Vinos
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Diez buenos vinos que cuestan entre 3 y 5 euros

Superan el notable en calidad y consiguen matrícula de honor en precio. Una selección de vinos cotidianos

España posiblemente tenga la mejor y más amplia oferta de vinos a precios bajos, con una excelente calidad. Razones no faltan. El país cuenta con la mayor extensión de viñedo del mundo y figura entre los tres mayores productores, con zonas como la meseta castellana, que es un verdadero mar de cepas. A lo que hay que añadir la bondad de las condiciones climáticas y vitivinícolas, que permiten cosechas abundantes, muy buenas o excelentes la mayoría de los años. Y una oferta muy superior a la demanda, que contiene los precios, cuando no tira de ellos hacia abajo. Eso por el lado de la cantidad. La calidad está asegurada con la incorporación generalizada en las bodegas de técnicas enológicas avanzadas. El resultado es la aparición en todas las zonas vitivinícolas, incluyendo la prestigiosa denominación de origen Rioja, de vinos que ofrecen al consumidor una bebida de intensa frutosidad, con personalidad, moderna y a un precio imbatible, tanto jóvenes como con leve crianza en barrica de roble. La mejor relación calidad/precio se encuentra en la franja de tres a cinco euros, aunque los hay también por menos. Elegir entre una oferta tan amplia y variada no es tarea fácil. Felizmente, existen guías del vino cotidiano, como la que elabora Mivino (www.guiadelvinocotidiano.com), aunque las referencias llegan hasta los 10 euros. Esta es una selección que puede satisfacer todos los gustos. Vinos que superan ampliamente el notable, o alcanzan el sobresaliente, en calidad. Y la matrícula de honor en precio.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS