Dormir
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Palacio Solecio, noche en una mansión andaluza del siglo XVIII

Tras la rehabilitación del hotel, este alojamiento en el centro de Málaga ofrece elegantes espacios y habitaciones

El patio del hotel Palacio Solecio, en el centro de la ciudad de Málaga.
El patio del hotel Palacio Solecio, en el centro de la ciudad de Málaga.
Puntuación: 8,5
Arquitectura8
Decoración9
Mantenimiento9
Confortabilidad8
Aseos10
Ambiente8
Desayuno8
Atención10
Tranquilidad7
Instalaciones7

En el chaflán donde se retranquea la fachada para dar espacio a la plaza que hay frente a la iglesia de Santiago se ve, grabado en piedra, un sol heráldico como el as de oros que figuraba en la baraja de la Real Fábrica de Naipes. Creada por José de Gálvez y Gallardo, marqués de Sonora, en la localidad malagueña de Macharaviaya, tuvo como primer maestro encargado al genovés Félix Solesio, que se hizo construir en Málaga un palacio. Tras diversos avatares que incluyeron la transformación del edificio en un internado para señoritas de clase bien, llega a nuestros días convertido en el hotel de lujo Palacio Solecio, símbolo del renacer turístico que experimenta la ciudad en estos últimos lustros.

Del siglo XVIII conserva la fachada, los balcones de hierro forjado, las pinturas barrocas de sus interiores y los cuatro primeros peldaños de la escalera que precede al claustro vestibular, donde se exhiben en toda su riqueza los arcos y las columnas que acompañaron al propietario y su familia. Desde el inicio, estas vetustas presencias huelen a higo blanco —aroma buscado por la directora del hotel, Patricia Fernández— y se palpan como gran parte del mobiliario contemporáneo que marca el caché de su rehabilitación.

En torno a un segundo patio utilizado como lugar de recreo y descanso se imbrica la mayoría de las habitaciones, diseñadas por el arquitecto Antonio Obrador con una elegancia heredera de la geometría andaluza y el minimalismo más pulcro. Algunas exhiben un dosel con visillos y camas de buen apresto, otras se regodean en sus vistas a la catedral y todas regalan unas duchas de lluvia fina que cabría clasificar entre las mejores de España.

Una de las habitaciones del hotel Palacio Solecio.
Una de las habitaciones del hotel Palacio Solecio.

Volviendo al patio central, pavimentado en escaques blanquinegros —como en los óleos posmodernistas de Pérez Villalta—, unas mesas bajo una gran claraboya anticipan el carácter del restaurante Balausta, sede de José Carlos García, cocinero con estrella Michelin. Sus toques en el menú degustación hacen salivar ya desde el aperitivo Namban Sen, un cóctel de pepino con sabor cítrico único. O la entrada de la ensaladilla con huevas de trucha encurtidas en Tío Pepe.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Al salir del hotel es condición sine qua non pasarse por la iglesia de Santiago, antigua mezquita de Málaga, donde permanecen enterrados los restos del rey de la baraja y recibió su bautismo el rey de la pintura, Pablo Ruiz Picasso.

Palacio Solecio

  • Dirección: calle de Granada, 61. Málaga
  • Teléfono: 952 22 20 00
  • Web: palaciosolecio.com
  • Instalaciones: patio vestibular, tres salas de reuniones con capacidad para 60 personas, salón de estar, bar, restaurante Balausta
  • Habitaciones: 65 dobles, 3 suites (una en la torre)
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 159,20 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 16 euros, IVA incluido; garaje público, 23 euros, IVA incluido.
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS