguna.
El Lehendakari coloca una ikurriña en el balcón de su casa de Durango (Bizkaia) con motivo del Aberri Eguna.Europa Press / Europa Press

La misma bandera, ritmos diferentes. El PNV y la izquierda abertzale han celebrado este domingo el Aberri Eguna, el Día de la Patria vasca, divididos y confinados. Todos han hecho llamamientos a exhibir la ikurriña en una jornada inédita, sin actos públicos ni celebraciones ni comidas multitudinarias, pero detrás de cada enseña había propuestas diferentes. Separados ambos partidos, de forma más acentuada al haberse aplazado las elecciones autonómicas, y enfrentados por la gestión que el Gobierno vasco está haciendo del derrumbe del vertedero de Zaldibar, bajo cuyos escombros todavía siguen dos trabajadores, el nexo en común ha sido el minuto de silencio que han celebrado al mediodía en homenaje a las víctimas de la pandemia. A partir de ahí, el PNV ha llamado a los ciudadanos a cuidarse y a protegerse para seguir construyendo Euskadi, con lealtad institucional, pero con paso firme, mientras que EH Bildu ha proclamado que la “república vasca de iguales es más urgente que nunca”.

Elkarrekin Podemos, que ha reivindicado la importancia de los ciudadanos más allá de banderas y de países, ha acabado por sumarse, con la formación de Arnaldo Otegi, a la iniciativa de Euskal Herria Batera, una asociación cuyos integrantes impulsan también un referéndum de autodeterminación. El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, así como el histórico líder del Sinn Féin, Gerry Adams, y su actual vicepresidenta, Michelle O’Neill, se han adherido a este manifiesto de Batera.

Los centros de las ciudades y los pueblos de Gipuzkoa se han adherido de forma importante a las diferentes iniciativas del PNV y de Batera, pero en el resto de los barrios la incidencia ha sido mínima. Junto a las ikurriñas, y al minuto de silencio, en muchos balcones se ha cantado la canción Txoria Txori (Pájaro, pajarito) un canto a la libertad al que Mikel Laboa puso música en 1968 a partir de un poema de Josean Artze. La celebración del Aberri Eguna la instauró el PNV el 27 de marzo de 1932, domingo de Resurrección cuando lo festejó por primera vez en las calles de Bilbao.

El lema elegido por el PNV en esta 88 edición del Día de la Patria es Euskadi Aurrera. Lortuko Dugu! (Adelante Euskadi, lo conseguiremos) para animar a la sociedad vasca a superar la actual situación. El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha dicho que “cuidar y proteger a vascos y vascas es hoy la prioridad y la mejor manera “de garantizar nuestro futuro como pueblo”.

Para el coordinador de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, la crisis sanitaria ha dejado la enseñanza de que la “república vasca de iguales es más urgente que nunca”. Por eso ha llamado a subir fotos a la red de las celebraciones de los balcones y, así, "crear un gran mosaico digital gigante”. Para Elkarrein Podemos, cuyo secretario general, Lander Martínez, dimitió a finales de febrero al ganar en las primarias Miren Gorrotxategi, la candidata que no apoyaba, el Aberri Eguna va a servir para poner en el centro del debate "lo que somos, y la idea de los cuidados y la vida, para revisar un concepto de patria que se entienda como una comunidad de personas diferentes, que más allá de sus orígenes, se protegen y cuidan mutuamente”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50