La crisis del coronavirus

El PSOE moviliza a sus diputados y senadores frente a las críticas de PP y Vox en la crisis por el coronavirus

Ábalos y Lastra instan a los parlamentarios a ser “ejemplares” en su comportamiento cotidiano y a “aplacar también el virus del odio, la mentira y la manipulación”

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en una comparecencia en el palacio de la Moncloa.
El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en una comparecencia en el palacio de la Moncloa.Europa Press

El PSOE cambia de estrategia y contrarrestará las críticas de la oposición, en especial las realizadas por el PP y Vox a la gestión de la crisis del coronavirus. Diputados, senadores y delegados del Gobierno reclamaban en privado a La Moncloa poder disponer de un papel más activo para defender la respuesta del Ejecutivo que preside Pedro Sánchez a la emergencia sanitaria. A punto de cumplirse la tercera semana del estado de alarma, la dirección socialista pide a sus parlamentarios el “compromiso personal e incluso el arrojo” para hacer frente a “la campaña de desestabilización permanente que está llevando a cabo la derecha política en todos los espacios de conversación pública”. “Ahora, más que nunca, vuestro país os necesita para superar la pandemia y para aplacar también el virus del odio, la mentira y la manipulación”, traslada Ferraz en una carta firmada por la vicesecretaria general Adriana Lastra y el secretario de Organización y ministro de Transportes, José Luis Ábalos,

Cuadros socialistas de todas las comunidades autónomas demandaban disponer de mayor margen de maniobra en medios y redes sociales ante el recrudecimiento de los reproches del PP, pero también de socios del Gobierno como los nacionalistas vascos y catalanes, molestos por la falta de diálogo y unilateralidad con la que el presidente había adoptado algunas de sus últimas medidas. En todas sus comparecencias desde el estallido de la emergencia sanitaria Sánchez ha instado a la unidad de acción, coordinación y solidaridad entre todas las administraciones e instituciones, esto es, a dejar las diferencias entre las fuerzas políticas para más adelante. “Nadie de mi gobierno va a polemizar con ninguna administración, ni con ningún partido o adversario político (…) Si alguien polemiza, nosotros conciliaremos”, afirmó el presidente en su comparecencia telemática del 21 de marzo. Desde entonces España suma casi 11.000 fallecidos y ha superado a Italia en contagios sin que se realicen test masivos a la población.

“En una situación inédita como esta todos podemos cometer errores, pero lo que no se puede permitir es la deslealtad. Lo mínimo que podemos ofrecer a un país sometido a tanto sufrimiento y a tanta tensión es un compromiso y una lealtad a la altura de su sacrificio y de su dolor”, exponen los dirigentes del PSOE en la misiva, con fecha del 2 de abril. Ábalos y Lastra animan a un “esfuerzo” colectivo del partido para explicar las medidas decretadas por el Gobierno. Para ello proponen a sus cuadros, además de a “ser ejemplares” en su comportamiento cotidiano y a utilizar su “capacidad de comunicación” con artículos, vídeos o participación en redes sociales para denunciar bulos, compartir información “de valor” y “dejar sin argumentos a quienes se valen de la mentira, la manipulación y la insidia para justificar la voladura de la unidad de acción” que el Gobierno solicita al resto de partidos.

El Ejecutivo estudia una prórroga del estado de alarma hasta el 26 de abril, que previamente tendría que aprobar el Congreso. Su prolongación dos semanas más, hasta el 12 de abril, la semana pasada contó con 321 votos a favor -pese a las durísimas críticas de PP y Vox- y 28 abstenciones de partidos independentistas. El Gobierno también plantea unos Pactos de La Moncloa para la reconstrucción mientras Pablo Casado reprocha que no habla con Sánchez desde la semana pasada y le acusa de “arrogancia e incompetencia”. Barones de distinto signo criticaron en la reunión de presidentes autonómicos del pasado domingo que el Gobierno no les hubiera informado antes del confinamiento de toda la población, salvo la que trabaja en sectores esenciales. También lamentaron que no se hubiera consensuado con las autonomías el parón de la economía, muy compleja en sectores como la industria pesada, que requiere varios días para detener las fábricas. “Es importante que seamos conscientes de que había que parar, en el momento preciso y durante el tiempo exacto, para maximizar la eficacia de la medida y minimizar el impacto sobre la economía”, destaca el PSOE en la carta.

La dirección del PSOE concluye recomendando a representantes en las Cortes y otros Parlamentos que no cejen “en la tarea de ser activos desmontando a quienes, con tal de desgastar al Gobierno, y aun a costa de ahondar en la desesperanza de la sociedad, prefieren convertirse en instigadores de la adversidad a arrimar el hombro”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50