Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores televisores portátiles para ir de viaje

Analizamos cuatro modelos que incorporan pantallas de entre 10 y 12,1 pulgadas, ideales para utilizar en cualquier momento y lugar gracias a su tamaño compacto y peso ligero

Estos televisores portátiles tienen un tamaño compacto que permite instalarlos incluso en el coche.
Estos televisores portátiles tienen un tamaño compacto que permite instalarlos incluso en el coche.

Nos hemos habituado a televisores con pantallas XXL provistos de las mejores tecnologías y servicios. Sin embargo, no son los únicos que podemos encontrar en el mercado. ¿Sabéis que todavía existen televisores portátiles pensados para ir de viaje? Sus calidades (tanto a nivel de construcción como de imagen y sonido) no son comparables para nada a las proporcionadas por los primeros, pero para utilizarlos de manera puntual son una alternativa a considerar.

Para ello, estos mini televisores —que vienen con su mando— tienen unas dimensiones compactas y un peso ligero que facilitan su desplazamiento. Además, es habitual que incorporen algunas conexiones como una salida para auriculares y una interfaz USB que no solo reproduce archivos de imagen, sonido y vídeo desde una llave de memoria. También la grabación directa de los programas.

¿Qué televisores portátiles hemos elegido?

Con un presupuesto máximo de 200 euros, los mini televisores seleccionados son: August DA100D (8,25), Garsent BTX7ZIGVRH (8), Lenco TFT-1028WH (6,25) y Nevir 7302-TDT10P2 (7,5). Al analizarlos y valorarlos, estos son los aspectos que se han tenido en cuenta:

  • Diseño: desde el punto de vista de la calidad de construcción tanto del televisor como del mando a distancia.
  • Sintonización: todos ellos incluyen una antena portátil que es la que permite la sintonización de los canales. ¿Se sintonizan bien o, por el contrario, existen dificultades?
  • Autonomía: al ser modelos portátiles, incorporan una batería. Lo ideal es que esta autonomía sea la mayor posible.
  • Experiencia de uso: este criterio sobre todo se encuentra ligado a la calidad de imagen y sonido proporcionada. No obstante, hemos tenido en cuenta también las conexiones físicas disponibles, los archivos de fotografía, vídeo y sonido que soporta el modelo y si cumple con lo que promete.

Comparativa mejores televisores portátiles: así los hemos probado

A lo largo de un mes, hemos probado estos cuatro televisores. Esto nos ha permitido examinar la calidad de construcción de cada uno de ellos, en particular su durabilidad y resistencia. Pero también cómo es el proceso de sintonización de la señal, la duración de sus baterías, y lo que es más importante: su calidad de imagen y sonido, pero siempre teniendo en cuenta que estos televisores no son comparables a los modelos más avanzados.

El televisor portátil August DA100D ha obtenido la mejor puntuación. Destaca sobre el resto a nivel de diseño ya que su calidad se percibe duradera. Además, la sintonización de los canales es muy buena y a nivel de imagen y sonido la experiencia es la mejor de toda la comparativa.

Televisor portátil August DA100D: nuestra elección

Como otros modelos de su clase, incluye un soporte para colocarlo a modo de portarretratos. Además, cuenta en la parte trasera con un par de agujeros que sirven de apoyo si queremos colgarlo en la pared gracias a que su peso no supera los 700 gramos. Funciona conectado a la corriente, eso sí, aunque también podemos utilizar este televisor TDT con pilas AA (pueden ser recargables): el compartimento correspondiente se encuentra en la zona posterior. Lo que no integra es una batería como los demás.

Posee un panel LCD de 10 pulgadas y 1.024 x 600 píxeles de resolución. Este display es uno de los que más nos ha gustado, siempre teniendo en cuenta la calidad que una pantalla de estas características llega a ofrecer. El sonido transmite, por otro lado, buenas impresiones: se escucha bastante bien y no es necesario subir demasiado el volumen.

Ficha técnica

  • Pantalla: 10 pulgadas, 1.024 x 600 píxeles
  • Decodificador integrado: DVB-T, DVB-T2, H.264, H.265, MPEG2, MPEG4
  • Formatos de audio: MP3, WMA, MPEG1 / 2 capa I / II, M4P, HE-AAC, COOK, Dolby AC3 Formatos de música: MPEG1 / 2 Layer1, 2, 3; AC3, WMA, OGG
  • Formatos de imagen: JPEG, BMP y PNG
  • Conexiones: entrada para antena, toma para auriculares, lector de tarjetas SD/MMC y USB
  • Dimensiones: 262 x 170 x 33 milímetros
  • Peso: 699 gramos
  • Otros: soporte, adaptador de corriente, cable AV, 2 antenas, control remoto, cable mini HDMI a HDMI, compartimento interno para seis pilas AA, función Timeshift Live TV, guía de programación electrónica para siete días, altavoces (2 x 1,5 vatios)

En lo referente a la construcción (tanto de la pantalla como el mando) comentar que ambos lucen un acabado correcto y que la calidad del plástico se percibe duradera. Otro detalle a tener en cuenta es que incluye dos antenas: de ellas, una viene ya integrada en su respectiva conexión. En nuestras pruebas, la sintonización de los diferentes canales se produjo bien y únicamente una vez sufrimos un corte. Además de una toma para auriculares, cuenta con una interfaz mini HDMI (el cable se incluye también), un lector de tarjetas microSD compatible con modelos de hasta 32 GB y un puerto USB con doble función: además de reproducir contenidos (se cargan más rápido de lo esperado) el usuario puede grabar directamente desde el mini televisor.

  • Lo mejor: acabado resistente y buena calidad de sonido e imagen con colores que huyen de la sobresaturación. Buena definición.
  • Lo peor: se echa en falta la presencia de una batería interna como en el resto, aunque tengamos la opción de usar pilas si no queremos depender del cable de corriente. Autonomía mejorable.
  • Conclusiones: su calidad de imagen y sonido permite disfrutar de una muy buena experiencia de uso. Debemos añadir también que la sintonización de los canales es buena y rápida.

Televisor portátil Garsent BTX7ZIGVRH: la alternativa

El tamaño de su pantalla es ligeramente superior a las demás —12,1 pulgadas— y esto se nota en la experiencia de visualización. Con una relación de aspecto de 16:9 y tecnología LED, los niveles de brillo o contraste se sitúan entre los mejores de la comparativa. No obstante, el ángulo de visión es mejorable. Esta misma impresión se puede trasladar al sistema de altavoces redondos que no suenan demasiado altos.

Su configuración y puesta en marcha no resulta complicada. Mientras, la sintonización de los canales no da ningún problema. Una vez listo, podemos interactuar con la ayuda del mando a distancia que incorpora. Este control es el habitual que encontramos en productos de este tipo: le diferencia que el tacto de sus teclas es más agradable y la respuesta más rápida. La otra opción sería utilizar los controles físicos disponibles en uno de los laterales (en el otro se ubican las conexiones). Estos controles se han dispuesto en vertical, pero al estar demasiado juntos entre sí una persona con los dedos grandes no acabara de estar lo suficientemente cómoda. Sus conexiones físicas incluyen: entrada y salida AV, interfaz VGA, jack para unos auriculares, HDMI y USB.

La calidad de construcción del mini televisor se ha trabajado bien y el detalle del soporte que ayuda a que se sostenga sobre la superficie es de los que más nos ha gustado. En cuanto a la autonomía, puede utilizarse en torno a las cinco horas.

Televisor portátil Nevir 7302-TDT10P2: mejor relación calidad-precio

Con una estructura bañada en color negro y una peana como soporte que ofrece una buena estabilidad, este televisor portátil TDT tiene unas dimensiones de 273 x 170 x 27 milímetros y un peso que ronda los de 3 kilogramos. Ha sido provisto de una pantalla LCD de 10,1 pulgadas y 1.024 x 600 píxeles de resolución.

Así y dado que su calidad resulta un poco justa a veces —en función del contenido visualizado— tenemos que ‘jugar’ con la temperatura del color desde los ajustes. También es posible elegir entre diferentes modos de imagen como dinámico, suave, moderado, estándar… En cuanto al sonido, existe la posibilidad de escoger entre diversos modos de audio si lo que vamos a ver es una película o un acontecimiento deportivo, entre otros.

Con función de búsqueda de canales automática, se controla a través del mando a distancia incluido en su caja; un control que, aunque a nivel de diseño tiene detalles mejorables, nos ha gustado porque es muy sencillo de usar. Prescinde, no obstante, del clásico botón de encendido/apagado, por lo que debemos dirigirnos a uno de los laterales de la pantalla y pulsar directamente este botón. La otra alternativa, si queremos apagarlo, es utilizar el mando a distancia para acceder a los ajustes y activar la función ‘Temporizador de apagado’. La batería se recarga en unas cinco horas y a cambio se obtiene una autonomía próxima a las cuatro horas y media. Otros datos de interés son: entrada para auriculares, puerto USB para grabar y reproducir contenido, teletexto y guía de programación.

Televisor portátil Lenco TFT-1028WH

En la caja, el fabricante incluye además del mando a distancia, una antena DVB-T y un adaptador de corriente eléctrica, otro específico para el coche por si la batería se agota y queremos, por ejemplo, seguir utilizándolo en nuestro vehículo si viajamos con niños. La idea está bien, en especial porque la autonomía de este mini televisor es muy baja: no llega a las dos horas.

La experiencia con la pantalla —10 pulgadas y 1.024 x 600 píxeles de resolución— nos ha defraudado porque esperábamos algo más de calidad de imagen; sobre todo porque parámetros como el brillo, el color o el contraste son totalmente personalizables y cuando aplicábamos los correspondientes ajustes los resultados no eran los esperados. El alcance de la antena es mejorable también a la hora de que sintonice correctamente y no se produzcan cortes o interferencias.

Además de poder interactuar con este mini televisor portátil a través de su mando a distancia, es posible emplear los controles físicos que incorpora en la parte superior para acceder al apartado de configuraciones, subir o bajar el volumen, o pasar de un canal a otro. A su entrada de auriculares de 3,5 milímetros debemos añadir una salida HDMI y un puerto USB que reproduce los contenidos almacenados en las llaves de memoria (JPEG y MP3).

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 27 de abril de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS